Home   /   Revista  /   ¿De qué lado está Verbitsky?
¿De qué lado está Verbitsky?

El día 2 de enero el diario Página 12 diario “nac & pop” (como se identifica a medios de comunicación que defienden las ideas nacionales y populares), críticos de Macri y del pérfido gabinete de Cambiemos, publicó una nota del presidente del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) y jefe del diario Horacio Verbitsky, insistiendo sobre el papel del entonces superior provincial de los jesuitas, Jorge Bergoglio, conocido mundialmente como Francisco, durante la dictadura cívico-militar.[1]

En esta publicación Verbitsky despotrica contra la serie emitida en Netflix sobre el Papa llamada “Llámame Francisco”. Si bien no es la intención de la presente nota realizar una crítica a la serie, es justo decir que peca a veces de presentar a Bergoglio como un cura “derecho humanista”; como a un militante de los Derechos Humanos durante la última dictadura cívico militar, y los problemas que esto le acarreó durante el Proceso. Lo que no quita es su participación ocultando a perseguidos por los militares, ayudando a varios militantes políticos a escapar, entrevistándose con Massera y Videla para presionar por detenidos, etc. El déficit de la serie es que lo deja como lo único importante en su paso como provincial jesuita. Sabemos que Bergoglio no es hoy Papa por solamente defender los Derechos Humanos, sino por su acción y pensamiento de cuestionar el sistema capitalista mundial y por su defensa de los desposeídos del mundo.

Sin embargo, no parece suficiente para el periodista ex montonero. Pareciera ser que le molesta mucho, pero mucho, que Bergoglio sea Papa. Recordemos cuando fue electo en el año 2013 cómo Página 12 y su séquito de progresistas repartido por las universidades nacionales y 678 bastardearon al flamante Papa[2]. Por suerte los hechos hablaron por sí solos y hoy nadie se acuerda de estos progres “derechohumanistas”; pero sí todos reconocen a Francisco como un dirigente adversario[3] a un sistema que no se aguanta más, como el mismo lo dice.

Lo interesante de la nota de Verbitsky es su desprecio por la acción militante casi “quijotesca” que lleva Francisco de enfrentar, en el plano de las ideas y el espíritu, al paradigma tecnocrático financiero que atenta contra los pobres y a la misma naturaleza. Dice Francisco en su encíclica Laudato Si: “no hay una genuina defensa del medio ambiente si no hay una genuina defensa de los pobres”[4]. En el trazo grueso podemos afirmar que el Papa está del lado de los humildes, del lado de los desposeídos, del lado de los anónimos que no salen en los diarios y no ocupan la primera plana salvo para quienes persiguen fines sensacionalistas.

El problema no es Verbitsky sino los hijos que deja, la confusión que genera. El abanderado de los derechos humanos en la Argentina, financiado por la Fundación Ford[5], quien preside el Centro de Estudios Legales y Sociales, ha sido una persona de consulta por quienes defienden el kirchnerismo. Tal es así que hasta la misma Cristina “pasó de largo” e hizo pasar de largo a más de uno cuando Bergoglio fue electo por el cónclave. Lo interesante de esto es su posterior reacción: se reunió más de una vez con el Papa, entre escarpines y mates. Conmovedor, excepto para la progresía argentina que mira con asco al Papa de los Pobres.

Podemos ver cómo Francisco se ha convertido sin duda, en uno de los dirigentes políticos más controvertidos del mundo. Para quienes creen que el Papa solo reza, invito a leer su encíclica y su discurso de los Movimientos Sociales en el Vaticano[6]. Incluso dentro de la misma iglesia católica existen cardenales que conspiran contra él[7]. Cardenales vinculados a los sectores, no sólo conservadores de la Iglesia, sino también vinculados a los sectores rentísticos financieros que ven a este Papa como a un “comunista” y que son los principales enemigos dentro de la Iglesia.

Para quien cuestiona a la Iglesia como “una institución represiva” debe saber, que en la Iglesia Católica también hay clases sociales. La diferencia entre el alto clero y el bajo ha sido escasamente estudiada y esto podría explicar entre otras cosas por qué Bergoglio, jesuita y austero, hoy conduce los destinos del Vaticano.

Verbistky, acusado de doble agente durante la dictadura, pareciera que quiere tapar el sol con las manos; o quizás quienes financian el CELS no están muy de acuerdo con modificar el sistema rentístico financiero mundial que causa hambre y desolación y pone en peligro, como decía Fidel, a la especie humana.

(Revista Universitaria: por Emanuel Garro)

 


 

[1] https://www.pagina12.com.ar/11979-la-mala-conciencia-del-pontifice
[2] https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1–215794-2013–03-14.html
[3] http://www.infobae.com/america/mundo/2016/12/24/para-el-wall-street-journal-el-papa-francisco-se-convirtio-en-el-lider-de-la-izquierda-global/
[4] Francisco, 2015. Laudato Si. Ediciones del Vaticano
[5] Acuña, C. 2003. Verbitsky. De la Habana a la Fundacion Ford. Buenos Aires, Argentina. Ediciones del Pórtico.
[6] http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2016/november/documents/papa-francesco_20161105_movimenti-popolari.html
[7] http://www.perfil.com/internacional/quienes-son-los-13-cardenales-que-criticaron-a-francisco-1014–0009.phtml

Etiquetas

Notas Relacionadas