Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Achicar el territorio para agrandar la especulación
Achicar el territorio para agrandar la especulación

Hace pocos días, informaron sobre la existencia de documentos históricos que ratificaban la soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas. Se abría la puerta a que el gobierno utilizara estas tres cartas entre el primer gobernador de las islas y la autoridad de Buenos Aires en 1767 como sustento del reclamo en la disputa. Las posibilidades de que esto no suceda son pocas. Ahora bien, esto no modificaría la política externa del gobierno.Resultado de imagen para Malvinas Macri

 

Lo que Macri decía en la década del ’90, hoy no lo repite en palabras, por lo impopular, pero continua con sus acciones demostrando la actitud entreguista.

Allá por el ’97 hablaba del gasto que le generaba al país mantener el reclamo por las islas, agregando además que no tenemos un déficit habitacional para buscar extender el territorio. Con esto último, repetía la zonzera enunciada por Jauretche, “el mal que aqueja a Argentina es la extensión”. Para hacer que América se parezca a Europa, o para que se complemente convirtiéndose en exportadora de alimentos y capitales, solo interesa la pampa húmeda y la ciudad puerto. Los desiertos, montañas, bosques, estorban, como también quienes pueblan esos paisajes. Como contrapartida, extensos territorios con cuantiosos recursos quedaban a merced de ser entregados a la extranjería.

Hay un hilo conductor que liga a Rivadavia y la oligarquía porteña con Macri y su entorno: así como los primeros permitieron la segregación de las cuatro provincias del Alto Perú, lo mismo buscan sus descendientes en la actualidad, tanto excusándose en las consecuencias “deficitarias” como cambiando la política de reclamo de soberanía.

Todo esto sin mencionar la comparación que hace con el caso de Israel. Se justifica en la falta de territorio la política genocida de los sionistas para con los palestinos.

Luego se entiende el motivo por el cual, al cierre de la campaña en las elecciones presidencial de 2015 Macri prometía a Gran Bretaña el cierre de la Secretaría que se ocupa del reclamo por la soberanía de nuestras islas. En las campañas no solo se buscan los votos en las provincias, sino también los apoyos internacionales. En el caso de Macri, en aquel entonces, el viaje a Londres era además una demostración; su triunfo significaba la subordinación nuevamente del país a las grandes metrópolis mundiales. Empezaba a perfilarse la política oficial a partir de su victoria.

Ya como presidente tuvo una reunión con el que era Primer Ministro, en la que Cameron dejó claro que la soberanía de las islas no era un tema a tratar.

No solo eso, Cambiemos, sin darle mucha propaganda, se comprometió a liberar los obstáculos para permitir el desarrollo económico de las islas. Las promesas hechas en septiembre de 2016 fueron reclamadas un año después por la nueva Primera Ministra Thresa May.

Presión británica por Malvinas

La primera ministra británica, Theresa May, envió un contundente mensaje al Gobierno argentino para presionarlo a que cumpla con los “compromisos públicos” contraídos el año pasado, durante la firma del controversial comunicado conjunto por las Islas Malvinas. En el documento suscripto con el vicecanciller de Gran Bretaña, Alan Duncan, la entonces canciller Susana Malcorra se había comprometido a “remover todos los obstáculos” para el desarrollo económico de las islas en lo que se refiere a comercio, navegación, pesca e hidrocarburos. Hace pocos días May se lo recordó al presidente Mauricio Macri en una carta que envió al gobierno británico de Malvinas, según indicó un comunicado emitido por los isleños.

“La relación británico-argentina no completará su pleno potencial hasta que el gobierno argentino cumpla con sus compromisos públicos que realizó en septiembre de 2016”, manifestó en un comunicado la primera ministra y reiteró el “fuerte y completo apoyo” al “derecho de autodeterminación” de los kelpers, en un nuevo rechazo a los reclamos de soberanía de la Argentina. (Extracto de Página12)

El trasfondo de la entrega perpetuada por Cambiemos no es otra cosa que la especulación financiera. Dejar de discutir la soberanía de Malvinas es una de las formas que usa el gobierno nacional para acercarse a las plazas financieras; en este caso, Londres. Si agregamos a lo mencionado los decretos por los cuales se habilitó el uso de recursos naturales como garantía para el endeudamiento, vemos que, con tal de asegurar los negocios financieros para bancos y especuladores, Cambiemos es capaz de entregar cuanta hectárea, litro de crudo u onza de mineral sea posible, sin hablar ya de la soberanía nacional./

Etiquetas

Notas Relacionadas