Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Ajuste en Universidades, a la medida del FMI
Ajuste en Universidades, a la medida del FMI

“La educación superior es un bien público, social, un derecho humano universal y un deber de Estado” Conferencia Regional de Educación Superior del IESALC (Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe), junio de 2008.

Resultado de imagen para ajuste universidades

La educación pública argentina, ha sufrido durante el gobierno de Mauricio Macri uno de los más brutales ajustes en los últimos años. La educación superior no está exenta de tal política.

Los principales aliados del gobierno han intentado encubrir la maniobra, incluso niegan el ajuste, y mienten utilizando argumentos falaces al mencionar aumentos nominales en una ley de presupuesto que prevé un 2019 con tan sólo 23%  de inflación y dólar a $40 (ambos porcentajes superados en 2018).

Quien niegue el ajuste, estará convalidando la espoliación y ataque al sistema universitario argentino que lleva adelante el macrismo. Y “la tijera” se extiende a todos los niveles educativos. Son aliados de los esbirros del sistema financiero internacional que apunta a engordar las bolsas de unos pocos

Para el presidente Mauricio Macri la educación pública es una “caída” y para María Eugenia Vidal no es válido poblar de universidades la provincia, si al fin y al cabo “nadie que nazca en la pobreza llega a la universidad”. Tal es su programa de destrucción del sistema universitario argentino.

Es lo diametralmente opuesto a la gratuidad universitaria dispuesta por el Gral. Perón en 1949, como de la creación de al menos 18 nuevas universidades públicas durante el gobierno de los Kirchner (con un marcado aumento real en el presupuesto educativo y con una mayor inversión del PBI).Ambas son políticas de ampliación del sistema universitario para dar lugar al ingreso, permanencia y egreso de todos los argentinos y argentinas, democratizando el acceso a las mismas, intentado revertir la composición social (solo clase media y altos sectores sociales tenían acceso y posibilidad de egresar) y permitiendo una distribución geográfica que brindara más oportunidades.

La finalidad políticadela juste que aquí denunciamoses sostener la dominación cultural y económica impuesta por el sistema financiero mundial.  Actualmente el FMI tiene como herramienta de presión los consecutivos acuerdos realizados por el gobierno de Macri y su equipo económico. A su vez, desde el inicio del mandato, los presupuestos han incrementado año a año lo destinado al pago de servicios de deuda y reducido todo lo que implique servicios públicos esenciales: salud, educación, etc.

RECORTE

La ley de presupuesto prevé un recorte para las universidades nacionales de más de $7.013 millones de pesos, en relación al 2018.

“El propio gobierno reconoce que durante 2018 el PBI disminuirá en términos reales un 2,4% y para 2019 estima otra caída del 0,5%. La Alianza Cambiemos está anunciando que finalizará su mandato con un PBI un 1,9% inferior en términos reales al de 2015. En materia universitaria el proyecto de ley para el año 2019 supone una caída real del presupuesto universitario de 15,9% en dos años.”[1]

Ajustar por el más débil

En nuestra región la tarea fundamental de las universidades públicas nacionales, es -o debería ser- la formación de profesionales al servicio del interés nacional, el desarrollo productivo y social, y el fortalecimiento de la soberanía cultural, política y económica en un marco de integración regional. Y los estudiantes son la razón de ser de las universidades. En un país con caída de la producción, inflación en permanente aumento, tarifazos y aumento del desempleo; al hijo del trabajador, con  un salario deteriorado,  le cuesta cada vez más sostenerse en sus estudios.

Para 2019 el proyecto de Cambiemos, prevé una reducción del presupuesto y número de beneficiarios del sistema de becas PROGRESAR (ya modificado respecto al original) que será de al menos 35% menos de beneficiarios que en 2017, lo más perjudicados serán los jóvenes argentinos que las necesitarán cada vez más.

Más para deuda, menos para educación

 

Los últimos tres años y medio, han dejado un panorama de disminución en la inversión pública en educación, cultura, ciencia y técnica (gráfico anterior)[2] contra un gran aumento de recursos destinados a servicios de deuda.

Menos inversión para Universidades

La inversión del Estado en para la Universidades Nacionales en el PBI, ha caído año tras año con el gobierno de Cambiemos. En 2015 era del 0,85% y en 2018 pasó a ser del 0,76% y si bien el proyecto de ley de presupuesto prevé que en 2019 será del 0,79%, no es una cifra creíble debido a que el gobierno de Mauricio Macri ha tenido marcadas “deficiencias”, para poder evaluar el impacto real de la inflación.

El monto asignado para 2019 es de $123.507 millones (gastos de funcionamiento, inversión y programas especiales de las universidades nacionales), de los cuáles $121.953 millones son para universidades nacionales y el resto para programas a distribuir según el detalle indicado en la planilla anexa a ese artículo (art.12). Lo requerido por el CIN fueron $128.967 millones a universidades nacionales más $1.883 millones a acciones específicas (ver informe).

·         SPU: Proyectos especiales cae un 3,4% real con respecto a 2018 y 18,7% real con respecto a 2017; el FUNDAR no se incrementa en términos reales con respecto a 2017.
·          SPU: No se sabe qué significa la inclusión del ítem “Compensación salarial” ($9.500 millones).
·         Otros programas del Ministerio de Educación: incluye ítems cuyo destino es incierto: por ejemplo, “Fortalecimiento territorial y acompañamiento de organizaciones…” ($1.026 millones) o “Transferencias varias” ($ 4.000 millones).

·         El FONID para las UUNN cae un 30% real con respecto a 2017.

·         Las transferencias de capital (infraestructura) desaparecen. Sólo quedan $29 millones (en 2018 se habían presupuestado 3.703 millones que fueron recortados y subejecutados).

Recordemos que en el principio del corriente año, se recortó del presupuesto para UU.NN. una cifra de $3.703 millones de pesos que directamente estaban afectados a gastos de infraestructura de las mismas. Fue tan grave la situación que además de obras inconclusas, algunos rectores llegaron a denunciar la falta de suministros como el gas, o facturas impagables de luz, etc.

En Mendoza

En varias ocasiones, hemos oído a los aliados universitario del macrismo decir que “en nuestra universidad no hay ajuste”, este argumento se cae al ver los números del recorte: la UNCuyo tiene una diferencia de casi -3% en cuanto a la asignación del presupuesto para 2018. La UTN con más de -5% lidera las posiciones del bloque de universidades consolidadas que más perjudicada se ve para el ejercicio del próximo año.[3]

Cínicamente Alfredo Cornejo, aliado del gobierno nacional, durante el conflicto que involucraba a los docentes universitarios, se despachó diciendo: “los paros interminables en la educación pública contribuyen a la pobreza”.

Respecto a estos dichos y también los de Macri y Vidal, los denunciamos en el Consejo Superior de la UNCuyo por la gravedad que implican, sin embargo gran parte de los representantes provenientes de sectores aliados e incluso empleados del gobierno local se negaron a repudiarlos. Son los mismos que niegan el ajuste, por ende son cómplices del deterioro forzado del sistema universitario argentino.

Durante el gobierno de Fernando De la Rúa, uno de sus ministros tuvo la osadía de pretender arancelar la universidad y no lo logró por el altísimo rechazo y movilización social para oponerse a uno de los derechos más preciados por la sociedad argentina. Casi dieciocho años después, no es un arancel lo que proponen, sino la disminución de los recursos para su funcionamiento.

Está en manos de los argentinos y argentinas, integrantes de la comunidad universitaria y educativa en general, denunciar las acciones destructivas y luchar por la educación pública, gratuita, democrática, de calidad y latinoamericana que enfrente a la subordinación cultural.

[1]“AJUSTE Y OSCURIDAD EN EL PRESUPUESTO UNIVERSITARIO” ANÁLISIS DEL PROYECTO DE LEY DE PRESUPUESTO 2019 – IEC CONADU, Octubre 2018

 

[2] “El proyecto de Ley de Presupuesto para 2019”  Un análisis desde el punto de vista del Sector Educativo – CTERA, Septiembre 2018

 

[3]Cuadro extraído del artículo “Universidades en alerta” de Jorge Aliaga; https://www.elcohetealaluna.com/universidades-en-alerta/

Etiquetas

D.I. Guadalupe Delgado
Diseñadora. Docente. Consejera Superior - UNCUyo
Notas Relacionadas