Home   /   País  /  Gremios  /  Tema del día  /   Ajuste Universitario. No se salva nadie
Ajuste Universitario. No se salva nadie

Los docentes universitarios están llevando adelante la discusión paritaria, y al igual que a todos los estatales se les ha ofrecido un 15% de aumento salarial, en cuatro tramos. Los gremios han manifestado que esta oferta se trata de una provocación.

Pero el salario de los docentes no es el único golpeado por Cambiemos. Desde la asunción de Macri a la Rosada el presupuesto Universitario ha sufrido bajas considerables que se han visto reflejado, en menos becas para estudiantes, programas de desarrollo, entre otros.

En cuanto a las discusiones paritarias que están llevando a cabo los gremios universitarios, se exige al Gobierno Nacional, en primer término, que el aumento sea mayor al 15% y con la implementación de la cláusula gatillo, en segundo lugar que se regularice la situación de los docentes contratados y de los ad-honorem, mayor presupuesto para el sistema universitario científico, para becas de posgrado, entre otras reivindicaciones que tienen que ver con la necesidad de los docentes no solo de tener un sueldo digno sino de poder obtener mayor capacitación en tiempos de crisis.

En este sentido los distintos gremios a nivel nacional han decidido llevar adelante sus reclamos de distintas formas. Por el momento se han establecido jornadas de paro, clases públicas y asambleas  los días jueves y viernes. En cuanto a las negociaciones paritarias los gremios consideran que no sólo es un insulto el aumento que se propone, sino que excluye el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo.

En un comunicado publicado en la página oficial de la FEDUN  se declara que: “Nos mantendremos firmes en el objetivo de mantener el poder adquisitivo del salario de todos/as los/as docentes universitarios, ante un escenario de inflación, tarifazos y transferencia de recursos desde los sectores trabajadores hacia los sectores económicos concentrados.”

El ajuste que no se hizo esperar.

Desde la asunción de Cambiemos, la universidad como semillero de profesionales, ha sufrido los embates del hombre manos de tijeras, ya que el presupuesto universitario desde el año 2015 ha caído considerablemente.

El Instituto de Estudios y Capacitación docente de la Federación docente Conadu, realizó un estudio llamado “El ajuste en las universidades argentinas”.

Respecto al desfinanciamiento se puede observar lo siguiente: “La inversión nacional en las universidades pasó de representar un 0,86 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) en 2015 a un 0,79 por ciento en 2016, el valor más bajo desde 2011, y sobre un PBI  2,3 por ciento menor en términos reales. (Aún no están los datos referidos a 2017.) Durante la década anterior, el financiamiento universitario creció de un 0,55 por ciento en 2006 a un 0,86 en 2015, proceso que se enmarcaba en la Ley de Financiamiento Educativo, sancionada en 2005, que dispuso que los recursos destinados a educación debían representar un porcentaje cada vez mayor del PBI.”

En cuanto a las becas, en el mismo informe podemos observar como también sufrieron una caída considerable, dejando sin posibilidad de llevar adelante sus estudios superiores a muchos estudiantes.

“La cantidad de becas otorgadas por la SPU a estudiantes de bajos recursos cayó un 35 por ciento en dos años, pasando de 23.019 en 2015 a 14.985 en 2017. Mientras que las becas para carreras prioritarias disminuyeron un 25 por ciento, de 39.715 en 2015 a 29.520 en 2017. En el mismo sentido, el programa Progresar, que hasta el año pasado ejecutaba la Anses, y que en 2018 está a cargo de la SPU, también fue víctima del ajuste: en 2017 tuvo 27.748 beneficiarios menos que en 2016.”  En cuanto a las modificaciones tendremos que evaluar cuál es el impacto de los nuevos ajustes en materia de educación superior.

A dos años y pico de la asunción de Mauricio Macri no nos sorprende escuchar, o ver informes que explican como se atenta contra los derechos humanos de los argentinos. Se impide el acceso  a los servicios básicos, por que no alcanzan los sueldos para pagar los tarifazos, sobre todo si tenemos en cuenta que en todos los ámbitos, ya sean privados o estatales  se ha establecido una paritaria que impide la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores. También se impide el derecho de acceder a una educación de calidad, ya que se obliga a los docentes a tener que dar clases en muchas escuelas o establecimientos educativos por que los sueldos no alcanzan, impidiendo que cada clase se prepare con exhaustividad por que el tiempo no alcanza para todo,  y como si fuera poco se le quita de manera sistemática cualquier tipo de ayuda económica a aquellos estudiantes que viven situaciones económicas desfavorables, impidiendo el acceso a la educación superior de aquellos ciudadanos que pagan la universidad a través de sus impuestos.

A pesar de tanta injusticia es cierto que el gobierno de Cambiemos no nos sorprende por que los intereses económicos que el defiende, están muy alejados de la defensa de los trabajadores, Macri defiende a quienes viven de los que trabajan, a los sectores concentrados y financiarizados de la economía.

 

Etiquetas

Notas Relacionadas