Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Breve historia de una bandera itinerante y aun vigente
Breve historia de una bandera itinerante y aun vigente

 

En noviembre del año 2015 los argentinos nos encontrábamos en la disyuntiva de la segunda vuelta electoral de presidente en la cual debíamos optar, haciendo el trazo grueso, por un modelo nacional de producción y protección del trabajo con acumulación y distribución equitativa o un modelo antinacional de concentración de renta y transferencia de la misma al exterior.

En ese marco, un grupo de militantes pintaba en una bandera la siguiente verdad: No queremos vivir pagando y morir debiendo. Ojo con Macri”. Esa bandera fue sostenida por militantes con convicción por todo el Gran Mendoza hasta el 22 de noviembre de ese año.

La imagen puede contener: 3 personas

Más de 20 meses después, lamentablemente, sigue vigente.

Caída abrupta de la producción y país “ejemplar” en medidas para facilitar la especulación y timba financiera, y garantizar estos 120 mil millones de dólares de deuda externa que además delega soberanía jurisdiccional y posibilita poner de garantía nuestros bienes naturales. Deuda a 100 años que implica una dependencia tal que los hijos de nuestros hijos se van a morir y todavía no se habrá pagado.

Hasta el acceso a internet y las comunicaciones del siglo XXI (derecho humano que en el desarrollo se presenta como fundamental) se encuentran jaqueadas por la entrega de ARSAT a la extranjería.

Cientos de miles de excluidos del aparato productivo, casi el 10% de los argentinos se encuentra sin empleo y los que aun lo poseen sufren de precarización y de la amenaza de una reforma a lo Temer en Brasil. Ni hablar de tarifazos, inflación y ajuste, en donde todo sube menos nuestros salarios.

Trabajadores, pequeños y medianos comerciantes, jubilados, estudiantes, en fin, el campo nacional en pleno sufre la merma de sus derechos. El mayor negocio a escala mundial es el saqueo actual y futuro de la renta producida por los estados como el nuestro. Estas políticas entreguistas de los Macri, los Cornejo y sus CEÓcratas de Cambiemos hacen que los argentinos vivamos pagando… Brota de nuestro inconsciente colectivo, nutrido de las mejores tradiciones históricas, la claridad para negarnos a vivir siendo saqueados y a morir debiendo. Cualquier ciego vería esto con claridad meridiana.

Desde aquella segunda vuelta ha recorrido manifestaciones como el rechazo al Item Aula o el repudio al pago a los fondos buitres; también ha acompañado a la CGT en los reclamos a favor de la Producción, del Trabajo y del Salario. Hoy vuelve a la pelea por nuestra libertad e independencia en plena contienda electoral.

Acompaña a nuestros compañeros a dónde estos van, sea a un acto en San Carlos, Capital o Las Heras; sea a las plazas de Guaymallén y los espacios públicos o en jornadas de campaña en Santa Rosa o La Paz. Su imagen se ha colado en el mundo virtual y se difunde como un mensaje alentador. En cada lugar que se exhibe despierta gritos, referencias, saludos y bocinazos de aliento.

Lo importante no es en sí mismo el pabellón, sino quienes la sostienen. En este caso una mayoría rabiosa de compatriotas. Parafraseando a un gran latinoamericano, afirmamos que el sistema económico que denuncia este emblema es incompatible con los intereses de la mayoría de los argentinos. Debe cesar y cesará. No vamos a guardar la bandera hasta que esto suceda.

Etiquetas

Dr. Leandro Fontán
Presidente del Partido MIN. Abogado. Docente universitario.
Notas Relacionadas