Home   /   Editorial  /  Los Vendepatria  /   En 2016 explicamos quién era Caputo, el Ministro offshore de Macri
En 2016 explicamos quién era Caputo, el Ministro offshore de Macri

Reproducimos nuestro artículo publicado hace más de un año atrás (26/12/2016) sobre el Ministro de Finanzas, Luis Caputo, quien omitió en sus declaraciones juradas que controlaba el fondo Noctua en las Islas Caiman; es decir, una empresa offshore en un paraíso fiscal.

Esta omisión constituye no sólo una violación de la Ley de Ética Pública, sino también es un delito. Documentación oficial del gobierno de los Estados Unidos demuestran que el ministro miente y oculta información. Ya lo han citado al Congreso a dar explicaciones. El Frente Renovador y otras fuerzas políticas exigen su renuncia.

Nosotros, hace más de un año, en la sección “Los Vendepatria” explicamos quién es quien en el gabinete de Macri; de dónde vienen y qué intereses defienden. Cuando asumió el Ministro de Finanzas, anticipamos un dólar a $20, un aumento exponencial del endeudamiento público externo y la política de flexibilización laboral para ajustar a los asalariados y transferir esa renta hacia los sectores concentrados de las finanzas y la economía.

Caputo es algo más que un CEO de los bancos y las financieras; es un socio que controla fondos en paraísos fiscales. De argentino tiene sólo el DNI; lo demás corresponde a señor extranjero que es la personificación del capital financiero, contrario a los intereses nacionales y sociales del país. (RIN – febrero 2018).


Cansado de la actitud tibia y bondadosa del ex JP Morgan, Alfonso Prat Gay, Macri recibió la directiva (acaso del consenso de la CEOcracia o del círculo rojo) de poner un tipo serio cuando se trata destruir la demanda del mercado interno argentino. Dicha maniobra se da en el marco de una espantosa inflación y la peor imagen para el gobierno de los Fondos Buitre que no tiene más remedio qué acelerar la enfermedad propuesta como cura: el ajuste al asalariado argentino.

Luis Caputo, delegado de los fondos buitres, ahora se prepara para profundizar la miseria y llenar las arcas de sojeros con un dólar a $20.  Además, su nombramiento, significa flexibilización laboral para engordar las obesas rentas de las transnacionaales que no tienen que poner un solo mango en materia de inversión. Y, por otro lado, dinero fresco para la ya agigantada deuda externa argentina próximamente a convertirse en impagable. (RIN – 26/12/2016)

***

Caputo: vender la patria para pagar a los buitres

(RIN – 2016)

El mejor equipo económico desde que existe la economía, el macrista, retoma una estrategia bastante conocida por los argentinos: endeudarse para pagar deuda. No hay que caer en el error de pensar que quienes la aplicaron fracasaron.

Propagandísticamente ha sido enunciada como la forma de llevar a Argentina al primer mundo, tras bambalinas el objetivo ha sido subsidiar la transferencia de renta al exterior, previamente concentrada y centralizada.

Lo primero nunca sucedió y los segundo nunca dejó de suceder, éxito rotundo para la extranjería y sus correligionarios locales. Luego el resto de los argentinos nos hacemos cargo de pagar. El encargado para reaceitar este mecanismo es Luis Caputo, Secretario de Finanzas.

¿Cuánto se podía demorar un gobierno compuesto por empleados de buitres, personajes financiados por buitres o buitres per se, en pagarle a estos fondos especulativos definidos como “buenos muchachos” por Melconian? El mismo mes que asumió Cambiemos ya había un vendepatria sentado con los buitres. Caputo resolvió en unos meses 15 años de litigio internacional. ¿Cómo quedó la negociación para cada una de las partes? Argentina se comprometió en derogar la Ley Cerrojo y Ley de Pago Soberano, hacerse cargo de los intereses punitorios, pagar rápido, al contado y con una quita menor a las antes realizadas. Los buitres se comprometieron a cobrar. A Caputo le jugas un cuatro en primera y te lo emparda.

El monto a pagar fue de 9.500 millones de dólares aproximadamente. La forma de pagarle a los vástagos del viejo endeudamiento que implementó Caputo fue endeudarse. Nada de chiquitaje, el préstamo obtenido fue de 16.500 millones de dólares con una tasa del 7,2%. El sobrante sería utilizado para cosas importantes en el país, una posibilidad es comprar el avión que usa Justin Bieber para viajar, anhelado por el presidente.

Algunos economistas sostienen que para que sea rentable una tasa de interés el crecimiento del PBI debe ser superior a esta. Ni China crece un 7,2% anual. Analicemos esta “exitosa colocación de deuda”: solamente en intereses Argentina tiene que pagar anualmente 1.188 millones de dólares (7,2%) por un préstamos del que solo verá 7.000 millones, el resto va para los buitres. Cualquiera que sepa usar regla de tres simple se percatará que la tasa de interés implícita es del 17%. Teniendo en cuenta las amortizaciones y el pago de comisiones a los bancos implicados, la usura llega al 30% anual.

Los bancos, que cumplieron el importante papel de tomar y dar deuda sin arriesgar sus carteras, recibirán una recompensa del 0,18% del monto total de los bonos. El 24% se divide en partes iguales para los denominados “Colocadores” (BBVA, Citigroup y UBS). El 76% para las entidades denominadas “Coordinadores Globales” (HSBC, Santander, JP Morgan y Deutsche Bank). Por una de esas casualidades de la vida, nos enteramos que “Toto” (como le dicen los muchachos del diario La Nación a Caputo) trabajó entre 1994 y 1998 junto a Prat Gay en JP Morgan, hasta el 2008 fue el titular de Deutsche Bank en Argentina y luego se dedicó a presidir Axis, una administradora de fondos comunes de inversión. Ahora se entiende la velocidad en la negociación, representantes del Estado, intermediarios y litigantes son las mismas personas.

Pero no toda ha sido especulación financiera en la vida de Caputo. Fue gerente de Edenor S.A., empresa obtenida por Pampa S.A. tras la privatización y descentralización de la matriz energética en 1992. Pampa S.A. tiene como accionista a un tal Lewis, magnate británico que le prestó su mansión en Río Negro a su amigo personal, Mauricio Macri, cuando hizo salida en parejas con Obama algunos meses atrás. Casualmente en esos días Lewis obtuvo la licitación para la creación de una represa cerca de su mansión. ¿Qué tienen en común todos estos personajes y sociedades anónimas? Todos se beneficiaron con el tarifazo que parecía una torpeza política y terminó siendo un negocio planificado.

Para finalizar, y volviendo a la faceta financiera de Caputo, hay que aclarar algo, los grandes montos de dinero anunciados por el gobierno no han sido Inversiones Extranjeras, sino colocaciones financieras especulativas. Discutir sobre la utilidad al interés nacional de las inversiones foráneas, reguladas o desreguladas, es materia para otra columna. El capital financiero atraído tiene como fin especular, no producir; transferir, no reinvertir, ¿sino por qué el sistema financiero internacional creó los paraísos fiscales? Si el encargado de la finanzas viene de lo más rancio del sector financiero imposible es que los argentinos que viven de la producción vean sus condiciones de vida mejoradas./

Los Vendepatria_portada_TW-01

Etiquetas

Notas Relacionadas