Home   /   País  /  Politica  /   Causa fotocopias: Bonadio procesó con prisión preventiva a Cristina
Causa fotocopias: Bonadio procesó con prisión preventiva a Cristina

En el día de ayer la ex presidenta presentaba por las redes sociales una recorrida a su casa en El Calafate, la cual había sido “tomada” según sus propias palabras para describir el allanamiento que se realizó por orden de Bonadio. Ya se estimaba que lo próximo que podía ocurrir (y finalmente pasó) era el procesamiento de Cristina Fernández de Kirchner. Esta noticia ocupa hoy portadas de los principales diarios y gran cantidad de minutos al aire en los medios audiovisuales del oligopolio mediático – que sostiene aun al macrismo-  y es de gran utilidad al gobierno de la Cambiemos, para sortear las repercusiones de la presentación que hoy realizó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne sobre presupuesto 2019 en Diputados que resulta ser una propuesta a la medida de los requerimientos del FMI.

Ante esta persecución mediático- judicial encabezada por un cuestionado juez, que tiene como objetivo no solo dejar fuera de  la carrera presidencial a una de las principales dirigentes que hoy tendría mayor intención de voto, sino que una de las consecuencias buscadas más graves es el descrédito hacia la actividad política con la simplificación de “son todos iguales”.  A ésto se refirió CFK desde El Calafate:
Creo que se está en una suerte de hostigamiento, persecusión y amedrentamiento de todo lo que signifique políticas que cuestionen lo que está pasando en la Argentina. Están pasando cosas gravísimas en la Argentina.(…) Ser opositor en este momento no es simplemente estar en un partido político diferente a los que constituyen la alianza del gobierno; ser opositor en este momento es oponerse decididamente a las políticas que están llevando a un endeudamiento, a la miseria, al hambre,  al no comer de millones de argentinos. Y lo que más me preocupa de todo esto, es el tema de la construcción de una política nacional, popular y democrática  en  la República Argentina (…) no debemos permitir que desde algunos sectores de la anti política, de la cual algunos miembros de este gobierno son muy adictos, digan finalmente: son todos iguales. No es cierto que seamos todos iguales. Con algunos gobiernos, la gente puede comer y con otros gobiernos no se puede comer. Con algunos gobiernos la gente puede estudiar, con otros gobiernos la gente no puede estudiar. Con algunos gobiernos la gente podía tener esperanza, sueños de tener un mejor pasar, de que sus hijos estudiaran, de poder irse de vacaciones, etc. No es siempre lo mismo. Porque con algunos gobierno se puede vivir y con otros ya ni se puede vivir (…). 

Mientras tanto, más allá de las noticias la realidad de los argentinos y argentinas supera toda estimación del gobierno: los salarios recortados por la inflación, las jubilaciones que dejan al borde del hambre a nuestros abuelos – y casi sin acceso a medicamentos con aumentos de hasta 600%- , la educación y sus representantes gremiales en alerta ante los ajustes presupuestarios y las acciones terroristas hacia los trabajadores (tal es el caso de Corina del Bonis en Moreno y de otras docentes amenazadas por realizar ollas populares), y de los sindicatos en general observando cada nuevo paso del macrismo a diario para reaccionar en cualquier momento… El gobierno de Mauricio Macri no tiene futuro. (RIN)


 

 

Como estaba previsto, el l juez federal Claudio Bonadio procesó este lunes con prisión preventiva a la ex presidenta Cristina de Kirchner por considerarla “jefa” de una asociación ilícita en la causa por supuestos pagos de coimas de empresarios a ex funcionarios por la obra pública durante su mandato. Además, el magistrado volvió a pedir el desafuero de Cristina Kirchner al Senado de la Nación y procesó también a ex funcionarios y empresarios. 

Hasta el momento, la causa tiene una veintena de “imputados colaboradores”, otros tantos detenidos y un prófugo: entre los “arrepentidos” se encuentra Oscar Centeno, chofer del ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal Roberto Baratta, así como empresarios y ex integrantes de la gestión de Cristina Kirchner.

En la víspera Cristina cuestionó los allanamientos en su vivienda de El Calafate y difundió un video en el que denunció un faltante de objetos personales de valor luego del operativo que ordenó el juez federal Claudio Bonadio en sus casas de Santa Cruz y Recoleta tras conseguir el aval del Senado en sesión especial.

“Esta casa, hace tres semanas fue más que allanada, literalmente tomada por la gente que Bonadio envió no para recabar información en la causa que tiene a su cargo sino simplemente como un capítulo más de humillación y de persecución”, lanzó.
Semanas atrás, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 11 que encabeza Bonadio difundió un informe sobre la causa de los Cuadernos en el que sostuvo que los expresidentes Néstor Kirchner y Cristina Kirchner, junto al exministro de Planificación Federal Julio de Vido, “comandaron una organización delictiva”tendiente a la percepción de sumas de dinero ilegítimas.

Según el magistrado, esta organización estaba conformada por “funcionarios públicos” y se valía de “medios oficiales” como vehículos, empleados, equipos de telefonía celular y otros elementos para recaudar dinero de “diversos particulares, muchos de ellos, empresarios contratistas de la obra pública del Estado Nacional”.

Para la investigación, este procedimiento se extendió entre los años 2008 y 2015. El informe da cuenta que a través de distintas medidas de prueba como tareas de inteligencia, informes, e intervenciones telefónicas pudo comprobarse la “verosimilitud” de la información plasmada en los registros del chofer Oscar Centeno.

Así, indica que se obtuvieron indicios que “prima facie” permitieron sostener que, durante los ocho años mencionados los funcionarios Roberto Baratta, Nelson Javier Lazarte, Hernán Camilo Gomez, Fabián Ezequiel García Ramón, Rafael Enrique Llorens y Walter Fagyas “efectuaron cobranzas a distintos particulares, habiendo sido trasladados, en la mayoría de las oportunidades, en vehículos conducidos por Oscar Bernardo Centeno”.

Estos, los derivaban a otros funcionarios como José María Olazagasti, Hugo Martín Larraburu, Juan Manuel Abal Medina y Héctor Daniel Muñoz “quienes finalmente los derivaban a manos de los verdaderos beneficiarios de la maniobra ilícita: Néstor Carlos Kirchner, Cristina Elisabet Fernández y Julio Miguel De Vido”. (Ámbito)

Etiquetas

Notas Relacionadas