Home   /   Editorial  /  Multimedia  /  Entrevista  /   Mi celular o mis amigos (de carne y hueso). Una respuesta Millennials
Mi celular o mis amigos (de carne y hueso). Una respuesta Millennials

Con ánimo de seguir indagando sobre la compleja situación social y cultural que atraviesa no sólo nuestro país, sino el mundo, y tratando de comprender el por qué del creciente individualismo, descompromiso social y deshumanización de las relaciones, dimos con una interesante entrevista a Simón Sinek, la cual queremos compartir con usted.

En la misma nos acerca su visión sobre los “Millennials”. Aquellos que nacieron como generación a partir de 1984 y son considerados “narcisistas, egoístas y perezosos, con aires de creerse con derecho a todo. Pero tienen un gran problema, les cuesta obtener la felicidad”.

Estos según el entrevistado, se debe por la falta de una pieza fundamental, subdividida en cuatro categorías: la crianza, la tecnología, la impaciencia y el ambiente.

Resultado de imagen para millennials celulares sin mirarse

En las mencionadas categorías, Sinek hace un recorrido de la influencia que tiene en los niños los premios y castigos en la educación y el apañamiento familiar, luego destaca la función de las redes sociales y el celular en la generación de dopamina en el stress y ansiedad adolescente, determinando conductas en sus cerebro, las cuales van a perjudicar, entre otras, enormes déficits a la hora de trazar relaciones profundas, vinculándose a amistades y conversaciones superficiales. Al momento de estar deprimido se acude a la vinculación virtual. “La ciencia es clara en decir que la gente que pasa más tiempo en Facebook sufre altos índices de depresión que quienes pasan menos tiempo”.

Esta generación está creciendo con baja autoestima y no tienen los suficientes mecanismos de supervivencia para lidiar con el strees. Si le añades la sensación de impaciencia generada por un mundo de recompensa instantánea, está muy lejana la fortaleza de las relaciones sociales. Nada grande se puede hacer sin paciencia.

Esto no es casual, es la exigencia de las corporaciones, del sistema financiero, los cuales están más interesados en los números que en los niños. El ambiente que nos proponen es el de sus ganancias a corto plazo.

Etiquetas

Notas Relacionadas