Home   /   Mendoza  /  Politica  /  Editorial  /   Cornejo: el Jano cuyano
Cornejo: el Jano cuyano

Jano es un personaje de la mitología romana. Cuentan que cuando el Dios Saturno fue expulsado y destronado por su hijo Júpiter, aquel se refugió en el reino de Jano, y en muestra de su agradecimiento dotó a éste de una particular característica: Jano tendría a partir de allí dos caras, con una podría ver el pasado y con la otra el futuro y así, tendría la capacidad de tomar sabias y justas decisiones.

Viniendo más cerca, en el tiempo y en el espacio, entre vientos zondas, acequias y viñas, nos encontramos los mendocinos con nuestro “Jano Criollo”, no tan esbelto como el de la mitología romana, pero si portador de aquella singular característica: Alfredo “Jano” Cornejo también tiene dos caras: con una mira a la provincia, ajusta a los trabajadores, persigue a los docentes, y aumenta los impuestos provinciales a los sectores más castigados mientras se saca fotos con los militantes de la Franja Morada que lo aplauden (Janitos en periodo de aprendizaje).

Con la otra, mira hacia Buenos Aires, más precisamente a la Casa Rosada. Cuando llega allá, a ver a sus socios, deja de ser el Chuky que todos estamos acostumbrados a ver: ahí muestra la otra cara. Se pasea sonriente por cuanto canal de televisión de los grupos mediáticos concentrados lo invitan, se reúne con Macri y su grupo de CEOS-funcionarios (en ese momento los pequeños Janitos de la Franja, que están en periodo de aprendizaje, hacen que se enojan y fruncen el ceño).

Y es allí, en ese preciso momento, que Jano Cornejo muestra su otra cara y se convierte en la “izquierda” de Cambiemos. Tal es así, que refiriéndose al Ministro de Energía, Juan José Aranguren dijo: “Hacer el ajuste en el marco de un ministro que explica el aumento de tarifas con racionalidad, pero que dice que no traerá sus recursos hasta que el programa de la Argentina tenga credibilidad, no creo que haga bien para salir del populismo”. Fuerte.

En el medio de su gira, entre Fantino,TN y América, se reunió con Macri, Aranguren,  Peña y los jefes de bloque de la UCR, Cambiemos y la Coalición Cívica-ARI para discutir sobre los tarifazos. Allí, en un acto de formidable e inigualable defensa de los intereses de los sectores populares, planteó sus exigencias innegociables a este gobierno: primero, que se lleve a cabo una campaña de “concientización” de los argentinos, que nos enseñe a consumir menos. Brillante.

Y la segunda: los argentinos podremos pagar el 25% de la factura del gas en tres cuotas, con un interés del 20%. Alfredo: ¡Hubieras propuesto el AHORA 12 para el gas!. La decisión es más perjudicial incluso que la que se había tomado el año pasado, que permitía financiar el 50% de la factura en cuotas sin interés. Mejor hubiera sido que el Jano cuyano se quedara en Mendoza sacándose fotos con los militantes de la Franja.

Horas después regresa a su provincia natal, vuelve a girar su rostro y vemos al que ya conocemos: Cornejo informó que, a contramano del pedido del Ejecutivo nacional, en Mendoza no va a bajar ningún impuesto, pero además, ya decidió el aumento de lo que se paga por el servicio de agua en un 78%. Como si fuera poco, amenaza con cerrar escuelas técnicas dependientes de la provincia, limita y condiciona los subsidios que el Gobierno provincial destina a los Institutos de Educación Superior poniendo en riesgo la educación de miles de mendocinos que acceden a ellos en búsqueda de salida laboral y de cientos de trabajadores de la educación que pueden perder, en breve, su trabajo.

Se conoció ademas, que tiene en su escritorio listo para firmar un decreto por el que dispone que los docentes de la educación superior deberán revalidar sus titularidades. La coordinadora de Educación Superior de la Provincia, Emma Cunietti, justificó la decisión diciendo: “Hoy el título importa, pero más importa la especialización que se haga después”. Lo que dice Cunietti es sólo una verdad parcial: es cierto que es importante la formación y especialización que haga el trabajador de la educación, pero es cínico plantear esto cuando los trabajadores de esta actividad cobran salarios miserables y no se respetan sus derechos elementales.

Miles de mendocinos, y muchos argentinos de otras provincias que ya lo están conociendo y empiezan a sentir odio por el gobernador de Mendoza, no tienen ninguna intención se seguir viendo ninguna de sus dos caras. Lo único que quieren es verle el culo cuando se vaya.

Dra. Noelia Navarro
Abogada. Docente
Notas Relacionadas