Home   /   Mendoza  /   Cornejo también quiere sostenerse con represión
Cornejo también quiere sostenerse con represión

Recrudece el ajuste de Cambiemos a nivel nacional y en nuestra provincia Cornejo lo garantizará con más represión.

Mientras se trataba en la legislatura provincial el nuevo Código de Faltas, numerosos mendocinos se expresaban en su repudio. El gobierno radical fiel a su tradición, respondió intransigencia y represión. La nueva legislación es para ellos, una herramienta fundamental para el futuro.

Cuando estalla el conflicto fuera de la Legislatura local por el nuevo Código radical, cabe preguntarse donde estaba el gobernador. Cornejo se encuentra en Buenos Aires, alineando a la tropa de gobernadores radicales en su nuevo acuerdo con el macrismo para profundizar los recortes presupuestarios.

Pocos reparos muestra, el gobernador es la fiel expresión local de las políticas nacionales de Cambiemos. Mientras el gobierno nacional eleva el endeudamiento al 82% del PBI, Cornejo aumentó la deuda pública más del 30% sólo en los primeros seis meses del año.

El próximo año el gobierno nacional busca recortar del presupuesto por lo menos 300 mil millones de pesos, la mitad de ese monto se le quitarán a las provincias, entre ellas estará Mendoza gracias al gobernador. Mientras desaparece la industria nacional con la pérdida del poder adquisitivo y las importaciones, en Mendoza cierran comercios y se multiplican las financieras. Cuando el macrismo resta fondos para Educación, los envía a Seguridad y pago de deuda, Cornejo hace lo propio.

Luego de esto no es casualidad que, al tiempo de que el gobierno nacional busque utilizar a las fuerzas armadas contra la protesta social, el gobernador morado imponga su nuevo Código con los mismos fines. Macri ya usó a la Gendarmería contra los trabajadores despedidos y manifestantes, Cornejo por su lado envía a la policía contra docentes y organizaciones que se le opongan.

Ambos gobiernos, nacional y provincial, adelantan su respuesta contra las manifestaciones que vendrán contra crisis que provocaron. Los planes de gobierno de ambos chocan directamente contra el bolsillo de las mayorías y no entregarán el poder sin resistencia.

Si bien sus planes son los mismos y muchos de sus intereses con compartidos, la caída del macrismo, antes o después de las próximas elecciones, no significaría necesariamente la derrota del radicalismo mendocino. Es bien conocida su tradición de renegar sus alianzas y ocultar su pasado, con tal de mantener sus cargos. Podríamos recordar su llamado a cortar boleta en 2011 o los sucesos luego de la crisis de 2001 protagonizados por Iglesias.

Cornejo y sus secuaces acompañarán al macrismo y lo elogiarán, hasta donde les convenga. Promoverán la represión contra todas las expresiones contrarias al ajuste, pero mantendrán la mano en el picaporte de Cambiemos. Caída la Ceocracia, los intereses del capital concentrado socio de la extranjería, podrían encontrar en los supervivientes radicales una base para rearmarse políticamente.

La crisis del país recrudecerá y multiplicará el sufrimiento nacional, todos los análisis y estadísticas así lo indican. En cualquier momento podría estallar un conflicto social sin precedentes en años. Cuando suceda, a los argentinos nos corresponderá desterrar al macrismo a las páginas de la historia. Sin embargo en la provincia, al mismo tiempo quedará en manos de los mendocinos hacer lo propio con la pandilla de Cornejo.

 

Fuentes

El Cronista, DEIE Mendoza, Clarín, Los Andes.

Foto: Diario UNO.

Notas Relacionadas