Home   /   Mendoza  /  Politica  /  Editorial  /   Cornejo y la pérdida de capacidad adquisitiva mendocina
Cornejo y la pérdida de capacidad adquisitiva mendocina

Ha llegado a la redacción de esta revista un informe que contiene el estado económico actual de nuestra provincia. El panorama es desalentador para los mendocinos. Concretamente de enero a mayo del 2018 los trabajadores remamos contra una inflación acumulada del 16,3%, según datos de la DEIE, mientras a nivel nacional el promedio se calcula un 11,9%. En los rubros en que más impactó fue en alimentos, mantenimiento de la vivienda, servicios básicos, transporte, comunicaciones, ente otras.

La pérdida del poder adquisitivo que genera el gobierno de Cornejo es palpable. Basta con salir al centro mendocino y contabilizar los carteles “liquidación por cierre” de las vidrieras; escuchar el malestar de las personas que, al salir del supermercado notan que por la misma plata ya no lleva ni la mitad de la mercadería habitual.

Si nos remitimos puntualmente a la caída de la capacidad de compra, es notable como las ventas totales de los supermercados mendocinos registraron, en abril del 2018, una caída del 8% respecto del mes anterior. Los rubros de alimentos básicos son los que registrarían mayor caída (Panadería 9,1% – Lácteos 6,9% – Carnes 40%).

Pero no son los supermercados a los que se escucha quejar justamente. Acá se materializa la infamia de quienes pregonan el libre mercado para que la oferta y la demanda puedan autorregulase; resulta que en Mendoza cae la demanda mientras los precios siguen aumentando. Lo que los agoreros del interés extranjero no señalan es la condición oligopólica que mantiene nuestra economía en materia de distribución y comercialización de los alimentos, rasgo común con el resto del país.

La no intervención del Estado frente a los verdaderos formadores de precios viene a privilegiar las ganancias de las multinacionales detrás de los supermercados. Esto pinta de cuerpo completo la política económica del Gobernador.

Ante la imposibilidad de sanear los números en rojos de la provincia, Cornejo, ajusta sobre el bolsillo de los trabajadores (techo por debajo de la inflación en paritarias, quita de subsidio a los servicios, incremento del boleto del colectivo, etc.) y le asegura, mirando al costado, la ganancia de los mercados opligopólicos de distribución de alimentos.

¿Habrá otra forma de mejorar la economía regional, que no sea con ajuste -a las mayorías- y deuda? Sí: reactivar el consumo a través de una inyección de dinero proveniente de actividades extractivas y el desarrollo de la producción local contando con un sistema tributario progresivo, y, a nivel nacional, sólo para empezar, eliminar los mecanismos de expoliación de recursos financieros vía empresas offshore y similares. Pero nadie le muerde la mano al que le da de comer. Y Cornejo se alimenta de la fantasía de trepar a un cargo nacional y quien lo alimenta, con algunos vaivenes, es Macri.

Lejos del camino de la generación de una matriz productiva que nos albergue a todos, los mendocinos y mendocinas debemos de enfrentarnos y combatir las políticas con las cuales Cornejo pretende someternos a la pobreza extrema mientas sus aliados de la extranjería diseñan su camino hacia la Casa Rosada.

Notas Relacionadas