Home   /   Economia  /   Dime quien te premia y te diré a quien ajustas
Dime quien te premia y te diré a quien ajustas

El día lunes, lo medios de comunicación locales informaron orgullosamente que el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, será premiado en Estados Unidos, por su “dedicación incansable y desinteresada con su país”. A la tilinguería mediática se le hincha el pecho y dice “¡ese es mi presidente!”

Previo a cualquier análisis que podamos hacer sobre la apreciación, hacemos dos aclaraciones respecto a las causas por las que las cuales de distingue al Presidente: primero, la aseveración sobre su “dedicación incansable” es de dudosa veracidad; Mauricio no es precisamente el ejemplo de hombre laborioso. A decir verdad es bastante vagoneta, lo cual lo revela el exuberante número de días que ha pasado de vacaciones: 93 en dos años. Podemos afirmar que Macri se cansa, y mucho.

Luego: sobre su “dedicación desinteresada” mucho más podemos decir. Es desinteresado quien “no siente interés por obtener provecho personal de una persona o cosa, ya sea de tipo material o de otro tipo”. Mauricio Macri es la contracara de la definición. Siendo quien funge de presidente de los argentinos, es la representación de los intereses extranjeros vinculados fundamentalmente al hampa de las finanzas, y ha permitido que éstos se apropien de ingentes cantidades de recursos nacionales. La JP Morgan, Templeton, BlackRock, son sólo algunos ejemplos. Al mismísimo presidente le han descubierto cuentas en paraísos fiscales no declaradas, en las que se atesoran fondos obtenidos a partir del trabajo de los argentinos y de los negocios con el Estado que su familia ha realizado, desde la estatización de su deuda privada hasta los negociados con la obra pública.

En el gobierno de Mauricio Macri hay intereses muy concretos, que no son los de los trabajadores argentinos sino los de la rosca que conduce el gobierno: el capital financiero concentrado y, en segundo lugar, el oligopolio exportador local.

¿Quienes premian a Macri? La organización Atlantic Council, “promueve el liderazgo constructivo y la participación en asuntos internacionales basados en el rol central de la Comunidad Atlántica para enfrentar los desafíos globales […] A través de los documentos que redactamos, las ideas que generamos y las comunidades que construimos, el Consejo da forma a elecciones de políticas y estrategias para crear un mundo más seguro y próspero1” reza su página en Internet.

Ahora bien, ¿quienes son los que dicen querer crear un mundo más seguro y próspero” “En febrero de 2009, James L. Jones, entonces presidente del Atlantic Council, renunció para servir como nuevo asesor de seguridad nacional del presidente Obama y fue sucedido por el senador Chuck Hagel. Además, otros miembros del Consejo también se fueron para servir a la administración: […] Richard holbrooke,como Representante Especial para Afganistán y Pakistán, […] cuatro años después, Hagel renunció para servir como Secretario de Defensa de EE.UU.”2.

Es decir que quienes son parte de esta organización, son los mismos que componen el gobierno del Estado más asesino de la historia de la humanidad que a hecho sus riquezas a costa de la devastación de pueblos completos. 26171 bombas hizo explotar Estados Unidos solo en el 2016, matando a niños, hombres y mujeres con una crueldad indecible, con el objeto de apropiarse de los recursos económicos y naturales de decenas de Estados.

Dice la Organización: “Establecimos el Centro para América Latina Adrienne Arsht para llenar un vacío de política. Con la crisis actual en Venezuela, la misión del Centro es aún más imprescindible.” “El Centro se ha enfocado estratégicamente en temas de alta prioridad en el hemisferio, utilizando métodos innovadores de comunicación para informar e influenciar a legisladores, la prensa y líderes del sector privado”3.

La atención de la Atlantic Council está centrada en la deformación cultural de los países latinoamericanos con el objeto de impedir el avance de aquellos gobiernos que, como el venezolano, buscan la defensa de su interés nacional por sobre el interés de las finanzas internacionales. El camino para hacerlo es a partir de los medios de comunicación concentrados a nivel internacional, dirigentes políticos rentados y empresarios privados cómplices. De este modo, se anestesia la reacción ante la continua expropiación de los recursos.

¿Quiénes financian a la Atlantic Council?: el Departamento de Estado de los Estados Unidos, Chevron, HSBC Holdings, BP America Inc., Google Inc, Rockefeller Brothers Fund, The Coca-Cola Company, General Electric, JPMorgan Chase & Co, Microsoft Corporation, ExxonMobil Corporation, Konrad-Adenauer-Stiftung, Morgan Stanley, Marina de los Estados Unidos, Royal Dutch Shell plc, Facebook, Inc., entre otros.4

A Macri lo premian quienes impulsan las medidas económicas que se han tomado desde 2015 hasta ahora. “Las primeras acciones de la nueva administración se centraron en volver a crear un ambiente favorable a las inversiones privadas locales y extranjeras. El nuevo Gobierno eliminó la mayor parte de las restricciones de divisas en los mercados locales. […] La nueva administración debe concentrarse en la creación de un ambiente regulador que promueva la confianza de los inversores”.

Es la desaparición del Estado como defensa de los sectores populares desprotegidos por gobiernos como el actual, y su aprovechamiento en función de un plan económico que, nada novedoso por cierto, se asienta en el negocio de las finanzas y la transferencia de renta nacional al exterior, teniendo como requisitos imprescindibles el ajuste hacia adentro y el endeudamiento externo. Sabiendo quienes lo premian, sabemos también a quienes ajusta.


1http://www.atlanticcouncil.org/about

2https://en.wikipedia.org/wiki/Atlantic_Council

3http://www.atlanticcouncil.org/

4http://www.atlanticcouncil.org/images/publications/20180514-Atlantic-Council-Annual-Report-sm.pdf

Dra. Noelia Navarro
Abogada. Docente
Notas Relacionadas