Home   /   Mendoza  /  Gremios  /   Docentes mendocinos: salarios bajos y sin paritaria nacional
Docentes mendocinos: salarios bajos y sin paritaria nacional

El gobierno de Macri ha dejado libradas a las provincias a discutir los salarios docentes, sin un piso de paritaria nacional, es decir, que las provincias con obviamente menores recursos que la nación y en condiciones económicas muy precarias, ajustarán los salarios acorde a la decisión de cada una de ellas y así divide el conflicto y la posibilidad de reclamo conjunto entre todos los trabajadores de la educación de las provincias.

“No todas las provincias tienen los mismos recursos entonces vamos a tener compañeros que van a estar por debajo de la línea de la pobreza”.

En Mendoza, el gobierno de Cornejo plantea un aumento del 17% en el salario docente (muy por debajo del aumento del costo de vida que tiene hoy cualquier trabajador mendocino, los tarifazos de servicios, precios de alimentos, etc. han superado ampliamente esa cifra).

En Mendoza, los profesores y maestros ya conocen el modus operandi del gobierno de Alfredo Cornejo. Durante 2016, el ítem aula fue uno de los principales reclamos de los trabajadores de la educación provincial. El “apriete” que sufrían los docentes por participar de una huelga o plegarse a las manifestaciones, tocaba una de las partes más sensibles: el bolsillo.

Entonces, ¿qué se puede esperar para 2017 en educación, de parte del gobierno mendocino? Salarios bajos, y conflicto.  Y es que el principal sindicato de trabajadores de la educación (SUTE), ya ha planteado a través de su secretario general Adrian Mateluna, que éste será un año conflictivo. Estas son algunas de las razones, que además pintan el panorama de los trabajadores docentes locales:

– “no se ejecuta la paritaria nacional, en donde el piso salarial de $9.672 no se cumple y en donde el techo impuesto a los aumentos, el 17 por ciento, no sirve para recuperar el poder adquisitivo”

“El conflicto que se viene es importante si se tiene en cuenta que el Gobierno no quiere abrir la paritaria nacional, esa herramienta que tenemos los trabajadores, que no sólo es para discutir un piso salarial sino que sirve para lograr financiamiento para la construcción de muchas escuelas, para que se equipen las escuelas técnicas, para que llegue la tecnología a las escuelas y para que se mejore la infraestructura escolar”. 

Mateluna también manifestó que al gobierno le conviene mantener las paritarias provinciales por sobre la nacional  así “divide el conflicto en 24 conflictos provinciales y juega con la necesidad salarial que tiene cada compañero en cada provincia”.  

Además, el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, estuvo en la provincia en la apertura del Consejo Federal de Educación. Este dijo en esa ocasión que “La Nación garantizará que se cumpla, en cada provincia, el piso salarial de $9.672”. Sin embargo, desde el SUTE replicaron a esta declaración del Ministro  “Ese piso es del año pasado, necesitamos rediscutirlo porque evidentemente eso ha aumentado. Bullrich, en principio, tiene que cumplir con el artículo 10 de la Ley de Financiamiento que dice que él se tiene que sentar año a año a discutir con los trabajadores. La paritaria nacional y el piso salarial lo tiene que cumplir, es ley sino este Gobierno estará caminando por fuera de la ley”. 

Y en una clara respuesta al gobierno provincial respecto al techo del aumento salarial, el secretario general del SUTE retrucó “El impuesto automotor es del 36 por ciento… quiero que me expliquen, con este techo que quieren poner, cómo va a hacer un trabajador para pagar esto… estamos teniendo problemas para echar nafta a los autos… ahora ¿qué quieren? que tengamos que vender el auto por no poder pagar el impuesto automotor”

El caso de los docentes mendocinos, es una manifestación más de la situación que viven los trabajadores en el país. Los cientos de miles de despedidos, las principales ramas de la industria frenadas, fábricas y comercios que cierran sus puertas, y por otro lado deudas millonarias perdonadas a la familia Macri, beneficios de los CEOministros a sus empresas, un endeudamiento acelerado a nivel nacional (y también provincial) con bancos extranjeros, son todos componentes del malestar social que comienza a mostrarse en las provincias y que tendrá su replica nacional.

La próxima movilización de la CGT y el paro general propuesto, son sin lugar a dudas, una expresión necesaria del conflicto latente. Los trabajadores serán los primeros en reclamar por sus derechos y contra los abusos cometidos sobre ellos, seguramente no estarán solos. Cada día son más, los arrepentidos de votar a Macri.

Etiquetas

Notas Relacionadas