Home   /   País  /  Politica  /  Latinoamerica  /  Tema del día  /   Dos por la desintegración latinoamericana y con vista al norte
Dos por la desintegración latinoamericana y con vista al norte

En el día de ayer el Presidente de la Argentina Mauricio Macri participó de la asunción a la presidencia de su cercano amigo Sebastián Piñera, con quien comparte no sólo su pertenencia al mundo empresarial, sino también un proyecto político. En su discurso de asunción, Piñera dijo que buscará ser una Nación desarrollada en 8 años, para esto busca atraer inversiones con una formula muy parecida a la de Macri, y también “crear empleos” y reducir la tasa impositiva a las empresas. De esta manera los únicos privilegiados ya no son los niños, sino las empresas amigas de los presidentes.

En la Argentina muchos dirigentes y funcionarios del gobierno del PRO han participado o son fundadores de empresas offshore, y varios de los ministerios están encabezados por quienes representan intereses diametralmente opuestos. Por ejemplo en el Ministerio de Energía tenemos a un ex CEO de la Shell, en el Ministerio de Finanzas se encuentra Caputo quien ahora está siendo investigado por ser fundador de una offshore, que además se vio beneficiada con el bono de deuda a cien años que se tomó en el año 2017. En Chile, parece estar confirmado que el Ministerio de Desarrollo Social será encabezado por un tal Alfredo Moreno quien fue canciller del actual presidente en su primer mandato y presidente de la patronal empresarial.

La presencia del presidente argentino no sólo fue de apoyo a su par chileno, sino que surgió también de la necesidad de que el Mercosur firme un acuerdo comercial con los países de la Alianza del Pacífico, formada por Chile, Perú, Colombia y México, con la intención de crear acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos, este proyecto habría sido desestimado con la asunción de Trump a la presidencia de los EEUU. Sin embargo desde el sur procuran que esto se reactive.

Michel Temer, por su parte, participó de una reunión con Mauricio Macri con la intención de reorientar las relaciones comerciales del Mercosur hacia Europa. Claro está que ninguno de estos tres presidentes tiene como objetivo llevar adelante políticas económicas y sociales en beneficio de sus pueblos. Sino que se rasgan las vestiduras para ver quién tiene un programa político más antipopular y antinacional. En este sentido no es casual que Macri haya desestimado en toda ocasión la posibilidad de discutir con el presidente de Bolivia Evo Morales, uno de los últimos gobiernos populares y con sentido nacional que queda en nuestra región.

Etiquetas

Notas Relacionadas