Home   /   Editorial  /   Editorial RIN 62 | “Nos sobra mucho mes a fin de sueldo”
Editorial RIN 62 | “Nos sobra mucho mes a fin de sueldo”

Así opinan los argentinos y argentinas que aún tienen la suerte de trabajar; los jubilados, los estudiantes sin “Progresar”; los pequeños y medianos comerciantes que cierran sus puertas y quienes pierden su trabajo; aquél discapacitado privado impiadosamente de su pensión; o la anciana que, trémula, exhuma el certificado de defunción de su marido fallecido obligada por Macri a demostrar su viudez. Se trata del pueblo dolido, indiferente aunque expectante, que padece la política de ajustes, despidos, tarifazos, desempleo, desindustrialización, concentración y extranjerización de la economía. Ya no se fabrican computadoras en nuestro país. Hasta el vino se importa. Esta “cachetada a los mendocinos” es una política deliberada; no hay error alguno.

Vivimos una «crisis provocada; no heredada». No hay equivocación de ningún tipo cuando entregan el ARSAT al capital extranjero. Nos arrancan del siglo XXI, en el que las comunicaciones satelitales equivalen al papel desempeñado por los ferrocarriles durante la Revolución Industrial, y pretenden mandarnos al siglo XIX, haciendonos retroceder a un pasado puramente agroexportador, aunque sin trenes. Y sin empleo. Y sin educación pública y gratuita.

Han restaurado la época de la “plata dulce” y sólo llegan al país capitales especulativos para hacer la “bicicleta financiera” y esconder los dólares en los paraísos fiscales, como hace el Presidente. Pero no les alcanza con endeudarnos durante un siglo, y condenar a varias generaciones de argentinos y argentinas a «vivir debiendo y morir pagando»; para seguir pidiendo préstamos tienen que achicar el déficit fiscal que ellos mismos han generado al quitarle retenciones al poder sojero y minero exportador, y al pagar todos los meses millones y millones de dólares en concepto de servicio de la deuda (superando ampliamente el presupuesto de educación y salud juntos).

En ese interminable achicamiento del Estado, ahora van por el recorte de los derechos previsionales; un nuevo tarifazo (tras eliminar los subsidios al gas, la electricidad y el transporte público), y una reforma laboral “a la brasileña” para bajar el «costo laboral» (qué es como denigran a la remuneración que el hombre y la mujer se ganan trabajando). En este último aspecto, cabe decir que el gobernador radical Cornejo ya se adelantó con el extorsivo ítem aula y el proyectado ajuste del salario docente a la “productividad”.

Un ignoto diputado de Cambiemos (tan ignoto como algunos levantamanos de Cornejo en la provincia de Mendoza), quiere elevar la edad jubilatoria, sosteniendo que dentro de poco “vamos a vivir 200 años”. La maldad y el ridículo se llevan de la mano cuando se quieren imponer ajustes antidemocráticos a través del voto.

Por esa razón, los bancos extranjeros que financian a los gobiernos nacionales y provinciales de Cambiemos, exigen estos ajustes, pero después de octubre. Esperan que Macri gane las elecciones para que siga ajustando.

En esa tarea colaboran los monopolios mediáticos, superconcentrados y extranjerizados, tal como ocurre con la fusión de Cablevisión (Grupo Clarín) y Telecom. Desde las pantallas y los diarios, ocultan o deforman la realidad, sosteniendo al gobierno de Macri, defendiendo al golpista temer, y estableciendo un bloqueo comunicacional sobre el acontecer latinoamericano, como es el caso de Venezuela.

Pese al oscurantismo mediático y cultural, y a la crisis de representación dirigencial, en estas elecciones legislativas es necesario dejar de pensar en ellos y, en cambio, hacerlo en nosotros. Basta de privilegiar a unos pocos, que especulan y no producen, que se enriquecen con el trabajo y el esfuerzo del pueblo argentino. La participación democrática a través del voto, así como de la movilización popular, es la vía para poner límites a un gobierno de ajuste y endeudamiento, y construir una sociedad más justa.


Esta editorial forma parte de la edición impresa de RIN, publicada el 4 de agosto de 2017.

Etiquetas

Lic. Gastón Navarro
Director de Revista Integración Nacional. Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública (UNCuyo). Diplomado en Historia Argentina en Latinoamérica. Diplomado en Geopolítica y Defensa Latinoamericanas.
Notas Relacionadas