Home   /   País  /   El ajuste macrista está destruyendo la salud pública
El ajuste macrista está destruyendo la salud pública

Para muestra basta un botón. El caso del Hospital Posadas es un ejemplo de las consecuencias que tienen las políticas del gobierno.

En enero de este año el Hospital los primeros despidos masivos llegaron a un total de 122. Entre los despedidos, había una gran cantidad de enfermeras especializadas y con 10 años de antiguedad. Se habían opuesto a la decisión de la administración (ordenada por el gobierno) a extender la jornada laboral a 10 horas.

Hasta el momento en el hospital bonaerense han echado a más de 300 profesionales de la salud y jubilado de oficio a 70. Edgardo Zacarías, de la Agrupación Trabajadores en Lucha del Hospital Posadas declara en el Diario Perfil:  “Siguen despidiendo médicos con 25 años de antiguedad sin criterio alguno. (…) Para ellos no tiene ninguna importancia echar 80 médicos en una semana.

Por ejemplo, echaron a dos cirujanos cardiovasculares infantiles.Eso llevo a que todo el equipo de cirugía cardiovascular infantil presentara su renuncia. El hospital entonces ya no puede ofrecer esa cirugía. También echaron a la única médica que realizaba cardioresonancias. No habrá más nadie que lo haga. Lo mismo hicieron con la única especialista en ecografía infantil. No tiene reemplazo. También echaron a dos médicos de hemodinamia de adultos, formados especialmente en emergencia. En la zona del Posadas ya no quedan médicos de alta complejidad en otros hospitales con la formación y especialización como los que hay acá.”

Luis Lichtenstein, presidente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) del Posadas declara en Política Argentina: “Han echado a gente de internación clínica, a la única pediatra que hacía estudios funcionales en gastroentorología, al único traumatólogo de columna, especialistas en patología vesicular. Al principio los despidos fueron contra los enfermeros a modo de represalia por oponerse a la ampliación horaria pero ahora están echando también a profesionales que casi no tienen participación gremial”.

El recrudecimiento del ajuste es un hecho, al crimen de dejar a 300 familias sin sustento, se suma el terrible atentado a la salud pública. Situaciones similares de despidos y falta de insumos se multiplican en todo el país.

Es por esto que 600 hospitales de 12 provincias del país están de paro contra los recortes, despidos y reclamando paritarias. Podrían ser muchos más, pero en varios establecimientos (como el Posadas) han decidido no parar, por que la precaria situación ya no permite garantizar la atención básica.

Mientras se recorta en Salud, Educación y otros, el gobierno alimenta las enormes ganancias de sus socios. Sólo en mayo los bancos aumentaron sus ganancias un 76,1% ($ 14.500 millones) entre devaluación y especulación financiera.

Entre la multiplicación de la pobreza y la precarización de la Salud, el macrismo parece decidido a llevar a muchos argentinos al cementerio.

 

 

Notas Relacionadas