Home   /   País  /   El caradura que desfila por la Cumbre de las Américas
El caradura que desfila por la Cumbre de las Américas

Hoy durante la VIII Cumbre de las Américas en Perú, Macri reafirmo su entrega al interés norteamericano. Mientras la potencia desestabiliza y pone en jaque económico a un país hermano, Mauricio encabeza la tribuna que aplaude el sufrimiento venezolano.

Solicitó “renovar esfuerzos para que el gobierno de Venezuela deje de negar la realidad”. Esto lo dice aquel que anunció que bajó la pobreza cuando se ha precarizado el empleo, continúa cayendo el consumo, aumenta la indigencia y los salarios crecen por debajo de la inflación.

Continuó “y acepte la colaboración regional y la ayuda internacional, que permita superar esta crisis humanitaria que se ha vuelto insostenible”. Seguramente es una crisis humanitaria como el que sufre el 33% de la población, los casi 14 millones de pobres en nuestro país, de los cuales la mitad son menores de 14 años.

No paró ahí: “se atropella el derecho de los venezolanos a elegir en libertad, con presos políticos y sin garantías mínimas de transparencia”.

Macri puede dar cátedra sobre defensa de los derechos, sino pregúntenles a las familias de Rafael Nahuel o Santiago Maldonado. O podemos consultarle a a los trabajadores reprimidos de Cresta Roja o Pepsico. También de libertades PRO conocen los docentes, médicos, empleados estatales y jubilados. Macri es el mayor defensor de la libertad para los argentinos, aquella que denunciaba Perón como “la libertad de morirse de hambre”

En un gesto de visión futura agregó: “Argentina va a desconocer cualquier proceso de este tipo, eso no es una elección democrática”.

Desconociendo completamente las maniobras que realizó su partido en las elecciones pasadas, la persecución judicial de candidatos o la intervención de principal partido opositor. Si hablar del enorme blidaje mediático que goza Cambiemos.

El gato le pidió a los presentes: “seguir trabajando juntos por una verdadera salida democrática para Venezuela”.

En otras palabras, pidió ayuda para derrocar a Maduro. Pese a plegarse a la intriga yanqui, nadie le dio bola y sus ruegos no quedarán en la declaración final. Está claro que si no lleva a Durán Barba, el asunto de juntar votos se le da fatal. Ante el terrible papelón, ni el vicepresidente de los EEUU lo quiere recibir.

¿Será esto un anuncio de lo que vendrá?

Notas Relacionadas