Home   /   País  /  Gremios  /   El nuevo asalto de Cambiemos contra los trabajdores
El nuevo asalto de Cambiemos contra los trabajdores

Las últimas noticias sobre la situación laboral en nuestro país son de todo tipo menos alentadoras. Numerosos despidos, ataques a las paritarias, profundización de las divisiones en la CGT, y los planes para una reforma laboral precarizante.

El cierre de Ferrobaires ha dejado a más de 1500 empleados en la calle, el mismo afectará a 104 pueblos y ciudades. 430 mineros son despedidos en Río Turbio, la intervención estatal además propone flexibilizar el convenio colectivo. El cierre del Ingenio San Isidro provoca 730 despidos sobre el empleo directo y afecta a 1900 empleos indirectos. El Hospital Posadas en Buenos Aires echa a 122 profesionales y Fábrica Militar de Aviones Brigadier San Martín (Fadea) despide a 130 operarios y suspende a 550. Por último echan a 254 trabajadores del INTI.

Estos sucesos no responden al último trimestre ni al primer mes del año, son algunas de las noticias  sobre los primeros 10 días de febrero, publicadas solamente por un reducido número de medios. Tampoco nos olvidemos el número indeterminable de Pymes cerradas, cesantías y despidos que ni siquiera llegan a ser conocidos. Una verdadera catástrofe nacional ocurre mientras la gran prensa la oculta con frivolidad y uno que otro policial.

Al mismo tiempo en las primeras paritarias ofrecen porcentajes insultantes, bastardean las paritarias y aprietan con maniobras rompehuelgas.

En el sector privado por ejemplo, el gobierno da visto bueno a sus amigos de la banca para ofrecer un aumento del 9% a sus empleados. Con una inflación que llegará al 15% según el mismo gobierno. Estamos hablando de un sector  donde muchos aumentaron casi un 40% sus ganancias el último año. No les basta con robarle salario a los argentinos, sino que además pretenden quitarle un tercio del poder de adquisitivo a sus trabajadores.

En el empleo público, Macri decreta contra la paritaria nacional docente, diluye el poder de los sindicatos y establece que el mínimo para el salario docente no puede bajar a menos  del 20% del Salario Mínimo Vital y Móvil. Por su parte Vidal vuelve a extorsionar con bonos y presentismo para evitar el paro. No piensan discutir ninguno de estos asuntos con los gremios, al igual que Cornejo en Mendoza. Así que no podemos ni hablar de recuperación del salario, sino de como mucho un empobrecimiento “gradualista”.

Ante la emergencia del conjunto, una serie de gremios convocan a la movilización y algunos a medidas de fuerza contra el ajuste. Un ejemplo claro es la próxima marcha del 21 de febrero. Algunos gremios comienzan a distanciarse de ellos y otros directamente siguen el juego de Cambiemos y los grandes medios. Excusándose en que sólo se trata de un enfrentamiento político o personal entre algunos dirigentes sindicales con el gobierno. Es así como los sucesores del Momo Venegas, amagan una nueva pelea por la conducción de la CGT, disputando esta vez por una conducción unipersonal de la central. Apostando a la división del movimiento y enfrenándose al  reclamo de miles de trabajadores.

Por medio de despidos, pérdida del salario, ataques y divisiones a las organizaciones que representan a los trabajadores, el gobierno prepararía el terreno de la reforma laboral. Con la precarización económica y laboral provocada o las nuevas necesidades del capital financiero como excusas. Probablemente en cuotas con una serie de leyes acordadas, sino en el peor de los casos, múltiples de decretos a espaldas del pueblo.

 

 

Notas Relacionadas