Home   /   País  /   El precio de la especulación
El precio de la especulación

Mañana llegan los 15 mil millones de dólares del FMI y el Ministro del Interior ya expuso la nueva política de gobierno: “El gradualismo va a ser menos gradual. Pero ahora vamos a tener alguien que nos financie ese camino hacia el equilibrio de las cuentas públicas” La mitad de ese dinero ya está destinado a financiar la corrida cambiaria y el resto terminará (por otras vías) en especulación financiera.

 

Hasta el momento las políticas económicas han hecho caer sobre los argentinos el peso de la especulación. La devaluación a puesto mayores riquezas en manos de los grandes capitales y precarizado el bosillo de los trabajadores. Mientras unos consiguen una mayor cantidad de pesos de su renta financiera, el resto de nosotros vemos caer el poder adquisitivo.

Según las últimas cifras del INDEC una familia tipo necesitó en mayo, $18.833,55 para cubrir la Canasta Básica Total (CBT), vale decir para no ser pobres. Por otro lado tenía que ganar $7.473,63 para comprar los productos de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), o sea para no caer en la indigencia y el hambre. Según el organismo en un año estas canastas aumentaron 28,4% y 24,9% respectivamente, teniendo en cuenta el miserable aumento salarial que no superó el 15%, queda claro que los argentinos podemos pagar menos alimentos y servicios básicos. El futuro tampoco es prometedor, ninguna estimación de la inflación baja la cifra por menos del 30% anual.

 

Del otro lado, según un estudio de la Universidad de Avellaneda antes del aumento de la tasa en las Lebac (que pasó del 24% al 40%), el BCRA pagaba 5.531 pesos por segundo solamente en intereses. El monto era equivalente al 3% del PBI.

Ahora la situación a horas del nuevo vencimiento mensual de las Lebac tampoco es favorable. El gobierno emitió ayer bonos por 4 mil millones de dólares y esos fondos se destinarán al BCRA, cuyas reservas vienen en picada. La masiva compra de dólares por parte de los especuladores financieros y la devaluación creciente, provocan un endeudamiento que ya no sólo compromete al BCRA sino también al Tesoro nacional. Al día de ayer solamente las Lebac representaban el 87% de las reservas del Banco Central.

Muchos de los supuestos amigos del gobierno desconfían en la habilidad del gabinete para salir de la crisis. La JP Morgan (esa misma que parió a Caputo) marca el “Riesgo País” en el nivel más alto de los últimos 33 meses. Mientras la agencia calificadora norteamericana MSCI (Morgan Stanley Capital Internacional) seguramente volverá a negar una mejor nota para las finanzas locales. En otras palabras, si el gobierno quiere nuevos fondos de los capitales internacionales, tendrá que pagar mayores intereses.

Entre la devaluación del 10% en mayo y el 22% en junio, sumado a la caída del general de las acciones en la Bolsa (la peor desde 2014), los grandes hampones de las finanzas poco creen en las soluciones del macrismo. El gran ajuste necesario para saciar la voracidad de los especuladores todavía está por venir.

Notas Relacionadas