Home   /   País  /  Politica  /  Economia  /   ¡El que trabaja es un gil! (dice la JP Morgan)
¡El que trabaja es un gil! (dice la JP Morgan)

Durante el mes de abril, los bancos en la Argentina incrementaron sus activos en dólares haciendo grandes negocios pocos días después, a partir de la reducción del encaje bancario y el aumento del tipo de cambio.

¿Qué son los encajes bancarios? Son una parte de los depósitos de los ahorristas en los bancos que éstos deben mantener inmovilizados, congelados, para hacer frente a los retiros de los ahorristas en efectivo. Cuando un cliente de un banco hace un depósito, el dinero no se queda allí, sino que el banco hace plata a partir de la plata de los argentinos. El Estado, a partir del Banco Central de la República Argentina, los obliga a que no se “patinen” todo, sino que un pequeño porcentaje, del 30% hasta hace poco quedara en el Banco.

Cuál fue el negocio: en abril de este año, los bancos, cuyo representantes abundan en el equipo económico, aumentaron en un 30% la cantidad de activos en dólares por U$S 1.474.

En el mes de mayo, el BCRA determinó que el encaje bancario disminuyera al 10%. En consecuencia, a los bancos les quedó un “jamón” del 20% de sus activos en dólares libres. Un detalle a tener en cuenta: por esos días, el dólar aumentó en promedio $5, pasando, en números aproximados, de $20 a $25. Los bancos hicieron $5 de ganancia por cada dólar que tenían. ¿Qué hicieron con esos dólares “libres”? Los cambiaron a pesos y compraron más LEBAC.

“Las entidades financieras no sólo ganaron con esta diferencia de cotización, sino que salieron beneficiadas en mayo con 4500 millones de pesos por la reducción de encajes para ser colocados en Lebac. La banca fue uno de los grandes ganadores de la corrida”.1

Ahora bien: ¿Sabían los argentinos “de a pie” que el dólar iba a aumentar de ese modo? ¿Están en condiciones los castigados trabajadores argentinos de destinar su salario a la compra de LEBAC? La “corrida cambiaria” no la provocan los pequeños ahorristas que compran algunos dólares con el objeto de resguardar sus pocos y muy trabajados ahorros. La corrida es de los compradores mayoristas: en concreto, no son más de diez bancos los que determinan la compra de LEBAC. Se trata de un oligopolio del sistema financiero.

El mayor ganador del negocio fue la JP Morgan: el ex empleador de Toto Caputo, vendió LEBAC y compró dólares cuando estaba a $20,50. Cuándo el dólar aumentó a $25,50 vendió sus dólares y recompró LEBAC. El banco hizo, nada más y nada menos, que $8.000.000 millones en cuatro días, sin hacer absolutamente nada. En 96 horas el banco se llevó de la Argentina el equivalente a 615 mil jubilaciones mínimas.

En consecuencia, la JP Morgan saca cuentas y dice: si el salario mínimo, vital y móvil en la Argentina es de $10.000, para que un trabajador pueda ganar lo que ellos ganaron ($8.000.000) debería trabajar 800 meses, es decir, 66 años. ¡Ellos la hicieron sin mover un pelo! Sólo se dedicaron a cambiar plata. Por eso, dicen: el que trabaja en la Argentina ¡es un gil!

El gobierno de Mauricio Macri pretende mostrar que se encuentra en una encrucijada entre el tipo de cambio y la tasa de interés, cuando en realidad nada ha sido un error y todo fue consentido. Los que toman decisiones en el gabinete son parte del riñón del negocio de las finanzas. “Toto” Caputo se dedicó toda su vida a ser un “operador financiero” y Sturzenegger ocupa su cargo al sólo efecto de facilitarle el negocio a los bancos, subsidiando al sistema financiero con la renta nacional de los argentinos.

1https://www.pagina12.com.ar/116404-ahorro-que-es-cada-vez-mas-y-mas-verde

Dra. Noelia Navarro
Abogada. Docente
Notas Relacionadas