Home   /   Editorial  /  Opinión  /   ¿Es tiempo de internas en el PJ mendocino?
¿Es tiempo de internas en el PJ mendocino?

Las consecuencias en el país del gobierno conducido por los CEOS son notorias. Desde que asumieron Macri y Alfredo Cornejo, protagonista del transformismo radical en sello local de Cambiemos, los argentinos somos víctimas de un doloroso derrotero: ajuste en los salarios, Ítem Aula, autoritarismo, inflación que supera el 100%, tarifazos, represión a trabajadores y sindicatos, 62,5% de los niños bajo la línea de pobreza, más de un billón de pesos emitidos en LEBAC y aumento de la deuda pública al equivalente del 82,2% del PBI.

Es en este marco, que a fines de este año correspondería realizar nuevas elecciones en el Partido Justicialista mendocino. Sin embargo, frente a la complejidad que impone el ahora dudamos si es éste el momento para dar esa importante discusión.

¿Es oportuno que los principales dirigentes y cientos de militantes que enfrentan a Cornejo y Macri, destinen tiempo, atención y recursos en dirimir internas partidarias?

El descalabro de la economía provincial, con un endeudamiento histórico que supera los $42.000 millones, se está manifestando con el mismo descalabro en cada una de las decisiones políticas tomadas por el Gobernador. Con esperpento autoritarismo, pretendió aumentar el número de jueces de la Suprema Corte, poniendo a dos adláteres en la más alta jerarquía judicial.

El manejo de la justicia, que lo eximía de control, atentaba contra el Estado de Derecho. En caso de ser aprobada la modificación, Cornejo hubiera controlado el Poder Judicial y tendría mayoría automática en la Junta Electoral y el Jury de Enjuiciamiento. Cada una de las cuestionadas medidas del Gobernador serían medidas con la vara de una “justicia amiga”.

Sin embargo, la torpeza de Cornejo se convirtió en una victoria de las distintas expresiones que componen el Partido Justicialista. Sus legisladores ratificaron su posición contra el proyecto y echaron por tierra las maquinaciones cornejistas. El hecho político demuestra la capacidad de los distintos sectores de consensuar posiciones y acciones políticas que pongan un freno al intento de sojuzgar a las fuerzas del campo nacional.

Así, el pasado 29 de junio el Consejo Provincial del PJ manifestaba “la más alta preocupación por la grave crisis política, institucional, económica y social que padece la provincia de Mendoza como consecuencia de las políticas de ajuste, de precarización laboral y previsional, y de exorbitante e insostenible endeudamiento público que llevan adelante los gobiernos nacional y provincial y solicitar que se avoque a la resolución de la gravísima situación que padecen los sectores de la producción y el trabajo en nuestra provincia” y alentaba a tomar decisiones “en un marco de búsqueda de amplios consensos internos, con pleno respeto de las mayorías y minorías”.

La preocupación de los dirigentes y militantes, sumado a la voluntad de trabajar en conjunto, que se refleja en el afán de atender las necesidades urgentes que hoy tienen los mendocinos, podría plantear la prorroga de mandatos postergando la discusión interna, quizás hasta octubre del año próximo.

La urgencia en las soluciones que reclaman los sectores más castigados de la sociedad impone la necesidad de mantener esta unidad y reproducirla, denunciando y enfrentando el ajuste y la entrega de nuestra soberanía cultural, económica y política que están llevando a cabo Macri y Cornejo.

Quién esto escribe puede garantizar que si entrevistáramos a decenas de mendocinos indagando en cuáles son sus mayores preocupaciones actuales, sobrarían los dedos de una mano para contar a aquellos que les preocupa saber los entre telones de las elecciones internas de cualquier partido. Lo que preocupa y angustia es el desempleo, las boletas del gas y la electricidad, los precios del supermercado, entre otros.

No dudamos de la importancia de que el Partido discuta objetivos, planes y candidaturas, pero lo accesorio sigue la suerte de lo principal y entendemos que es necesario que el Partido Justicialista y cada una de los partidos, sindicatos, organizaciones civiles y agrupaciones estudiantiles que representan al campo nacional defiendan con la mayor enjundia posible los derechos arrebatados de los sectores populares.

Una alternativa podrá ser la de prorrogar mandatos. Pero nada debemos hacer si eso nos distrae de tratar de convertir en justa a una sociedad que quienes la conducen la hacen cada día más injusta.

Noelia Navarro. Afiliada al Partido Justicialista. Miembro de la JP Capital.

Dra. Noelia Navarro
Abogada. Docente
Notas Relacionadas