Home   /   Editorial  /   Financiado por el City y la Goldman Sachs, el Grupo Clarín va por todo
Financiado por el City y la Goldman Sachs, el Grupo Clarín va por todo

A una semana de que el ENACOM autorice la fusión Cablevisión – Telecom, Cablevisión Holding (controlada por los mismos accionistas que el grupo Clarín) anunció la compra del 13,5% de las acciones de Telecom encaminándose a quedar como controlador de la empresa fusionada, tal como había sido acordado con Gerardo Martínez, cabeza de Fintech, socio comercial histórico de Clarín S.A. y accionista mayoritario (por ahora) de la nueva empresa. Dicha operación fue posible gracias a un crédito prendario por 750 millones de dólares emitido a favor de Cablevisión Holding por parte de un conglomerado de bancos encabezado por el City Bank y la Goldman Sachs, antiguo accionista del Grupo Clarín.

(Mauricio Macri junto a Héctor Magetto y José Aranda, accionistas y directores del Grupo Clarín)

Si a la reciente fusión agregamos la compra anterior de Nextel por parte de Cablevisión Holding, el “grupo” suma a su arsenal de diarios, canales de televisión, frecuencias de radio y cableoperadoras, la prestación de servicios de telefonía móvil y el control de internet de banda ancha fija. La nueva compañía fusionada, entre Telecom y Cablevisión, tendrá un 40% del mercado de TV paga; un 68% de las conexiones a Internet por banda ancha fija; un 39,5% de la banda ancha móvil; un 42 % de la telefonía fija y un 35% de la conectividad móvil (celulares)(1).

De este modo, Clarín se consolida como uno de los conglomerados mediático – comunicacionales más poderosos de la región y el mundo. Quizás resulta necesario recordar que entre las empresas que controla Clarín no sólo se encuentran los medios que distribuyen la información (canales de TV, radios, diarios, etc.) sino que es propietaria, junto con La Nación, de una de las agencias de noticias más importantes del país (DyN) y de la empresa Papel Prensa, proveedora de la materia prima esencial para poder imprimir cualquier diario. Es decir que no sólo controla la distribución de la información sino su producción misma. Cada eslabón de la cadena de producción y distribución de la información (y por lo tanto de la mal llamada “opinión pública”) se encuentra controlada por Clarín.

Al mismo tiempo que se expande el control que ejerce de manera directa, “allegados” a Clarín desembarcan en otros grupos de medios nacionales. El cambio de manos del Grupo Indalo, que tomó notoriedad tras el despido de Roberto Navarro y Víctor Hugo Morales, terminó a favor de OP Investments cuya cara visible es Ignacio Rosner, ex director del grupo Clarín, ex gerente de IECSA propiedad de la familia Macri y director de El Tejar Limited, una de las diez empresas de producción de granos más importantes del país, con sede en las Islas Bermudas. ¿Casualidad?

Esta información, que aparece fragmentada en los medios y muchas veces pasa desapercibida bajo la forma de simples operaciones de compra y venta de acciones, permite armar el rompecabezas de la creciente concentración mediática y comunicacional, sin antecedentes en nuestra historia. La importancia del hecho no radica meramente en una cuestión económica en la que la posición dominante de una empresa permite controlar los precios generando ganancias extraordinarias para sus accionistas a costa de los consumidores, sino que el manejo de la información es un elemento esencial en la construcción de sentido y de opinión pública.

No es casualidad que una de las primeras medidas de gobierno del macrismo haya sido modificar los artículos esenciales de la ley de medios mediante un decreto, permitiendo la compra de Nextel y la posterior fusión con Telecom (ambas operaciones prohibidas por la Ley de Medios). Tampoco es casual que se espere, según el diario Ámbito Financiero, una nueva modificación por decreto de la ley que permita a Telecom a brindar televisión por cable en todo el país.

El programa antinacional y antipopular del macrismo, títere de la banca internacional, necesita del blindaje mediático del grupo Clarín para sobrevivir. La burda (y evidente) manipulación de la información en las recientes manifestaciones populares en contra de la reforma provisional es el ejemplo más próximo de lo que estamos diciendo. Por su parte, los intereses económicos que utilizan los medios de Clarín como sus voceros necesitan del macrismo para llevar adelante su programa de gobierno. Esta es la alianza que se esconda detrás de este toma y daca en el que los únicos que realmente entregan algo son las mayorías argentinas.

Referencias:

(1) Cercados por Clarín, Cablevisión y Telecom

Cercados por Clarín, Cablevisión y Telecom

Lic. Lucia Fernandez
Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Publica Universidad Nacional de Cuyo
Notas Relacionadas