Home   /   Mundo  /   Francisco: “Estamos al límite de una guerra”
Francisco: “Estamos al límite de una guerra”

Durante su vuelo a Chile, Francisco se dirigió a periodistas y a la comitiva que lo acompañaba durante el vuelo, para expresar el temor ante una posible guerra mundial, indicando que “estamos al límite”. Y es que el Papa Francisco desde que asumió su lugar a cargo de la Iglesia Católica se ha manifestado contra toda forma de dominación, opresión, segregación entre pueblos, contando también entre las causas principales de la grave situación a nivel mundial la escalofriante diferencia que hay entre los sectores más ricos, cada vez más concentrados y los pobres cada vez más pobres. La diferencia también se observa entre países como Estados Unidos, o aquellos que componen la Unión Europea (principalmente Alemania) que concentran a algunos de los millonarios más poderosos del planeta y a su vez sus estados oprimen a los más débiles y por siglos subyugados, llevan la guerra a sus tierras y provocan la destrucción de hogares, familias, etc.

La realidad de los miles de refugiados que huyeron de países como Siria, Libia, Irak, Afganistan, y que al buscar refugio en Europa se encontraron en muchos casos con la muerte en sus costas, o con el rechazo de los poderosos que los enviaban de vuelta a sus países devastados por las guerras provocadas por estos últimos.

También, el caso de nuestra América Latina, que hoy recibe al primer Papa latinoamericano, argentino, que no hace silencio ante la grave situación que atraviesan tanto los desposeídos, como también los trabajadores, niños y jubilados. Los gobiernos de ajuste y endeudamiento ( por ejemplo Macri oTemer) sólo acrecientan la desigualdad entre ricos y pobres y siguen los mandamientos del “dios dinero”.

Otro aspecto que ha remarcado Francisco en otras ocasiones, es el cuidado de la “casa común” y es que los recursos naturales agotables, finitos, hoy son explotados y arrebatados de sus dueños por grandes monopolios que se apropian de las riquezas naturales para utilizarlas en su beneficio, dejando arrasada la Tierra. Pues no cuidan la “casa”, su lógica es la que indica el “dios dinero”, todo tiene por fin, la producción de más dinero.

Sin duda, aunque Francisco exprese “temor”, es un llamado atención. Para todos aquellos que se opongan a que siga reinando la desigualdad y la destrucción de Nuestra Casa. Dijo en el año  2013 : “Debemos inmiscuirnos en la política porque la política es una de las formas más altas de la caridad, porque busca el bien común. Y los laicos cristianos deben trabajar en política”. Seguramente, cristianos y aquellos que no lo son también, comprenderán que la actividad que busca el bien común, es el camino. (RIN)


“Sí, realmente tengo miedo. Estamos al límite. Basta un incidente para desencadenar la guerra”, sostuvo el papa Francisco al conversar con los periodistas que lo acompañan rumbo a Chile, donde comenzará su sexta gira papal en América Latina. El papa expresó su temor a una nueva guerra mundial luego de distribuir entre los acreditados de prensa la foto de un niño cargando en sus espaldas a su hermano muerto tras la bomba nuclear lanzada por los Estados Unidos sobre Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial.

“La encontré de casualidad. Fue tomada en 1945”, comenzó Franciso al contar el por qué de la foto que distribuía entre los periodistas que lo acompañan en el vuelo oficial y continuó:  “Es un niño con su hermanito a la espalda que espera su turno frente al crematorio de Nagasaki tras la bomba. Me conmovió cuando la vi”.

Joe ODonnell, nNagasaki, 1945

Tras ese primer contacto con los periodistas con los que comparte el viaje de 15 horas que separa Italia de Chile —”tendremos tiempo para reposar y trabajar”, resumió—, uno de los cronistas presente le consultó si la imagen reflejaba un temor concreto ante una nueva guerra mundial y el Papa confesó: “Sí, realmente tengo miedo. Estamos al límite. Basta un incidente para desencadenar la guerra. A este paso la situación corre el riesgo de precipitarse. Por lo tanto es preciso destruir las armas, trabajar por el desarme nuclear”.

Tras recorrer 12.123 kilómetros, la distancia más grande que afronta como pontífice, Francisco aterrizará este lunes en el aeropuerto de Santiago de Chile alrededor de las 19.55 (hora chilena). Durante su recorrido en el vuelo AZ4000 de Alitalia, Francisco sobrevolará Argentina por segunda vez como papa, luego de una breve incursión en el espacio aéreo nacional en julio de 2015 durante su trayecto de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, hasta Asunción del Paraguay. Durante el sobrevuelo, enviará un telegrama al presidente Mauricio Macri, como marca el protocolo del Vaticano.

Al aterrizar en Chile, será recibido por la presidenta Michelle Bachelet antes de subirse a un auto cerrado en el que irá hasta la Parroquia San Luis Beltrán, donde tendrá un momento de oración ante la tumba de monseñor Enrique Alvear, ex obispo de Santiago, fallecido en 1982 y conocido como el “obispo de los pobres”. Luego, cambiará de vehículo y se subirá a un papamóvil en el que recorrerá la capital chilena en su camino a la Nunciatura Apostólica, en la que dormirá las tres noches de su estadía en el país, antes de partir hacia Perú.

“Para mí no será un viaje difícil. Estudié aquí y tengo muchos amigos y conozco bien Chile”, comentó a los 70 representantes de los medios de comunicación en el vuelo de Alitalia. (Página 12)


“Miedo a una guerra nuclear”

El Papa Francisco lanzó una advertencia sobre la amenazas nucleares de Trump y Kim Jong Un. “Estamos al límite”, señaló. También dijo que “no será muy difícil” su viaje a Chile, a pesar de las amenazas.

El Papa Francisco consideró hoy que el viaje que inicia a Chile “no será muy difícil” dado que es un país en el que vivió y conoce muy bien, y en otro orden admitió que tiene “verdadero miedo” de que se origine una guerra nuclear en el mundo.

“Me dijeron que este es el vuelo directo más largo que tiene Alitalia”, saludó el pontífice a poco del despegue del aparato a las 8.54 de Roma (las 4.54 de la Argentina) y con los que sobrevolará su Argentina natal durante algo más de dos horas.

“Gracias por su trabajo que será duro: tres días en un país y tres días en otro”, planteó Jorge Bergoglio a los periodistas al iniciar su sexta gira en América Latina, en la que estará en Chile hasta el jueves 18 y luego en Perú hasta el domingo 21.

“Para mi no será tan difícil en Chile, porque estudié ahí un año, tengo tantos amigos que conozco. En cambio en Perú conozco menos: fui dos, tres veces por acuerdos y encuentros”, aseveró el obispo de Roma tras tomar el desayuno (fiambres y quesos italianos) en el asiento 1C del Boeing 777, en el que tiene previsto recorrer 15.123 kilómetros.

“¿Qué recuerdos tiene de sus años en Chile?”, lo consultó en medio de los saludos la enviada de un canal de TV chileno. “El terremoto del año 60. Lo viví y vi el espíritu de solidaridad de los chilenos, y es algo que usaré en uno de mis discursos”, adelantó Bergoglio, que en cambio prefirió sonreír en silencio y no contestar cuando le preguntaron sobre las sensaciones que le producía sobrevolar Argentina por segunda vez como papa.

“Entramos justo por Santiago del Estero”, le dijo al enviado de Télam sobre su paso por el espacio aéreo nacional.

Durante el vuelo, Francisco se permitió bromear con los periodistas y especialmente se divirtió con los chilenos. “Los mismos chilenos me contaron un secreto pero no lo repitan: Chile es una franja de tierra que se agarra de la Cordillera para no caer al mar”, sentenció, y despertó las risas de la enviada de uno de los diarios del país transandino, a quien le bendijo una foto en la que aparece con sus siete hijos.

“Descansen, es un vuelo largo y cansador”, agregó luego, en el momento en el que el avión sobrevolaba España con sus 101 pasajeros a bordo, incluyendo cronistas, el séquito papal y la tripulación.

Enseguida, bromeó con la enviada del canal católico Italiano TV2000 sobre sus secretos de cara a una gira en la que dará 23 discursos en menos de una semana: “no voy a una médica, voy a una bruja”, le dijo.

Marcadamente afectuoso con los colegas de los dos países que visitará, Francisco recibió también una Virgen de Luján y un “retablo de San Marcos” de una enviada peruana. “Es una especie de altar portátil hecho de forma artesanal en madera y que muestra la mezcla de la tradición católica con la cultura andina del país”, explicó luego la periodista a Télam.

En su paseo por el avión a 10.000 metros de altura, Francisco recibió también un folleto que recopila todas las frases que como pontífice le ha dedicado a su abuela Rosa. “Ahí está la vieja”, bromeó con una enviada española antes de prometerle a un periodista de Puerto Rico que rezará por su familia, que quedó en la isla caribeña y aún sin luz tras los huracanes de 2017.

Pero el Papa tuvo también un momento de seriedad y reflexionó sobre una imagen que repartió a todos los periodistas con la que quiso simbolizar “el fruto de la guerra”, y que ya había dado a conocer a través de las redes sociales vaticanas el 31 de diciembre pasado.

“Esta la encontré de casualidad, fue tomada en 1945. Atrás están los datos. Es un niño, con su hermanito muerto en la espalda, esperando turno frente al crematorio en Nagasaki (Japón) después de la bomba”, describió la imagen sacada por el fotógrafo Joseph Roger O’Donnell.

“Me conmovió cuando la vi. Sólo quise escribir ‘el fruto de la guerra’ y pensé en hacerla imprimir y darla, porque una imagen así conmueve más que mil palabras. Por eso quise compartirla con ustedes”, planteó.

En ese contexto, al saludarse con una enviada del diario romano Il Messaggero repitió el temor ante una tercera guerra mundial que expresó en diciembre pasado al regreso de su viaje a Myanmar y Bangladesh.

“Tengo miedo verdadero de la posibilidad de una guerra nuclear, estamos al límite”, dijo, antes de pedir una vez más “destruir las armas nucleares”, antes de volver al asiento 1C en el que terminó de repasar los cinco discursos previstos para mañana en la capital chilena. (LPO)

Etiquetas

Notas Relacionadas