Home   /   Editorial  /   Gobierno por decreto, asalto a los trabajadores y des-regulación
Gobierno por decreto, asalto a los trabajadores y des-regulación

Con un DNU (decreto de necesidad y urgencia) de inconstitucionalidad manifiesta, Macri desbarata la regulación estatal en importantes sectores de la economía y las finanzas, favorece el “blanqueo” laboral de las empresas que explotan el trabajo en negro, y entrega a los bancos y financieras la facultad de asaltar las cuentas sueldo de los trabajadores con embargos judiciales, que pueden caer tanto sobre el salario, como sobre el ahorro del asalariado. El espíritu del decretazo es similar a los de tiempos de Cavallo, a tal punto que hay un párrafo en los fundamentos copiado textualmente.

Este “golpe de Estado institucional” como lo llama el constitucionalista Barcesat, expresa la debilidad del macrismo e inaugura una nueva etapa de un gobierno antipopular: con la mayoría del pueblo en contra de su política económica y con el antecedente de la oposición social y sindical a la ley de saqueo previsional (con cacerolazo de clase media incluido), el régimen que aplica el “plan de las botas pero con los votos” exhibe su naturaleza derechista, oligárquica y extranjerizante. En definitiva, más cerca de las botas que de los increíbles votos de 2015.

Gobierno a puro decreto, represión de la protesta social, cárcel a opositores, persecución a gremios, cierre de medios de comunicación no monopólicos y combinación de carpetazos, extorsión financiera y asociación en negociados con capitales especulativos y concentrados: así gobernará Macri mientras pueda: a puro decreto, chantaje y represión.

El DNU 27/2018 modifica leyes sancionadas por el Congreso Nacional en materia penal, procesal penal y tributaria, materias que, como se sabe, están expresamente prohibidas como objeto de los DNU (art. 99 inc. 3 CN). Además, no existe “urgencia” alguna, ya que el Congreso ha sido convocado a sesiones extraordinarias por el propio Poder Ejecutivo.

Pero existe una razón clara por la que Macri niega el trámite legislativo: Cambiemos está a punto de controlar la comisión bicameral que, según la CN, decide sobre la vigencia de los DNU. Por lo tanto, un gobierno sin mayoría parlamentaria en ninguna de las dos cámaras del Congreso, y que depende de acuerdos inestables conseguidos a base de promesas y amenazas, se asegura de evitar que la oposición parlamentaria frene los DNU del Poder Ejecutivo.

En un marco de encarcelamiento de ex funcionarios y de sindicalistas, que son anunciados primero por Clarín y La Nación, y después llevados a cabo por las fuerzas represivas de Patricia Bullrich ante los camarógrafos puntualmente convocados para filmar las detenciones, es posible que el régimen macrista imponga la reforma laboral por decreto, al mejor estilo menemista, o como las “paritarias” de Alfredo Cornejo en Mendoza.

En la antigüedad, la “dictadura” era una magistratura romana de carácter legítimo, excepcional y limitada en el tiempo. Se distinguía de la “tiranía” por la naturaleza ilegítima de esta, pues surgía de la “usurpación” del poder y no estaba, por ende, limitada en el tiempo. Modernamente, el término “dictadura” alude a todo gobierno ilegítimo (inconstitucional), ya sea por su origen (por ejemplo, el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976), o por su ejercicio (como el autogolpe de Fujimori). Además, en sentido general, “dictadura” equivale, simplemente a “dominación”. Vgr., la dictadura de la burguesía (Cf. Bobbio).

El gobierno de Macri, legítimo en su origen, pierde cotidianamente esa legitimidad al ejercer el poder contra el mandato popular. Si la legitimidad alude al fundamento del poder político, y en la República Argentina este no es otro que la soberanía popular, queda claro que un Poder Ejecutivo nacido de una exigua ventaja en la segunda vuelta electoral, sin mayoría parlamentaria (porque la mayoría del pueblo lo rechaza, aunque sea la fuerza más votada), que se refugia en los DNU y la violencia represiva contra docentes, jubilados, trabajadores, etc., se convierte cada vez más en una máscara republicana de una dictadura: la del capital financiero./

LEER EL DECRETO Nº 27/2018nacionalecreto272018


Fuentes

La gran tentación de Macri: gobernar por decreto con bicameral controlada, Urgente 24, 12/11/2017

BARCESAT, Eduardo, Un golpe de Estado institucional hecho por el gobiernowww.conclusion.com

Menem y Macri, un solo corazón. Cambiemos copió un decreto de 1991, Página12, 12/01/2017

BOBBIO, Norberto, Estado, gobierno y sociedad, pág. 173 y ss.

Etiquetas

Dr. Gabriel Delgado
Abogado y profesor.
Notas Relacionadas