Home   /   País  /   Inflación imparable y récord en pérdida del poder adquisitivo
Inflación imparable y récord en pérdida del poder adquisitivo

Mientras el gobierno se oculta tras denuncias cruzadas y acusaciones de corrupción, este año los argentinos sufriremos de la mayor caída del poder adquisitivo desde el 2002.

Informa el sitio Ámbito: “Los precios minoristas se aceleraron al 6,5% en septiembre, el nivel más alto desde abril de 2016, y acumulan en los últimos 12 meses una suba de 40,5%, informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Además, en lo que va del año, el costo de vida subió a 32,54%. (…) Números superiores al 40% en inflaciones anuales pueden encontrarse en 1992 cuando marcó 40.9% y en 2002 tras la devaluación cuando registró 41%.”

Podremos decir sin lugar a dudas que se confirma la tendencia mostrada en estadísticas privadas sobre la inflación, la cual será la mayor de los últimos 26 años.

Según el Indec, el crecimiento de la inflación se vió impulsado por los aumentos en los precios de alimentos, transporte, vestimenta y equipamiento y mantenimiento del hogar. Vale decir la inflación ha atravesado el sustento básico de la población y el perjuicio se acentúa en los sectores más vulnerables. Sólo los alimentos llevan un aumento acumulado del 35% en los últimos 12 meses .

Si comparamos el Salario Mínimo Vital y Móvil entre septiembre del año pasado ($8.860) y el mismo mes del 2018 ($10.700), podemos ver la caída en el ingreso. Concretamente con un SMVyM se consume un 20% menos que el año pasado y se compra un 15% menos de alimentos. La tendencia a futuro no cambiará, después de la suba pactada para diciembre el SMVyM llegaría a $11.300, un aumento del 27,5% interanual pero con una inflación que rondará el 48%.

En otro ejemplo, publica el Diario Clarín hace dos días: “En diciembre, los haberes de los 17,8 millones de jubilados y demás beneficiarios de prestaciones sociales habrán perdido un 15,7% del poder adquisitivo que tenían en septiembre de 2017, cuando se aplicó la anterior fórmula de movilidad.”

En el sitio Iprofesional hace poco más de un mes se leía: “un relevamiento elaborado por la CGT revela que de 28 gremios importantes, más de la mitad de las organizaciones está por debajo de la inflación acumulada a julio del 19,6%, si se considera la suba pactada para todo el año.”

Algunos estudios ya señalan que este año los argentinos sufriremos de la mayor caída del poder adquisitivo desde 2002. Todos los trabajadores del sector privado perderán un promedio del 11% de su salario, según un informe de la consultora Invenómica. Estos números son sólo un ejemplo del drama que vivimos, donde todos los días resulta mas caro vivir.

No crea el lector que todos la pasan mal, los dueños de los sectores ligados a la exportación, los servicios y las finanzas todos los meses superan récords de ganancias, gracias a la devaluación y los contantes beneficios otorgados por el macrismo.

Un ejemplo sería el caso de la familia Braun, dueños de la cadena de supermercados La Anónima y parte del grupo EBA Holding. El mismo que atesora al menos US$ 12.000 millones en activos vía el Grupo Financiero Galicia. Tampoco resulta casualidad que todos estos negocios crezcan al amparo del Estado, la familia Braun tiene a dos de sus miembros en el gobierno macrista: el Jefe de Gabinete Marcos Peña Braun y el Secretario de Miguel Braun. Cae de maduro entonces, que para terminar con el flagelo inflacionario y el empobrecimiento, debemos cambiar el gobierno.

 

 

 

 

Notas Relacionadas