Home   /   Mendoza  /  Tema del día  /   Intendentes radicales te quitan el trabajo y te multan por no trabajar
Intendentes radicales te quitan el trabajo y te multan por no trabajar

Producto del ajuste al que nos ha sometido el gobierno de Macri y Cornejo, uno de los problemas del “paisaje” que pretenden solucionar algunos intendentes es el de los vendedores en la vía pública. Ya que no alcanza para llegar a fin de mes o bien porque ya no hay trabajo.

A menos que seas un CEO con dólares suficientes para ponerlos en la timba como Caputo, Dujovne o funcionarios de Cornejo. Como puede ser el hijo de Marcelino Iglesias (Intendente de Guaymallén), designado Director Ejecutivo de DAABO (Dirección de Administración de Activos de ex Bancos Oficiales), que especula con bonos de deuda pública. Para ver más recomendamos “La doble moral de Cornejo: el nepotismo radical”.

Mientras un puñado de funcionarios (junto a sus socios, amigos y familiares) ganan millones a costa de los fondos públicos, millones de argentinos son víctimas del ajuste. Para colmo, aquellos que buscan rebuscarse unos pesos para llegar a fin de mes son perseguidos por el Estado.

Es así como los municipios de Guaymallén, Godoy Cruz y Capital les labran actas y los multan. En la Argentina de Macri y la Mendoza de Cornejo, el trabajo para el mercado interno solamente puede ser en blanco y precarizado o en negro fuera de la vista pública. Parece una reversión de la “Ley de Vagancia” pero en pleno el siglo XXI.

Durante los tiempos de Rivadavia, el Estado se encargaba de perseguir y encarcelar a todo gaucho que no tuviera una “libreta de conchabo”, un documento emitido por un gran estanciero que lo reconociera como su peón. De esta manera los grandes terratenientes conseguían una enorme cantidad de mano de obra por salarios de absoluta miseria y bajo las peores condiciones posibles para el trabajador.

Poco antes de ello las tierras públicas habían sido puestas como garantía al préstamo de la Baring Brothers, la primera deuda externa de nuestro país. Con esa fortuna no se construyó una sola obra y se pagó 14 veces el monto original.

Hoy cambiamos a Rivadavia por Macri y a la Baring Brothers por el FMI. El nuevo blindaje irá a llenar los bolsillos de los especuladores financieros y el ajuste cae sobre los argentinos. Salarios de miseria y desocupación son la garantía para la mano de obra barata, el único costo que tienen las grandes empresas que transfieren la renta nacional al exterior.

Todo esto al amparo del gobierno y en nuestra provincia Cornejo haría las veces de “juez de paz”. Siendo el encargado de dirigir la fuerza pública propia y de sus esbirros contra los trabajadores que solamente quieren llegar a fin de mes para alimentar a sus familias.

 

Notas Relacionadas