Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Por la defensa de la producción, el trabajo y el salario
Por la defensa de la producción, el trabajo y el salario

El sistema de producción de bienes lleva 17 meses de caída consecutiva al ritmo que se reprimariza y financiariza nuestra economía. De una política de soberanía en el tratamiento de la deuda pública, hemos pasado a tomar 120 mil millones de dólares. Mendoza no está excluida de esto, ya que Cornejo nos ha endeudado en más de 800 millones de dólares. Nos hemos convertido en el país que más se ha endeudado en el último año a nivel mundial y a una velocidad que no se veía desde hace 20 años, con la única finalidad de aceitar el principal mecanismo de transferencia de renta nacional al exterior: la bicicleta financiera.

En un año y medio casi el 10% de los argentinos se encuentra sin empleo, y los que aún lo poseen han visto precarizarse sus condiciones laborales (suspensiones, crecimiento del empleo en negro, ítem aula, etc.). Y además han sufrido un enorme menoscabo en su poder adquisitivo: cayó el 28% del 2016 al 2017 debido al brutal aumento de tarifas y los principales bienes de la canasta básica. Mientras satisfacer las necesidades básicas cuesta 14 mil pesos mensuales, en promedio los argentinos tenemos un salario de 9 mil pesos. La eliminación de pensiones y el cese del plan PROGRESAR recortan aún más los ingresos de miles de argentinos. Cada ciudadano debe hoy 2600 dólares, por el simple hecho de tener a Macri gobernando; es probable que durante los próximos 100 años sigamos debiendo si no ejercemos nuestra soberanía.

Si el valor de lo que producimos quedara en nuestro país, tendríamos recursos para afrontar las principales necesidades de los argentinos. Desde la lista Nueva Conducción del “Frente Somos Mendoza”, defendemos el valor de nuestro trabajo y bregamos por la protección de la producción, el empleo y el salario de los argentinos a través de:

– Promocionar el desarrollo de la industria nacional, generando puestos de trabajo genuinos.-

– Defender la organización de los trabajadores expresada en los gremios para garantizar la discusión en paritarias provinciales y nacionales, enfrentando con firmeza la intervención de los sindicatos.

– Proteger el poder adquisitivo del salario frente al aumento de los principales bienes y servicios básicos que consumimos: luz, gas, agua, transporte, alimentos, vestimenta, etc.

– Defender el salario de los docentes, y la educación pública y gratuita.

– Modificar del sistema tributario nacional haciéndolo progresivo: que paguen más los que más tienen.

– Defender a nuestros jubilados, que durante años aportaron al desarrollo de nuestro país, y hoy son olvidados por un sistema que los excluye.

– Defender el medio ambiente, disminuyendo la excesiva contaminación reflejada en los basurales creados por el desecho de 12 millones de botellas plásticas por día en nuestro país. Éstas pueden reconvertirse en insumos para la construcción de ladrillos de plástico, con el objeto de obtener una vivienda de mejor calidad, económica, al tiempo que ecológica.

Todo ello es posible en la medida en que los argentinos nos involucremos en la discusión de la cosa pública, aprovechando los conocimientos científico-técnicos que nos brindan la Universidad y los institutos de formación profesional, que deben defender de manera integral la calidad de vida de nuestra sociedad. Esto es, poner la técnica al servicio de la realización de los hombres y mujeres de nuestro país.

El grado de justicia de una sociedad, se mide por cuán justa es la retribución del trabajo humano, el cuidado del medio ambiente y la incorporación de las mujeres a la discusión de los asuntos colectivos, frente a la crisis de representatividad política actual, y ello es lo defendemos desde la Lista Nueva Conducción, e invitamos a los mendocinos a hacer propias estas banderas.

Notas Relacionadas