Home   /   Tema del día  /   La enfermedad del dólar como cura para la economía
La enfermedad del dólar como cura para la economía

La crisis económica, política y social resultante de las políticas de desguace del mercado interno a manos de la mercancía extranjera, el direccionamiento de las inversiones de capital hacia la especulación con impacto en el dólar y la inflación, coronada cifra récord en materia de endeudamiento en dólares revive las cábalas de los chicago boys.

La dolarización o la vuelta de la paridad cambiaria, dado que la ley de convertibilidad nunca se derogó, requeriría una enorme cantidad adicional de dólares. Mediante la ley anteriormente mencionada, Cavallo, el hombre que absolvió la deuda de los Macri durante la última dictadura Cívico militar, el precio del peso se sostuvo con una cantidad equivalente en dólares. El origen de estos provino esencialmente de un ciclo de endeudamiento eterno que culminó con el remate de los activos del estado, los depósitos bancarios y más de 40 muertos en represión.

Indudablemente, la ruina previsible de la industria nacional nos devolvería a épocas de las guerras mundiales con la misma cantidad de argentinos y una economía infinitamente reducida, la Argentina para pocos argentinos. (RIN)


Un fantasma verde recorre Argentina

Ante una devaluación cuyo final se desconoce, los términos convertibilidad y dolarización volvieron a inundar las columnas económicas. ¿Qué posibilidad existe de volver a atar nuestra economía a la divisa norteamericana?

Redacción Canal Abierto | Desde que comenzaron “los peores cinco meses” de la vida del presidente Mauricio Macri, esos en los que el dólar no paró de subir y llegó a duplicar su cotización es pesos, la adopción del billete verde como moneda de curso o como ancla para el peso apareció como posibilidad en distintos artículos o entrevistas a economistas vinculados a la ortodoxia.

Pero las luces de alarma se encendieron el miércoles, cuando se difundió una entrevista al director del Consejo Económico Nacional de Estados Unidos, Larry Kudlow, quien manifestó que la Reserva Federal de su país venía trabajando junto a funcionarios de nuestro gobierno en la posibilidad de imponer alguna de estas formas: dolarización o una versión millennial de la convertibilidad.

“Una convertibilidad al estilo Cavallo no se sostiene. De hecho creo que una de las cosas que le ha permitido al Gobierno manejar la presente crisis es, precisamente, no tener una convertibilidad de esa forma. Es lo que le permitió devaluar sin necesidad de sostener el valor de una moneda contra una corrida mientras se cambia la ley, que es lo que le pasó a De La Rúa”, sostiene Eduardo Sartelli, autor de La cajita infeliz, libro que supo anticipar el crack financiero de 2008.

Sin embargo, para el especialista, “la Argentina ya es un país bimonetario”. “No importa lo que diga la ley: en la práctica la Argentina tiene dos monedas. La gente usa el peso como moneda de cuenta, pero usa el dólar como moneda de ahorro, incluso lo usa para los gastos importantes. Pero adoptar el dólar como moneda de curso legal implica que el regulador general de la actividad del trabajo es el dólar”, agrega.

La posibilidad de que los argentinos extingamos a los animalitos y comencemos a convivir con las caras de Washington y Franklin saltó de simple rumor a preocupación recurrente cuando la declaración de Kudlow se sumó a la que ya había emitido Mary O’Grady, una muy informada columnista del Wall Street Journal sobre los manejos de la Casa Blanca en lo que refiere a América Latina. O’Grady publicó el domingo pasado un artículo titulado “Argentina necesita dolarizar”.

También el economista argentino Guillermo Calvo, profesor de la Universidad de Columbia y famoso por haber preanunciado el efecto Tequila, sostuvo en una entrevista al diario La Nación: “La dolarización es algo que hay que pensar seriamente más adelante porque eso nos puede llegar a ayudar a tener una política financiera y monetaria más confiable”. Hoy ratificó sus declaraciones a radio Led.

Ante la escalada en la discusión pública, Hacienda salió a desmentir que se esté analizando dolarizar la economía, pero Alejandro Olmos Gaona, investigador sobre la deuda externa, desconfía: “a veces se desmienten cosas que se están negociando en secreto”.

Olmos Gaona fue asesor del ex presidente ecuatoriano Rafael Correa y con él analizó la posibilidad de sacar a ese país de la dolarización a la que ingresó en el año 2000. “La principal preocupación de Correa era que, cuando en Ecuador funcionaba el sucre, que era la moneda nacional, se producían hiperinflaciones descomunales. Cuando se produce la dolarización por sugerencia de nuestro ex ministro Domingo Cavallo, a partir de ahí se frena en forma abrupta todo el problema inflacionario. Pero cuando Correa hizo estudios de mercado, a cualquier persona que usted le preguntaba sobre cambiar el dólar para volver a una moneda nacional, se espantaba. Porque quedó en el imaginario que una moneda nacional podía volver a esas escaladas hiperinflacionarias”.

Innecesaria aclaración: nuestro país no imprime dólares. Al menos no legales. Tampoco parecieran sobrar, tal como dijo el Presidente en el debate de cara al ballotage de 2015. Si se dolarizara, ¿de dónde saldrían los dólares para pagar los salarios? La obvia respuesta es el comercio exterior. Sin embargo, la actual situación del país no parece ser muy auspiciosa en ese sentido, ya que la enorme mayoría de los dólares que ingresaron fueron financieros y especulativos.

Alejandro López Mieres, investigador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, afirma que la posibilidad de tener stock de dólares “depende de la lógicas de las relaciones con el mundo que tenga el país: una balanza comercial positiva, con una cuenta corriente positiva”. “En definitiva, que entren más dólares de los que salen -explica-. Argentina es un país estructuralmente deficitario en dólares. Hay un tipo de industria que demanda muchos dólares, pero los 50 exportadores más importantes concentran alrededor de 32.000 millones de dólares de control de divisas. El tema es cómo queda la relación de costos internos (salarios, insumos) respecto a los bienes exportables.”

Sobre este punto, Sartelli además apunta que dolarización y libre circulación de capitales no son compatibles.“Si la actividad económica se va a regular automáticamente por los ingresos de dólares se van a tener que tomar algunas medidas. Algún tipo de restricción, control de ingreso de dólares de corto plazo va a tener que haber. Sino toda la economía va a vivir flameando como una bandera”, ratifica.

Un problema de modelos

Toda decisión política o económica define un modelo de país. ¿Cuál es el que se pretende de implementarse una medida como ésta? Sobre este aspecto de la cuestión, López Mieres plantea: “cuando se dice que Argentina es el supermercado del mundo en términos de primarización de la economía es que se va a bajar el nivel de industrialización para aumentar el nivel de primarización, ya sea por granos, minería o energía”.

“Una convertibilidad o una dolarización, que sería el punto más drástico de un modelo de estas características, es bastante consistente con lo que el gobierno proyecta de país y con su plan desindustrialización que dadas las políticas llevadas adelante en estos dos años y medio están a la vista”, resume.

Por su parte, Sartelli confirma que el problema de Argentina “es de capacidad productiva”. “Seguimos siendo un país agropecuario, no industrial. La industria sólo sobrevive dependiendo de la producción agraria, esa es la madre del asunto. Si no tenés capacidad productiva, no vendés; si no vendés, no tenés plata; si no tenés plata, no podés comprar y sos más pobre. El problema central es la incapacidad de la clase empresaria argentina para expandir la capacidad productiva del país. Argentina es un país de inmigrantes, de pioneros. Un país que soñó con innovadores, gente dinámica y capaz. Soñó con Bill Gates y Steve Jobs y se despertó con Lázaro Báez, Cristóbal López y Angelo Calcaterra“, detalla.

Esa explicación es una de las posibles sobre el porqué de la instalación de este discurso en la escena pública a través de interlocutores locales y extranjeros: una suerte de tanteo de la opinión pública y la respuesta social a una medida de máxima que llevaría el modelo a su extremo y consumación.

“La moneda es un símbolo de la soberanía nacional. Cuando un país recurre a una moneda extranjera, inevitablemente está condicionado a todos los vaivenes de esa moneda, a los problemas que pueda generar -agrega Olmos Gaona-. Al no tener dólares y necesitar que los mande la Reserva Federal, estaríamos atados a una seria de circunstancias extremadamente problemáticas. Sabemos que la Argentina es un país imprevisible, yo creo que el Gobierno no se va a animar a una dolarización, pero puede ser que se esté anilizando”.

Firmar el parte de defunción a una moneda no es cosa corriente y dista mucho de hacerlo con un DNU. Para que un sistema como el propuesto por los analistas internacionales se haga realidad, la medida tiene que pasar por el Congreso y allí el oficialismo no tiene mayoría automática en ninguna de las cámaras. Sin embargo, eso no ha impedido que sacara leyes conflictivas en el pasado y más antipopulares que ésta.
(Canal Abierto)

Etiquetas

Notas Relacionadas