Home   /   País  /   La especulación sobre el caso Maldonado
La especulación sobre el caso Maldonado

Hace unos días Carrió declaró que Maldonado podía estar en Chile y cuando apareció su cuerpo lo comparó con Walt Disney. Mientras el gobierno callaba, hablaban los medios para distraer del foco la responsabilidad de quienes ordenaron la represión. Al conocerse los primeros resultados de la autopsia, el gobierno ya comienza a desligarse de su responsabilidad.

Incluso de probarse la hipótesis del ahogamiento, una persona que no sabe nadar, no se dispone a cruzar un río sino estuviera en grave peligro. El gobierno ya comienza a deslizar la hipótesis de un simple accidente, que sería para ellos el mejor de los casos. Imaginemos que en medio de una protesta en una gran urbe, las fuerzas de seguridad reprimen y persiguen a manifestantes a tiros, de manera tal que se ven obligados a cruzar una autopista transitada y como resultado, un persona muere atropellada.

Si esto sucediera, está claro que este gobierno se lavaría las manos de la situación que provocó. Mientras tanto, los medios publican fragmentos de información y testimonios dudosos que beneficien al gobierno, mostrando encapuchados que realizan pintadas y tiran piedras.

El cinismo del gobierno y los medios, no es casualidad. Si están dispuestos a endeudar al país por 100 años o destruir miles de empleos, algo que genera miseria y pobreza para cientos de miles en el presente y futuro, pocos escrúpulos manifestarán en los medios para asegurar sus objetivos. La represión sobre la protesta social se hace necesaria evitar todo cuestionamiento al status quo impuesto. No interesa que aquellos que se opongan sean obreros de Pepsico, maestros del aula itinerante o indigenistas en tierras de Benetton.

La campaña de Cambiemos se basó en denuncias de corrupción y entrevistas a Vidal, que inundaron los medios mientras se destruye la producción argentina y se anuncia un nuevo tarifazo. Todo aquello que no se acomoda al plan de gobierno, es ignorado, relativizado y desprestigiado, si es que no puede ser ocultado. Nada sorprende de un gobierno que se sostiene junto a un enorme blindaje mediático, donde su ministro de trabajo impulsa el desempleo y la precarización o su ministerio de producción favorece la especulación.

Notas Relacionadas