Home   /   Editorial  /   La función social de la divisa
La función social de la divisa

El dólar en Argentina debería cumplir la función social de proveer de bienes y servicios que no se producen en el país, cumpliendo una función de intercambio internacional para abastecer las necesidades de los argentinos y desarrollar el interés nacional en la ciencia, la tecnología y los distintos aspectos de la salud.

Sin embargo, el superávit de la cuenta capital del balance de pagos que ascendió a más de u$s70.000 millones, gracias al endeudamiento, fue utilizado, haciendo un somero pantallazo según los datos macro, de la siguiente manera, poco más de u$s20.000 millones fueron a engrosar las reservas internacionales del Banco Central, otros u$s20.000 millones tuvieron como destino financiar el déficit de la cuenta corriente. Y el resto, a los bolsillos de los ahorristas. O sea, más de u$s30.000 millones satisficieron la demanda por atesoramiento del público.

Otra comparación muestra que entre la compra de autos importados y el dólar requerido para turismo, prácticamente representan la misma cuantía en que subieron las reservas del BCRA. Por lo tanto, el endeudamiento del país entero, que pagan todos los argentinos con los impuestos, solo sirve para que algunos compren un auto importado en detrimento de la producción nacional, y otros pocos se vayan de vacaciones al exterior sin el debido fomento del turismo interno. Por lo tanto no se cumple con la función de desarrollar alguna tecnología, inversión productiva o financiamiento de alguna actividad que beneficie a la población.

La función social de la divisa es que esta no sea manejada por el interés privado, sino para el interés público, controlada por el Estado evitando la especulación, tan común en estos días con el llamado carry-trade, y evitando además todos los usos que no sirvan al conjunto de los argentinos como por ejemplo la remisión de utilidades de las empresas extranjeras a sus casas matrices en el país de origen, por lo tanto el dólar al ser una mercancía más puede ser regulado por el Estado o por los monopolios en su beneficio particular. (información Ámbito.com)

Notas Relacionadas