Home   /   País  /  Politica  /  Tema del día  /   Los formadores de precios en la Argentina
Los formadores de precios en la Argentina

Para comenzar a hablar de inflación en nuestro país es propicio comenzar por quienes provocan el aumento generalizado de precios, es decir, quiénes son los formadores precios en la Argentina.

Las góndolas de seis grandes cadenas de distribución (Carrefour, Cencosud, Coto, La Anónima, Nexus Partners, Walmart y Casino), de las cuales cuatro pertenecen a capitales extranjeros, concentran 89% de las ventas de productos alimentaros en Argentina, según cifras oficiales difundidas por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

A nivel mundial, Argentina tiene uno de los sistemas de distribución de alimentos más concentrados, lo que perjudica por igual tanto a las familias como a los productores. De hecho, la diferencia de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor por los alimentos agropecuarios alcanzó en enero un valor promedio de 4,44 veces, indicó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Lo que indica una tajada muy grande para los intermediarios. Teniendo en cuenta la condición de oligopolio de la distribución de los supermercados en el territorio nacional, podemos apuntarlos certeramente como los formadores de precios.

Ahora bien, ¿por qué Cambiemos no se hace nada al respecto? Si bien la existencia de los formadores de precios no es reciente, de hecho, supimos cuestionarle lo mismo al gobierno anterior que implemento el programa de “precios cuidados”, que si bien ayudó no fue suficiente para abordar la inflación estructural de nuestro país; la alianza gobernante tiende a ignorar (a propósito) estos datos y hacer referencia a la lucha contra el incremento de la inflación a partir de bajar el gasto público, por esto de que en nuestro país se emite mucha moneda.

Este tipo de análisis, difundido ampliamente por el macrismo, no hace más que apuntar a enfriar la economía a partir de políticas de ajuste tales como: techo a los aumentos salariales (paritarias debajo del 15%), apertura de las importaciones que compiten con la producción local generando cierre de fábricas y con ello desempleo y muchas más que lo único que provocan es una mayor pérdida de capacidad adquisitiva de los trabajadores mientras empresarios locales amigos y extranjeros también, disfrutan del carnaval macrista.

 

(Con información del Ámbito y Página 12)

Etiquetas

Notas Relacionadas