Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Los Jubilados le pagan a Lagarde: Macri prepara el helicóptero
Los Jubilados le pagan a Lagarde: Macri prepara el helicóptero

Cuando el endeudamiento determinó la “venta” de los fondos de los jubilados a las AFJP, los aportes de los pocos trabajadores que iban quedando y las jubilaciones, eran puestos al servicio de la timba financiera. La recuperación de esos fondos a manos del Estado, permitieron incrementar los fondos producto de una política de inversión que devino en actualizaciones dobles por año, mejores a la inflación. En diciembre pasado, Macri recortó en 100.000 millones de pesos las jubilaciones. Punto de inflexión de la política macrista. Hoy, producto de la devaluación, ANSES perdió el 21% de sus ahorros.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES tiene inversiones en pesos. Entre enero y julio de este año aumentó un 15% producto de esas inversiones. Pero la inflación fue del 19,6% en el mismo período. Si ese fondo se mide en dólares, esa diferencia asciende al 21%, habiendo perdido unos 13.475 millones de dólares. Una suma similar, “perdió” el Banco Central hace unos meses en plenas “corridas cambiarias”, eufemismo de transferencia de renta al exterior.

Según el informe oficial, el 60% de la cartera está invertido en pesos y el resto en moneda extranjera. Si se desagrega por instrumentos, el 51% de los títulos públicos están colocados en pesos y 49% en moneda extranjera. Así las inversiones en dólares ayudaron a “minimizar” las pérdidas en moneda nacional. De esas inversiones, varias pertenecen a empresas prestadoras de servicios públicos, que han compensado todo con los tarifazos. Esto significa el doble pago que hacen los jubilados: con “inversión” de la que nunca ven un solo dividendo y préstamos en los bancos para pagar la luz, el agua y el gas (donde están las acciones del FGS).

El destino del FGS fue incluido en el acuerdo con el FMI de junio pasado. El gobierno nacional se “comprometió” a “amortizar”, esto es VENDER activos del FGS para “ayudar a financiar el pago de jubilaciones y pensiones, incluyendo aquellas en la ley de Reparación Histórica”.

Con el desplome del precio de las acciones, bonos y otras inversiones en fondos de inversión, esa venta implicaría cuantiosas pérdidas para los jubilados, pero un gran negocio para el “comprador”.

Los jubilados se quedaron sin los medicamentos del PAMI, comen hígado dos veces por semana porque no pueden comprar carne, comen arroz con un huevo y pintan las zapatillas viejas para “renovarlas”. Lagarde cuenta la “ayuda social” en dólares. Los jubilados en pesos, en préstamos para pagar los remedios y las tarifas.

Cuando la Bullrich recortó las jubilaciones en el gobierno de De La Rúa, meses después se iban en helicóptero. Hoy, no recorta, reprime a quienes han sufrido el ajuste. Hay aroma a 2001…

Notas Relacionadas