Home   /   Mendoza  /  Editorial  /   Macri remata tierras en el Valle de Uco
Macri remata tierras en el Valle de Uco

¡Privatícese! ¡No se diga más!” Esa sería la síntesis del felino vendepatria que preside los destinos de nuestras tierras. Muy buena predisposición del presidente off-shore para los intereses concentrados; ¡si son extranjeros, mucho mejor! A la vista gorda frente a la concentración de tierras que se viene acrecentando desde hace años, a la modificación a la ley de tierras de 2011 (fácilmente podría marchar preso por traición a la Patria), ahora se le suma el remate de tierras en el Valle de Uco, aquí en Mendoza. Tierras del Ejército que se destinarán a restaurantes, bodegas y turismo para “atraer inversiones extranjeras”. ¡Cuánto cinismo!

Las tierras de la Remonta, Campo Los Andes, en el Departamento de Tunuyán, Mendoza, se ponen a la venta por órdenes de Macri. Tierras del Ejército (más de 7.000 hectáreas) destinadas al arrendamiento para la explotación ganadera o de cultivos por parte de arrendatarios locales, a la explotación por parte del Ejército (caballos, mulas etc.), y otra parte con bosque nativo, se rematan en aras de la “lluvia de inversiones”.

Concentración monopólica en manos extranjeras y problemas aluvionales para empezar a conversar. El ministro de Economía de Cornejo (Enrique Vaquié) anunció la medida con babero y rodilleras nuevos en el foro de inversiones vendimial. El objetivo es el “desarrollo de procesos de inversión privada en viñedos, bodegas, restaurantes, hoteles y estructuras asociadas” dijo el radical vendepatria Pro extranjerizante.

Vaquié pretende además que la provincia financie el aumento de la capacidad de riego de las tierras para que los nuevos dueños tengan “seguridad jurídica”.

Desde el gobierno nacional sostienen que la medida se funda en la necesidad de generar condiciones óptimas para los inversores y así generar fuentes de trabajo. Eufemismos y cinismo en cantidades industriales. Estos vendepatria no pueden evitar mostrar lo que son. Unos verdaderos “san a papich” (lo escribimos en el idioma que ellos entienden).

Además de grandes firmas bodegueras (extranjeras por supuesto), se suma a la lista de interesados por las ricas tierras de la Remonta un tal Calcaterra, primo de Macri y adjudicatario de millonarios negocios en la obra pública durante el eficaz gobierno del presidente y recientemente en bancos en la Islas Caimán.

Como corresponde, la apoyatura gubernamental de la CEOcracia vendepatria está a disposición de los grandes negocios. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaille, es uno de los padrinos de la venta. Los Buryaille son parte de una familia formoseña que hizo negocios con la “venta forzosa” de tierras durante la última dictadura cívico militar. De hacer negocios, el ministro sabe.

Buryaille, de gran amistad con el (ex) Ministro de Economía de Cornejo, Vaquié, pretende realizar una “licitación internacional”. Esto es, una “subasta” al mejor postor. El valor de las tierras rondaría los cincuenta mil dólares por hectárea (U$S 50.000), ¡una ganga bah! Para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero. Y dicen los radicales que quieren impulsar la agricultura familiar con esta venta. ¿Es demasiado ah? O lo dijo Macri…no hay tanta relevancia…son lo mismo.

Cornejo agregó hace unos días que la “operación” podría incluir la “Estancia El Yaucha”, con tierras colindantes a la reserva de la Laguna del Diamante. No escatiman a la hora del entreguismo.

Hay cuatrocientas cincuenta familias en la zona. Producen unos 35 millones de kilos de hortalizas, y un millón y medio de plantas de frutales de vivero”, según algunas fuentes.

Es interesante aquí, detenernos en la ley de tierras sancionada en el 2011 y modificada sustancialmente por decreto por Macri a meses de asumir. Originariamente, la ley de tierras ponía límites a la adquisición de tierras argentinas por parte de titulares extranjeros (hasta un 15%). Una medida muy interesante que pretendía evitar la extranjerización de nuestro suelo, algo que venía in crecendo (Turner cuenta con 70.000 hectáreas en la Patagonia, y es el presidente de la Fundación que lleva su nombre y que financia a Greenpeace y, al mismo tiempo, dueño de uno de los multimedios que han ofertado para quedarse con la transmisión del fútbol argentino).

Pero Macri la modificó. Eliminó esas restricciones porque asustaba a los inversores. Así, ya no hay límites para la extranjerización de nuestras tierras (en la actualidad hay más de 16 millones de hectáreas en manos de extranjeros).

El remate al mejor postor de las tierras de la Remonta, va en la misma línea. El Ejército, que utiliza estas tierras para autoabastecerse a nivel nacional de alimentos, caballos y mulas (tal vez de las de mejores calidades del país), ahora corre el peligro de transformarse en un intermediario turístico. Esa es la visión de quienes conducen el Estado. Que nadie se meta. Hagamos negocios. Hay unas tierras en el Valle de Uco. Que se vendan rápido.

Etiquetas

Notas Relacionadas