Home   /   País  /  Politica  /   Macri y su nuevo verso sobre el trabajo de la mujer
Macri y su nuevo verso sobre el trabajo de la mujer


El pasado 8 de Marzo el presidente anunció su compromiso para avanzar en la “igualdad de género y de oportunidades entre las mujeres y los hombres” y adelantó su intención de proponer una iniciativa en materia de equidad para “lograr el salario igualitario”.  Sin embargo,  el macrismo no pone la mano en el fuego ni por sus propias ideas, ya que el proyecto que envía proyectos no garantiza el debido cumplimiento de la ley una vez aprobada.

El proyecto propone que el trabajador “cualquiera sea su género gozará de 15 días corridos por nacimiento o adopción de hijo, y ésta podrá extenderse por 10 días más en caso de nacimiento o adopción múltiple”, al mismo tiempo establece que “estos plazos aplicarán tanto para el trabajador como para la trabajadora que no haya gestado al hijo”. Se amplía también  la licencia por fallecimiento de hijo de tres a 10 días corridos y se incorporan licencias por “someterse a técnicas y procedimientos de reproducción médicamente asistida” (cinco días corridos por año) y por violencia de género (10 días corridos por año), entre otras.

Además establece que “los trabajadores cualquiera sea su género tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera dentro de la empresa”.

Agrega que “los contratos individuales, las convenciones colectivas de trabajo y las reglamentaciones autorizadas no podrán establecer ningún tipo de discriminación en el empleo, fundada en el género o en el estado civil de quienes trabajan”.

Pero este proyecto, que se titula  “Igualdad Salarial Estricta”,  dispone como única instancia de control sobre el cumplimiento de la paridad salarial que “los empleadores, a nivel individual o a través de las entidades representativas de su actividad” elaboren un “código de conducta” sobre las decisiones adoptadas “para garantizar el respeto a la igualdad de género en el interior de la empresa”, que deberán enviar al Ministerio de Trabajo “para su conocimiento”.  Es decir: el Estado es ajeno al cumplimiento de la norma que, en caso de ser aprobado, podría ser de gran utilidad para las trabajadoras argentinas.

Las bonituras pour la galerie del macrismo se agotan antes de la primera marcha. Pretender la sanción de una ley en beneficio de los trabajadores es, en principio, llamativo de este gobierno, que nos tiene acostumbrados únicamente al ajuste, tarifazos y paritarias por debajo de la inflación.

Segundo: el proyecto de ley que busca aprobarse es una muestra de las modificaciones en la legislación laboral que busca imponer el macrismo. El Estado no actúa como “garante” del cumplimiento de las obligaciones del empleador frente a los derechos de sus trabajadores, ni menos aún, interviene en beneficio de estos al existir una relación de evidente desigualdad.

El nuevo modo responde a los intereses de los sectores más concentrados de la economía que, en la búsqueda de mayores ganancias, encuentra en este gobierno a un aliado que apaña la decisión de disminuir el “costo laboral”. El Estado solo fija algunos “objetivos a cumplir” pero no impone sanciones a quienes no lo hagan. Según Triaca y su equipo, trabajador y empleador están en las mismas condiciones, existe equilibrio y ambos pueden negociar en condiciones de igualdad.

El proyecto que se envió no fue más que una excusa con la que pretende no quedar aislado de la discusión sobre la situación de la mujer, poco favorable en tiempos de Macri.

Etiquetas

Notas Relacionadas