Home   /   País  /  Politica  /  Tema del día  /   Medidas políticas que generan hambre, inseguridad y violencia
Medidas políticas que generan hambre, inseguridad y violencia

Martín Surpin, director de la consultora Imagen y Gestión Política (CIGP), aseguró que la inseguridad es hoy “el principal problema que preocupa a los argentinos”, seguidos por el desempleo y la corrupción.

Detengámonos en los dos primeros tema, inseguridad y desempleo. ¿Acaso no están relacionadas?

Resulta que sí. Porque en la medida que las condiciones de vida empeoran en un país, hay aumento de la sensación de inseguridad al mismo tiempo que incrementan los asaltos. Como manifiesta CIGP, “el 44% de los encuestados vivió algún caso de inseguridad y el 84% conoce a alguien que lo sufrió”.  Pero que lleva al argentino de un momento a otro salir a la calle a agredir, robar o hurtar a otro compatriota.

Como adelantábamos, las condiciones de vida de los argentinos se ha visto en el último año y medio de gobierno macrista, perjudicada. Los aumentos de servicios, los despidos, la flexibilización laboral entre otras tantas medidas hoy defendidas por el gobierno del felino presidente son generadoras en últimas instancias de la necesidad de que más personas salgan a robar para conseguir el sustento familiar que antes conseguía por la vía del trabajo. Pero al mismo tiempo, el empeoramiento de las condiciones de educación,  salud y vida en generar, provocado deliberadamente a partir de la preferencia de la ceocracia de presupuestar más partidas para el pago de la deuda, generada mayormente por ellos, que para los derechos humanos básicos, vida, educación, salud y trabajo.

Esto nos permite ver la punta del ovillo. No es una cuestión de que los argentinos somos malos, ladrones etc. Es que hay proyectos políticos concretos que nos llevan a ello. Sin dejar de mencionar como el malestar subjetivo de cada individuo ante verse vulnerado a tamaña magnitud repercute en las relaciones familiares que tiende a desquebrajarse con claros usos de violencia. Porque tampoco es casual que en los últimos mese los índices de maltrato a mujeres, niños/as y adolescentes aumenten teniendo en cuenta que son los últimos eslabones de la cadena social.

En conclusión, la inseguridad en las calles y la violencia intrafamiliar no son problemas de un porcentaje de perversos, locos o mala gente a la cual hay que meter presa y resuelto el asunto. Está íntimamente relacionado a  las medidas políticas que los gobiernos ejecutan. Macri en última instancia tras la defensa de sus intereses y la de su grutesco de CEOS, no sólo son corruptos que roban, promueve hambre, inseguridad y violencia. (RIN)

Etiquetas

Notas Relacionadas