Home   /   Editorial  /  Los Vendepatria  /   Sarquís: de Monsanto al Ministerio de Agroindustria
Sarquís: de Monsanto al Ministerio de Agroindustria

La alimentación de los argentinos, al igual que otros aspectos centrales de su vida, son regidos por sectores concentrados y extranjerizados de la economía. Incluso, pasando por alto el envenenamiento(1) de la población por productos genéticamente alterados. Tampoco el productor del campo argentino elige libremente su producción. La decisión de qué, cómo y cuánto debe comer un argentino es tomada por unos pocos. Por supuesto, los vendepatrias del gobierno de Mauricio Macri son los principales responsables y beneficiarios de ello… a costa de nuestras vidas.

 

En pocas manos… y extranjeras

En la cadena de elaboración de agroalimentos, un eslabón clave y básico es el de las semillas. Tan solo cinco empresas las producen y concentran además su comercialización y la elaboración de los agroquímicos para su “cuidado”.

La genética de las semillas tiene unos pocos dueños, los obtentores, es decir los propietarios de los derechos intelectuales de las semillas genéticamente modificadas: Monsanto (EE.UU.); Dupont (EE.UU.); Bayer (Alemania); Syngenta Agro (Suiza) y Cargill Down (EE.UU.). Como podrá apreciar el lector además de enumerar a las corporaciones, indicamos el origen de cada una de ellas y ¡ninguna es argentina! Y el vendepatria que las representa es Leonardo Sarquís, el ministro de Monsanto.

 

El Ingeniero es ¡un portento de vendepatria!

Sarquís, cuenta con un extenso curriculum de servicios a compañías transnacionales, si bien Monsanto es la principal y más conocida (gerente de ventas, comercial y general en distintos periodos), también el ministro indica en su perfil de LinkedIn(2) que trabajó como gerente comercial para la compañía Danone (Aguas Danone junto a Nestlé y Coca Cola, las tres corporaciones extranjeras, concentran el 70% del mercado de aguas minerales en el país). Y por si fuera poco, en la trayectoria profesional de este empleado del capital extranjero concentrado, enumera en su CV, que fue también gerente comercial de la privatizada YPF Repsol (la histórica empresa energética nacional, fue vaciada por la multinacional Repsol, hasta su reestatización en 2012 en el gobierno de CFK).

Monsanto impulsa la designación de este “cuadro técnico” del capital extranjero formado para el beneficio de las principales empresas que ostentan la concentración y dominio de sectores claves de la industria argentina. Mariú Vidal, acepta sin objeciones, el gobierno es conducido por la ceocracia.

Sarquís y Vidal en La Rural

Sarquís y Vidal en La Rural

El Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, es sin dudas, un área esencial para ejercer el control de los negocios de Monsanto y las demás compañías antes mencionadas. Es estratégica la principal provincia productora de alimentos, aquella que históricamente ha sido disputada para usufructo de las mayorías en las provincias argentinas o para unos pocos de la oligarquía terrateniente (que hoy conforma la rosca aliada a las corporaciones extranjeras).

El vendepatria que presentamos en esta ocasión, es un elemento clave para que la principal compañía productora de semillas, pueda sostener las astronómicas ganancias que da la generación de los alimentos para los argentinos. Por supuesto que para mantener el sistema que genera tal valor, son varios los eslabones de la cadena productiva que deben estar unidos:

– Producción primaria

– Acopio

– Insumos para la producción

– Industrialización de las oleaginosas

– Comercialización de las oleaginosas

La mayoría de las “grandes empresas industrializadoras y comercializadoras de oleaginosas como Aceitera General Deheza, Bunge, Molinos Río de la Plata, Dreyfus, Oleaginosa Moreno ‘Glencore’ también son propietarias o están integradas con otras vinculadas a actividades… como la producción de semillas y de agroquímicos y fertilizantes.”(3)

Las grandes empresas que indicamos, poseen la mayoría de las plantas de almacenamiento de granos como soja, girasol, maíz, trigo; también terminales portuarias e incluso como es el caso de AGD – Grupo Urquía tiene la concesión por 30 años de la línea de ferrocarril Nueva Central Argentina (4757 km de vía férrea que unen Noroeste, Centro, Litoral y Buenos Aires). Monsanto no sólo es dueña de las semillas, sino que también se encuentra asociada y participa en la comercialización de la producción de AGD. Sus ganancias provienen de muchos frentes.

También los agroquímicos son producidos por unas pocas empresas: Johnson y Johnson (EE.UU., ¡Sarquís también fue CEO de esta Pyme!); Profertil (Canadá – Argentina); Syngenta Agro (Suiza); Atanor (EE.UU.); Bunge (Brasil) y por supuesto no falta Monsanto (produce los fitosanitarios que se necesitan de insumo).

Como habrá podido leer en estos párrafos, son unas pocas compañías extranjeras, quienes han decidido cómo debe ser la alimentación de los argentinos basándose en su necesidad de generación de altísimas rentas. Pero también han establecido férreas bases de mantenimiento de un modelo económico basado en una producción primarizada, con escaso valor agregado y concentrada hasta el punto de ser las mismas dueñas de las semillas y de las terminales portuarias.

A partir de la asunción de Mauricio Macri en diciembre de este año, los vendepatria que ejercían cargos gerenciales en las principales compañías mencionadas, asumieron el control de los ministerios, y esto les ha facilitado la tarea. Conocerlos y explicarlos a todos y cada uno de ellos, es básico para formar la cultura política que propicie las conductas y acciones para que de una vez por todas podamos enfrentarlos./


 

Referencias

(1) “Argentina: el país que Monsanto está envenenado”- www.estelaquimica.com.ar

(2) Perfil Profesional de Leonardo J. Sarquís; www.linkedin.com/in/leonardo-j-sarqus

(3) “Macri: el gobierno de las corporaciones”- Hallilburton y Villalba – Instituto de Estudios Políticos Rodolfo Puiggros

Los Vendepatria_portada_TW-01

Etiquetas

D.I. Guadalupe Delgado
Diseñadora. Docente
Notas Relacionadas