Home   /   Tema del día  /   No son sus errores, son sus políticas
No son sus errores, son sus políticas

 

Frente a algunos de los mayores escándalos de los últimos años (como el acuerdo del Correo y la baja de las jubilaciones) Macri los calificó de errores técnicos. Por distintos medios elogian la supuesta “honestidad” del gobierno, mientras son cómplices de uno de los mayores saqueos de la historia nacional. La marcha atrás sobre algunas medidas, no es un viraje de las políticas del gobierno, son intentos que han caído demasiado mal a los argentinos. Pero esto no significa que termine la CEOcracia, sino que encontrará otras formas de lograr sus objetivos.

Robarle miles de millones al Estado no es un error técnico, es una medida para sus intereses personales. Recortarle a los jubilados, así sean centavos, es marcar que prefiere beneficiar a los millonarios exportadores de granos antes que a los trabajadores que formaron el país. Si hay algo que no ha adolecido el gobierno es de lentitud o inacción.

Es más, ha realizado en muy poco tiempo, uno de los ajustes mas brutales y lo han hecho con precisión. Tarifazo, apertura de importaciones, eliminación de retenciones, ajuste al salario, aumento sideral de la deuda externa, entre otros. El interés central es garantizar los intereses de los bancos y las grandes empresas monopólicas. Todas  las medidas mencionadas, incluso las que anuncian que revertirán, van en contra del bolsillo de los argentinos y favorecen a los grandes capitales que se llevan la renta nacional al exterior. Se avanza y se prueba hasta que punto se tolera el expolio, en ciertos asuntos.

El paso atrás del gobierno, anuncia a futuro dos pasos hacia adelante en medidas contra el pueblo argentino. El mismo gabinete conoce de esta jugada, en especial los ministros de La Alianza, podemos ver el cambio de gabinete o el retroceso de medidas que no pueden ser llevadas a cabo en cierto momento. La salida de López Murphy y su plan de ajuste por ejemplo, llevaron a la entrada de Cavallo y a un ajuste aún más brutal.

En verdad, aquellos que marcan el rumbo del gobierno vieron a Prat Gay demasiado blando y la baja de las jubilaciones demasiado tímida. Habrán de salir del paso jugando de republicanos, mientras exista una cobertura mediática. Pero esto no significa que el ajuste termine, porque mientras estallan los escándalos se modifican las ART y continúa la bicicleta financiera.

Eso en cuanto al trasfondo, ahora bien pocas veces hemos visto tanto cinismo. En el día de ayer, Macri se reía en la cara de los argentinos mientras calificaba de errores técnicos o de comunicación a algunas medidas. Una condonación de deuda de miles de millones de pesos y un ajuste sobre las jubilaciones, no pasa sin la aprobación clara del gobernante. Hay dos opciones, el que funge de presidente es parte y promotor de estas medidas o aquellos que toman las verdaderas decisiones son otros. En la presentación cargada de delirio, el bruto de la Capital admitió (nuevamente) sus faltas.

Macri anuncia que está por llegar la felicidad de los argentinos, eso es cierto. Pero va a llegar cuando el pueblo  pueda echar de la Casa Rosada a la corte de vendepatrias que la ocupa. Mientras Mauricio sigue delirando, los argentinos comienzan a organizarse. La historia marca que cuando sucede esto, cosas interesantes suceden en nuestro país.

 

Etiquetas

Notas Relacionadas