Home   /   País  /   “No pasa nada, tranquilos”
“No pasa nada, tranquilos”

Mientras el dólar supera los $30 y se agudiza la crisis económica, al macrismo sólo le queda reir.

Desde el día de ayer ningún negocio financiero en el país gana menos del 45% anual. La tasa impuesta por el BCRA a manos de Caputo busca evitar que los pocos capitales internacionales que le prestan huyan a los EEUU. Por más tranquilidad que pida Macri, la crisis general producto de la caída del consumo y el déficit estatal es imparable.

Los grandes capitales financieros lo saben, en menos de 72 horas los seguros para el cese de pagos a la deuda argentina han aumentado un 35%. Los denominados Credit Default Swaps le ponen otro número a la tan nombrada “confianza de los mercados”. Muchos especuladores ya no están comprando deuda pública, sino que compran seguros ante el estallido de la burbuja.

La crisis de la deuda no es exclusiva de nuestro país. A partir del inicio de la crisis mundial, la especualación financiera sobre los títulos públicos es un problema global. Estamos hablando de un problema de 164 billones de dólares o el 225% del PBI mundial.

Vale decir que el mundo podría producir el doble de bienes y servicios en un año y aún así no alcanzaría para pagar sus deudas con el sistema financiero. Por dar unos ejemplos, la deuda de Japón supera en un 200% su PBI, en Grecia representa el 185%, en Italia más del 156% y en Brasil el 83%.

En nuestro país: “El monto del endeudamiento público, U$S 348.990 millones, equivaldrá a diciembre de este año, al 82,2% de su PBI.”(1)

Esas deudas tarde o temprano se terminan pagando. Con un gobierno ligado directamente a los intereses de las financieras, estas deudas son pagadas con ajuste.

En el día de hoy se conoció uno más. Uno estimado en $ 65.0000 millones entre 2018 y 2019. Por un lado con recursos que iban a las provincias y los municipios  por medio del Fondo Federal Solidario ya no ayudarán a las arcas locales (unos $ 8.500 millones en 2018 y de $ 26.500 millones de pesos en 2019). Sumado a la reducción en un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación ($ 5.000 millones en 2018 y $ 29.000 millones en 2019). Y otro resto con el freno a la baja de las retenciones.

Estas medidas exponen dos decisiones. La primera el gobierno está decidido a continuar con la nacionalización del ajuste, quitando recursos a las provincias y obligándolas a reducir gastos (Pacto Fiscal). Lo que los lleva a deducir que en los próximos meses se agudizará el conflicto salarial, en especial con los trabajadores del estado.

La segunda decisión, es un mayor distanciamiento del macrismo con los monopolios exportadores. Con el dólar por las nubes, el gobierno resigna una promesa con este sector y a futuro puede amenazarse el quiebre definitivo de la alianza.

Nadie está tranquilo en el país. Los especuladores miden el pulso del gobierno y se preparan para escapar dejando una deuda récord. Varios funcionarios de Cambiemos comienzan a planificar la vuelta a sus empresas o el retiro a un paraíso fiscal. El resto del país, los argentinos, nos preguntamos en que momento estallará todo.

 

Fuentes:

Ámbito, Iprofesional, Página 12, El Cronista, El País

Imagen: Kontrainfo

(1) INFORME. Macri nos condena: la deuda equivaldrá al 82% del PBI

INFORME. Macri nos condena: la deuda equivaldrá al 82% del PBI

Notas Relacionadas