Home   /   Universidad  /  La Pelopincho del gordo Waltér  /   Nueva carta de la Abuela Pocha: «¡Creo Mauricio que el que «cayó» fue usted, y no precisamente en la educación pública!
Nueva carta de la Abuela Pocha: «¡Creo Mauricio que el que «cayó» fue usted, y no precisamente en la educación pública!

Mauricio:

¿Sabe de dónde vengo? De dejar a “la Lucianita” (mi nieta) en la escuela. Que dicho sea de paso, es una escuela pública.

Luego de haber recibido mis anteriores cartas, en donde usted ha podido contemplar (quizás) un trato casi familiar, se preguntará por qué comienzo mis líneas con tanta frialdad. Pues en verdad, estoy indignada: yo, mis hijos, y mis nietos hemos asistido a la educación pública, no “caímos en ella”. ¡Para nosotros no significa ninguna desgracia! Luego de sus “desafortunados” pero esclarecedores comentarios veo que para el Presidente que yo voté, la educación pública es un “granito en el traste” que hay que eliminar urgente.

¿Usted Mauricio?, ¿Usted habla de los malos resultados que arrojó la Prueba Aprender? Voy a ayudarlo a que hagamos un repaso sobre su historial (¡Tengo derecho de hacerlo!, dado que desde que decidí votar la “promesa de Cambio” lo sigo intensamente): lee discursos, y los lee muy mal; repite páginas; se come letras; cambia sílabas; no supo contestar qué ocurrió el 25 de mayo en nuestro país; y cuando le preguntaron por el virrey Cisneros usted no sabía si le hablaban de un jugador de fútbol o del portero de un edificio. Continuemos: su oratoria tiene un poco más de nivel que la de un “teletubbie”; desconoce cuánto cobra un jubilado en el país que usted preside; confunde fechas patrias; y le puso José a Jorge Luis Borges.¡Creo Mauricio que el que “cayó” fue usted, y no precisamente en la educación pública!

No se olvide Presidente, que tengo más años que calzones (los falsos $9000 que usted dice que los abuelos cobramos no me alcanzan ni para comprar lana), por lo tanto, aunque la memoria me juegue malas pasadas recuerdo a muchos personajes que, ahora entiendo, “son de su escuela”: ¿recuerda aquellos años cuando nos gobernaba “la foca”? Usted tiene mucho de él, aunque sin bastones largos (por el momento).

Estoy indignada Mauricio (¡Re caliente! diría el Jorge), pero mis quejas no son sólo para usted: sí, para alguien que lo acompaña desde siempre: mi nieto y la Franja Amarilla. ¡Tenía una venda yo con ese chico! ¡Qué pelotudo resultó! El otro día llegó a casa, apurado, y me pidió que le lavara la remera, en ella se leía: EDUCACIÓN PÚBLICA SIEMPRE. Cuando la ví me emocioné y (como no podía ser de otra manera) recordé sus dichos Sr. Macri. Al instante me cuestioné ¿cómo puede ser que mi nieto y sus amigos sigan sosteniéndolo a usted y a sus aliados cuando (implícita o explícitamente) son ustedes quienes desprestigian las supuestas banderas que ellos dicen defender? Ahí comprendí todo y lo más simple: ¡La Franja Amarilla sólo dice!

¡Ya está Mauricio! ¡Me voy al jugar al bingo con las “mininas”! Ni mi nieto y sus amigos defienden la educación pública; y usted… dudo que haya pasado el primer grado.

Etiquetas

Notas Relacionadas