Home   /   País  /   Nuevos infomes desmienten el cuento macrista
Nuevos infomes desmienten el cuento macrista

Mientras las últimas apariciones públicas de los funcionarios del gobierno pasan por el ridículo o el cinismo, numerosos informes contradicen el discurso macrista de crecimiento y aceptación popular. Según el último estudio económico de Ecolatina, el crecimiento del PBI será casi la mitad de lo esperado. Por otro lado, recientes encuestas demuestran el estancamiento de la imagen negativa del gobierno e informan que la mayoría de la población culpa a Macri por la crisis, antes que a la “pesada herencia”.

Continuando con el informe de Ecolatina, el mismo sostiene que el impacto de la sequía impactará al sector agrícola de tal manera que afectará la estructura productiva y de precios.  “La cosecha de soja y de maíz será la peor del último lustro”. Conforme a las estimaciones de el impacto (directo e indirecto) de “La Niña” obligará a recortar 0,7% el crecimiento del PBI para 2018, incluso por encima de las estimaciones oficiales de -0,5%.

De ser efectivo este cálculo estamos hablando de reducir a la mitad el crecimiento económico, si se le suma la continua caída del consumo o la precarización económica general, entre otras. De esta manera la proyección de suba del PBI para la consultora es del 2%, contra un 3,5% estimado por el Gobierno en el Presupuesto 2018.

Cabe destacar que el impacto es tan grave por una serie de razones. Primero por el estado altamente concentrado de la propiedad y el carácter especulativo de aquellos que manejan estas exportaciones. Por ejemplo, cinco gigantes empresas acaparan el 57% las exportaciones de granos de Argentina, estas son Cargill, Cofco, Bunge, Dreyfus y AGD.

Luego el 46% de las exportaciones totales la generan granos, harinas, aceites, biodiesel y otros subproductos. Uno de cada tres dólares que entran por exportaciones, provienen de la soja y el girasol. A su vez más del 60% de los recursos que ingresan por exportaciones provienen de productos de agropecuarios y agroindustriales.

Las empresas concentradas pueden valerse por ejemplo, de silo-bolsas para desabastecer de divisas y presionar para una devaluación. También pueden permitirse algún año de malas cosechas (tanto por sequías o inundaciones), debido a que las enormes rentas que manejan los proveen de un colchón ante tales pérdidas. ¿O acaso ha visto el lector miles de hectáreas pampeanas con grandes sistema de goteo o complejos sistemas de desagüe?

Ciertamente este sector no esta satisfecho y no sería raro que soliciten por medio del ministro que impusieron en el gabinete (Etchevere) algún subsidio y la ocasional devaluación. Complicando así la situación del gobierno que llegó en la alianza del sector financiero con los grandes monopolios y oligopólios de la producción y el comercio exterior, todos socios o parte del capital extranjero.

Justamente son las enormes ganancias de estos sectores, aquellas que dibujan las cifras del macrismo sobre el crecimiento económico. Sino pregúntese el lector sobre que otras ramas han crecido, en el contexto de la crisis actual.

Ahora bien, el resto de la población cree cada vez menos en el  cuento macrista. Según un nuevo Informe de Coyuntura de la consultora #OpinaArgentina, el 56% de los argentinos tiene una imagen negativa de Macri y su gobierno. Si vamos a los detalles del informe, el 63% de los encuestados rechaza su política económica, preocupados fundamentalmente por la inflación y el desempleo.

En un párrafo destacado se lee: “Por primera vez desde noviembre de 2016, los argentinos que creen que los problemas económicos son responsabilidad del actual gobierno superan por unos puntos a aquellos que aún responsabilizan a la gestión de Cristina Kirchner”. El resultado se extrae de la pregunta “¿Quién es el principal responsable de los problemas económicos?” y de las opciones el resultado fue : Cristina Fernández 44%, Mauricio Macri 47% y 9% NS/NC

Para sumarle males al gobierno, el acompañamiento a los resultados de sus políticas de seguridad y el anticorrupción, sigue cayendo. Menos del 35% de los encuestados ven resultados positivos y más del 50% las rechazan.

Ciertamente si el gobierno no puede asegurarle buenos resultados a los hampones y crece de rechazo social, tendrá que plantearse aflojar con reelección y timbreos idiotas. Ocupándose de una vez en organizar a las ratas para el abandono del barco.


Fuente: El Cronista, Clarín, Ámbito e Iprofesional

 

 

Notas Relacionadas