Home   /   País  /  Gremios  /   Paro nacional de CGT: la adhesión a la medida sigue creciendo
Paro nacional de CGT: la adhesión a la medida sigue creciendo

Cada día son más las organizaciones y dirigentes sociales que se manifiestan y expresan su adhesión al paro nacional convocado para el próximo lunes 25 de junio por la CGT ante un panorama de paritarias sobrepasadas por la inflación (luego del techo de 15% que marcara el gobierno del Cambiemos), una fuerte devaluación del peso, inestabilidad laboral fruto de las políticas económicas, aumentos de tarifas y un sostenido deterioro social. Aseguran que  “tendrá un alcance masivo”.

las renuncias de Aranguren y Cabrera, confirma el fracaso de la política del oficialismo

El acuerdo con el FMI por 50.000 millones de dólares, no ha significado ningún alivio para el gobierno de la alianza Cambiemos. Y es que en realidad, todas sus medidas han surtido efecto en los sectores más vulnerables de la sociedad argentina, comenzando por los trabajadores, jubilados, y los más pobres de nuestro país.

el gobierno se negó a poner freno a los despidos en los sectores privado y público

El descontento social aumenta, así también como los reclamos. En ese sentido, a la convocatoria de la Confederación General del Trabajo, se han sumado organizaciones sociales, barriales, sindicatos de distintas ramas, y dirigentes que entienden que debe exigirse un límite al ajuste.

Los reclamos que presentó la CGT al gobierno en reuniones previas a la decisión del paro, incluían los siguientes puntos:

  • poner en suspenso las cesantías por seis meses;
  • reapertura de las paritarias sin techo;
  • exención de Ganancias en el pago del aguinaldo;
  • eliminación de los cambios en la Ley de Contrato de Trabajo en los proyectos de reforma laboral,
  • devolución de fondos de las obras sociales.

 

El único punto que logramos que se cumpliera fue el de los recursos de la salud

Esto lo indicaba el integrante del triunvirato que encabeza la CGT Juan Carlos Schmid que además señaló que la “reapertura de paritarias” es para “evitar pérdida de poder adquisitivo”.

Schmid además se refirió a los recientes cambios del gabinete de Macri:  las renuncias de Juan José Aranguren al Ministerio de Energía y de Francisco Cabrera al de Producción “confirma el fracaso de la política” del oficialismo.

“El paro no se mueve” advirtió José Luis Lingeri (titular de Obras Sanitarias y dirigente de la CGT), según dicen, uno de los sindicalistas más propensos a ser oficialista ya se animó a salir a criticar públicamente y reconoció que la negociación con el Gobierno para evitar un paro nacional el 25 de junio se frustró por la negativa oficial a instrumentar un freno a los despidos en los sectores privado y público.

El triunvirato piquetero también se suma

Integrado por  Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el triuvirato piquetero anunció que acompañará el paro del lunes 25 convocado por la CGT.

Además, le solicitó al gobierno un “aumento de emergencia” en la Asignación Universal por Hijo” ante la “fuerte devaluación que sufre el peso argentino”. Esto está resientiendo profundamente el poder adquisitivo del salario, pero por supuesto que se encuentran en una situación más grave aun aquellos que se encuentran desempleados y subsisten a partir planes sociales. (ver “Lavado de dinero, la mugre de Cambiemos y falsos aportantes”)

Los dirigentes de las organizaciones también advirtieron que si el gobierno no oye los reclamos, planean instalarse el mes próximo “frente a los supermercados para reclamar comida”. Cualquier similitud con el panorama vivido en 2001, no es coincidencia. 

Gildo Onorato de CTEP, dijo que el diálogo con el gobierno nacional “actualmente se resuelve por las terceras líneas y no hemos podido avanzar con la agenda de este año”. Daniel Menéndez de Barrios de Pie, indicó que después de la Marcha Federal del 1 de junio “no tuvimos ninguna novedad ni respuesta a nuestros reclamos”.

“Cuando decimos que es una nueva etapa hablamos de enfrentar las políticas económicas de este gobierno que pone en riesgo la paz social”.

El su conjunto, los dirigentes reclamaron que el gobierno nacional convoque a una mesa de diálogo que incluya a representantes de la Iglesia para buscar medidas contra el “deterioro social”.

También para VIdal se complican las cosas: la CICOP, gremio que nuclea a 13.000 afiliados en los 80 hospitales bonaerenses, más hospitales municipales y centros de atención, se sumará al paro nacional convocado por la CGT y las dos CTA.

El presidente del sindicato Fernando Corsiglia, señaló: “La idea es manifestar y visibilizar nuestros reclamos: la situación crítica de la salud pública y nuestro rechazo a la propuesta que realizara el gobierno de María Eugenia Vidal en la paritaria específica del sector, ley 10471, donde volvió a insistir (como en la paritaria general de estatales ley 10430) con un 15 por ciento de aumento salarial en tres cuotas y un adicional como bonificación no remunerativa de presentismo, que rechazamos de plano”.

 

Se siguen sumando adhesiones, pero aun no hay respuesta alguna del gobierno de Cambiemos. La situación es crítica, y como advierten las organizaciones piqueteras, hay una situación que aumenta a diario de profundo deterioro social. Y por supuesto, los trabajadores también han visto licuarse sus salarios luego de los aumentos de precios, tarifas, combustibles, etc.  Una masiva manifestación popular y sindical contra las políticas de ajuste y endeudamiento, está a las puertas.

 

 

 

Etiquetas

Notas Relacionadas