Home   /   Opinión  /   Punto de inflexión: ¿bases financieras o productivas?
Punto de inflexión: ¿bases financieras o productivas?

Las negociaciones con los distintos sectores productivos de nuestro país se están llevando a cabo teniendo en cuenta (entre otras cosas) el indice de inflación calculado por este gobierno para este año. Pero cuánto de verdad hay en esos números, si las medidas económicas implementadas van en otra dirección.

A continuación le ofrecemos al lector un análisis acerca de esta situación, realizado por el compañero Ernesto Mattos. (RIN)

El primer dato de 2017 muestra una tendencia de lo que va hacer el año, por un lado el INDEC publicó una variación mensual entre enero y diciembre del 1.3% pero no podemos realizar el cálculo de los últimos doce meses, para eso, tomamos los datos de la Ciudad de Buenos Aires ¿Por qué? Porque el INDEC recopila su información para el IPC de la región AMBA[1], una parte importante de esa región es la jurisdicción CABA.

El dato de inflación para enero de 2017 fue del 38%, según el IPCBA[2], si bien la inflación viene desacelerándose luego del pico de 47%  en julio de 2016, aún está lejos de los objetivos del Ejecutivo Nacional.

No menos importante son los precios estacionales, regulados y resto de IPCBA que informa la Ciudad de Buenos Aires. En ellos encontramos que Los bienes y servicios Regulados promediaron una variación de 1,3%, explicada principalmente por el aumento en el precio de los combustibles para vehículos. Este agregado aminoró su ritmo de suba interanual hasta 86,1% i.a. (-0,8 p.p.)[3]. En junio-julio de 2016 llego al pico del 90% interanual, en febrero ¿Cómo impactara el aumento de la tarifa eléctrica, superará el 90%?

Por otro lado, si observamos la variación interanual de determinados rubros, de enero 2017, encontramos una inflación superior al 35%. En Alimentos los aceites y grasas aumentaron un 69%, leche, productos lácteos, huevos un 40%; Suministro de agua un 282%; Electricidad un 253%; Gas un 146%; Salud un 36%; Transporte un 38%; Transporte público un 55.5%; Servicios postales un 41%; Servicios Telefónicos un 44%. Con estos niveles de inflación en la ciudad de buenos la conflictividad social continuara. A nivel nacional los cierres de industrias por la creciente importación no ayudan al panorama del 2017. La famosa reconversión productiva, significa con estos datos, que las empresas están dejando de producir para ser importadoras, las que pueden, y con ello siempre fue acompañado por una reducción de la planilla laboral.

Aun así el informe de Morgan Stanley es optimista, el mismo se pregunta Un nuevo plan de juego para la Argentina?[4] Porque según Morgan Stanley, en los últimos treinta años la Argentina estuvo cercada por periodos de crisis económicas, prolongadas disputa pública por los pagos de deuda, inflación de dos dígitos y una serie de escándalos políticos. Aunque aclara que la victoria de Mauricio Macri en 2015 puede ser un punto de inflexión, con un enfoque puesto en reformas para revitalizar le economía y recuperar la confianza de los inversionistas en el país y en el extranjero.

Vayamos punto por punto, en los últimos 30 años 1986-2016 la economía nacional paso de la hiperinflación al régimen de convertibilidad que significó apertura comercial, endeudamiento externo y crisis social (2001), la crisis del 2001 fue acompañada de un alto nivel de desempleo. La economía posterior a la caída de convertibilidad amplió y recuperó tensiones históricas, la transformación de la estructura productiva en un mundo globalizado, la transferencia de renta de un sector a otro, la administración del comercio exterior y el paulatino cambio en el sector financiero, con la decisión de un gobierno que fue prudente con el financiamiento externo, en un contexto de plazas financieras internacionales presionando para que la Argentina vuelva al Road Show de las comisiones bancarias.

Lo que nos lleva al segundo punto, la alianza cambiemos (PRO-UCR) resolvió el pago a los fondos buitre (acompañado por la oposición responsable del Frente Renovador y sectores del PJ) y permitió el acceso al financiamiento externo a tasas que no son muy diferentes al periodo anterior al no pago a los fondos buitre. Esto significó que la Argentina cerró el 2016 con una participación del 60% del total de endeudamiento de los países emergentes. El tercer punto es la inflación, donde la argentina tuvo una inflación del 42% durante el 2016 y en enero de 2017 fue del 38%. Lo último son los escándalos políticos, durante la gestión Cambiemos, tenemos los Panama Paper que vincula directamente al Presidente de la Nación, sin demasiada repercusión a nivel nacional, el dinero que todavía la VicePresidenta de la Nación debe dar explicaciones ante la justicia. La afirmación de punto de inflexión se pone en duda. El informe deja claro que el límite es la situación liquidez actual.

Sin embargo, describe que al ejecutar una suave devaluación de la moneda (el peso argentino), fortalecer las reservas de divisas y eliminar las restricciones de capital y de importación, entre otras medidas que están ayudando a restaurar la confianza en las bases financieras del país. Confirmando que la valorización financiera es la meta. La capacidad industrial instalada está a los niveles de la crisis del 2001, estamos con baja producción industrial, creciente desempleo y alta inflación.

    

 

 

 

 

[1] El área geográfica de cobertura del IPC, corresponde a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los 24 partidos que integran el Gran Buenos Aires. La canasta del IPC está compuesta por 607 ítems diferentes, y sus ponderaciones fueron definidas en base a la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2004/05.

http://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/ipc_02_17.pdf

[2] https://www.estadisticaciudad.gob.ar/eyc/wp-content/uploads/2017/01/ir_2017_1101.pdf

[3] http://www.estadisticaciudad.gob.ar/eyc/wp-content/uploads/2017/02/ir_2017_1113.pdf

[4] http://www.morganstanley.com/ideas/argentina-economic-market-revival

Etiquetas

Notas Relacionadas