Home   /   Análisis  /  Editorial  /   ¿Que hay detrás de la degradación del “Ministerio” a Secretaría de Salud?
¿Que hay detrás de la degradación del “Ministerio” a Secretaría de Salud?

Esta semana en un mensaje televisivo varias veces ensayado, sobre todo en los gestos de tristeza, Mauricio Macri nos decía que hemos vivido todo este tiempo por encima de nuestras capacidades (de pago). La conclusión era la siguiente: estamos en crisis y no debemos gastar más de lo que producimos; algunos harán un esfuerzo momentáneo -“el campo”- mientras que los otros (nosotros), son el gasto que debe ser reducido. Uno de los aspectos de ese gasto es “compactar” los ministerios, hasta llegar al número de once. El de Salud se fusiona con el de Desarrollo Social y Stanley será quien encabeza, mientras que el Rubinstein será secretario.

Se ha dicho y escrito mucho sobre las consecuencias. Solo para nombrar algunas: renunció el titular de la Dirección de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculosis, Maulén, porque en el contexto de ajuste, no puede trabajar como corresponde. Mientras que numerosas sociedades científicas expresaron mediante un documento que “pondrá en riesgo los mecanismos y tiempos de provisión de insumos estratégicos en forma oportuna y cantidades suficientes”. De forma similar se han expresados los últimos Ministros de Salud: Gollán, dijo que “hay una línea histórica en esto de reducir el Ministerio de Salud durante gobiernos que cercenan derechos y quitan derechos adquiridos, como debería ser el de la Salud”, mientras que Ginés González García escribió: “En ambos casos la excusa fue la misma: disminución del gasto público y traslado de competencias a las provincia”. Como corolario la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa), UPCN y ATE, entre otros gremios, organizaciones sociales y de pacientes que integran el “Movimiento por el Derecho a la Salud” convocaron a un masivo abrazo al Ministerio en cuestión.

¿Pero, quién está detrás de este tipo de medidas? Los beneficiarios del saqueo estatal y, a su vez, los que le dictan las reglas a Macri: grandes grupos económicos concentrados, en su mayoría extranjeros, fundamentalmente la banca y el FMI

Este último por razones evidentes: exigen el “déficit cero” para seguir prestando la garantía de la rentabilidad de los dólares que ingresan y, sobre todo egresan, del país. El circuito es puramente financiero y es lo único que funciona bien en este gobierno.

Además, los que financiaron la campaña de Macri quieren retribuciones. Entre todos los armadores de este partido de extrema derecha se encuentra el Grupo Sophia. De ese “think tank” salen los cuadros “apolíticos” que “gestionan” los ajustes: Mariú Vidal se hizo cargo de la provincia “peronista” y Carolina Stanley de “Desarrollo Social” para frenar a los mal llamados piqueteros. Hace poco el blog PoliKratos recuperaba la información sobre sus aportantes, entre los que figuran: “BM; Banco Hipotecario; McDonald’s; Quilmes; Citibank; Deutsche Bank; Dow; Roemmers; Ledesma; Loma Negra; Medicus; Metrogas; Metrovías; Repsol YPF; Techint; Telecom; Telefónica”. Bancos, Medicina Prepaga, empresas de comunicación y Laboratorios.

Debemos destacar, a la Fundación Rockefeller la idea de poner la Salud como política social; “selectivamente” social. Allá por el año 1979, cuando los bancos se dieron cuenta de que la Atención Primaria de la Salud “para todos” no era negocio, dedujeron que deberían los estados garantizar desde una salud para un grupo selecto, de pobres, y dejar el resto del comercio al “mercado”. Quien lea detenidamente el Consenso de Washington verá que su idea tuvo una buena acogida en los hombres de las finanzas. Recordará la mayoría como terminó eso en nuestro país.

La misma Fundación Rockefeller es la que financia los primeros escritos sobre la Cobertura Universal de Salud en la revista médica “The Lancet”, propiedad del oligopolio editorial Elsevier. Concluimos en esta misma revista que la CUS no era otra cosa que un plan de ajuste de los planes nacionales, que el secreto estaba en que el decreto nada decía sobre la continuidad del financiamiento y que las respuestas rondaban en torno a la responsabilidad de los privados y las provincias. Ajuste para algunos, negocio para otros.

Es decir, esta degradación del ministerio y la CUS van de la mano de los bancos y sus fundaciones. En ninguno de esos planes entra las grandes mayorías de pueblo argentino, sino como víctimas. Tal vez ya hayan leído la frase de Perón cuando le dice al nuevo ministro “Mire Carrillo, me parece increíble que tengamos un Ministerio de Ganadería que se ocupa de cuidar a las vacas y no haya un organismo de igual jerarquía para cuidar la salud de la gente”. Homólogamente, podríamos reemplazar la palabra “vacas” por “banca” y “soja”.

Pero quiero destacar una frase del mismo Ramón Carrillo que dijo en 1946 y que parece predecir el futuro: “Hasta 1946 nuestra sociedad era una cosa pasiva. Esperaba que las enfermedades se produjeran, que las epidemias aparecieran, determinando alguna catástrofe, para que solo entonces, un pequeño y modesto organismo nacional fuera a salvar los escombros con escasos recursos y pobrísima inspiración”. Esperemos poder dejarla nuevamente en la historia.

Fuentes

-Karina Ramacciotti, La política sanitaria del peronismo, Buenos Aires, Biblos, 2009

-https://www.lanacion.com.ar/2168378-reducen-22-11-ministerios-pero-no-hay

-https://polikratos.blogspot.com/2009/04/think-tanks-fundacion-grupo-shopia.html

-http://rinacional.com.ar/sitio/comunicado-conjunto-de-sociedades-cientificas-y-organizaciones-no-gubernamentales-a-favor-de-la-jerarquizacion-de-la-salud-publica/

-https://www.elintransigente.com/politica/2018/9/3/esto-ya-ocurrio-en-las-dictaduras-del-55-del-66-509383.html

-https://www.pagina12.com.ar/118988-las-condiciones-del-fmi

-http://rinacional.com.ar/sitio/la-cobertura-universal-de-salud-algunas-imprecisiones-y-los-enganos-de-siempre/

Etiquetas

Notas Relacionadas