Home   /   País  /  Editorial  /   Racconto del naufragio macrista
Racconto del naufragio macrista

La palabra “racconto” no forma parte del diccionario de la RAE sino que es italiana. Su uso es bastante frecuente e implica realizar una narración retrospectiva a fin de repasar o resumir hechos pasados: el relato se acerca al presente para volver de inmediato al instante pasado que le dio nacimiento. Un ejemplo, es la película Titanic: el relato de una anciana de ojos claros que recuerda sus vivencias en el Titanic junto a su reciente amor, Jack. El barco se hunde, ella se salva al igual que los “pudientes” de primera clase. Jack, un pobre trabajador, y todos los de tercera clase son arrastrados por el hundimiento.

 

 

En la Argentina, el racconto es del naufragio macrista: un presidente de ojos claros cuenta por cadena nacional que negocia con el FMI y que “debe” ajustar. Retrospectivamente hay causas que explican su naufragio político y por qué millones de argentinos de “tercera clase” parecen condenados al hundimiento.

El nefasto acuerdo realizado con el FMI por el cual el organismo va a prestar U$S 50.000 millones a la Argentina no alcanza a cubrir ni el 50% del monto que el gobierno macrista necesita como “salvavidas” hasta diciembre de 2019. Los vencimientos de deuda del sector público nacional son por U$S 42.000 millones, para cubrir el déficit comercial necesita otros U$S 15.000 millones, mientras que para abastecer la demanda para turismo y atesoramiento requiere de U$S 62.500 millones. El total: U$S 118.700.

Ésta sí es la pesada herencia. El total de deuda pública es de U$S 376.586 millones, el equivalente al 67% del PBI.

El préstamo del FMI sólo garantiza que no se incumplan los pagos de vencimientos de deuda e impedir que explote la burbuja de LEBAC por incobrables, afectando el negocio de las finanzas a nivel mundial: $ 1,2 billones emitidos de los cuales vencen $570.000 millones en los próximos días. ¿Cuál es el plan para pagar? El Tesoro emitirá nueva deuda con plazos de vencimiento más prolongados que las LEBAC. Con los pesos que cobre comprará Letras Intransferibles del BCRA. Con los pesos que el BCRA cobre, cancelará LEBAC. Es decir, se emite  deuda para pagar la deuda. Brillante.

No hay errores ni equivocaciones. Es el plan: se alimenta la bicicleta financiera, se imponen las regulaciones cambiarias que exige el sistema financiero y se abre la importación de bienes y servicios extranjeros. Los dólares no alcanzan y aparece el engendro de la “restricción externa”, la que se genera cuando cierran todos los grifos al ingreso de dólares y abren las compuertas para su trasferencia. De ningún modo los dólares prestados vienen a revertir esto: no permiten mayor desarrollo de la producción nacional exportable (aumentando ingreso de divisas) ni tampoco sustituir importaciones actuales (disminuir la salida de divisas).

La punta del iceberg del estallido macrista está a la vista: “Mauricio Macri […] está en su peor nivel desde que asumió. Apenas un 32,8 por ciento aprueba la gestión del Gobierno […] más de seis de cada 10 argentinos tiene imagen negativa o desaprueba lo gestionado por el actual Presidente.”[1]

El FMI presta y pone condiciones. La perversa idiotez presidencial legitima y, bajo el manto del “sentido común”, castiga a los trabajadores argentinos. La garantía de pago del préstamo está en sus bolsillos.

¿Cómo vamos a pagar los argentinos las ganancias de los hombres de las finanzas? Entre otros ajustes, enumeramos:

  • Recorte de la obra pública por más de $60.000 millones. Eso implica pérdida de puestos de trabajo y reducción del consumo.
  • Baja y eliminación, en algunos casos, de subsidios a las tarifas: Lo peor aún no ha llegado. Para el 2019 se impone disminuir los subsidios un 0.4% del PBI que equivale a $80.000 millones.
  • Disminución de salarios de los empleados públicos por el 0.2% del PBI.
  • Reforma laboral, que ya fue ingresada al Congreso para ser tratada.
  • Mayores recortes en jubilaciones y pensiones. El Ministro de Desempleo, Jorge Triaca, busca ahora eliminar el sistema de regímenes diferenciados de jubilaciones para aquellas cincuenta profesiones y oficios que por ser riesgosos para la salud permiten su jubilación anticipada. 700.000 trabajadores se verán afectados por esto.

¿Qué podría hacer un gobierno en defensa de su soberanía, su mercado interno y sus trabajadores? Por ejemplo, podría establecer distintos tipos de cambio, como ya ha sucedido, gravando a aquellos que los reclaman para destinarlos a la timba financiera, de los que los quieren para hacer turismo o quienes lo quieran para importar, diferenciando al mismo tiempo el bien importado de que se trate; control en el comercio exterior, su nacionalización, limitando las importaciones suntuarias y de bienes producidos en el país. Eso impide el drenaje de dólares mientras que protege y fomenta la industria nacional, entre otras

Nada de esto será realizado por Macri, no por impericia (que también la tiene) sino por ser alfil de los intereses contrarios a los nuestros, a los de las grandes mayorías.

Esperamos, en consecuencia, que el barco macrista pronto naufrague para que deje de hundir a millones de “Jack” que viajan en tercera clase, mientras que algunos acomodados se salvan caminando sobre sus cabezas.


[1] https://www.elpatagonico.com/sigue-cayendo-la-imagen-mauricio-macri-n3076056

Dra. Noelia Navarro
Abogada. Docente
Notas Relacionadas