Home   /   País  /   ¿De qué se trata la próxima flexibilización laboral?
¿De qué se trata la próxima flexibilización laboral?

Luego del escándalo por la represión en Pepsico y la próxima marcha de la CGT, el gobierno ha tenido que aplazar la reforma laboral para después de las elecciones. Desde el gabinete de Cambiemos dicen hay “que bajar los costos para poder empujar el crecimiento del empleo”. Bajar los costos, en el ámbito laboral, es reducir en salarios, aportes, jubilación, obra social, entre otros.

Según una nota reciente en Clarín “el fondo es que la creación de empleo, como la reactivación, es amarreta. Según AFIP, en mayo se crearon 20.000 puestos de trabajo. El planteo oficial es que desde que asumió Macri hasta julio de 2016 se perdieron 120.000 empleos (50.000 de la construcción, 35.000 de la industria). ‘Pero para marzo se habían recuperado todos’ dicen en Trabajo. ¿Otros números? El último informe de Actividad de la UIA analiza datos de abril, los últimos oficiales. En ese mes se destruyeron 36.593 puestos de trabajo industriales, respecto al año anterior. “

La progresiva destrucción de la industria es una de las características de la política macrista. Al proteger el negocio financiero y promover las importaciones de manufacturas, la industria debe competir con porcentajes de ganancias irrisorios y precios inalcanzables.

“El motor ahora va a ser la construcción. Pero la privada, porque la obra pública ya está. Ahora es tiempo de los emprendimientos privados. Que ya están pidiendo los permisos de obra, arrancando con los proyectos. De acá a fin de año ya se empezarán a ver.” Como buen hijo de la patria contratista, Macri repite la historia. Las empresas amigas del PRO llenarán sus arcas a costa de los argentinos. Los grandes proyectos que se realizarán a base de deuda, que condenarán a las generaciones presentes y futuras.

En la misma nota plantea que las mayores empresas argentinas consideran una reforma similar a la brasilera. Que consiste, entre otras cosas que  las “unidades productivas podrán negociar con sus empleados y hacer valer en los tribunales condiciones mucho más flexibles, desde salarios (que se podrán pactar a la baja) hasta jornada de trabajo, pasando por funciones, tiempos de descanso, francos y división de las vacaciones en hasta tres partes. Además de la posibilidad de las empresas de tercerizar el trabajo”.

Los objetivos son competir con Brasil bajando salarios y derechos. Antes de la reforma brasilera “el diferencial asciende al 25% en el sector de maquinaria agrícola, del 35% en el sector automotriz y llega hasta el 50% en el calzado”. Estos serían los porcentajes de salario que estaría por perder el trabajador argentino para beneficiar a un puñado de empresas monopólicas.

Como si esto fuera poco, se re impulsarían las pasantías laborales. Usarán a jóvenes de los últimos dos años de la secundaria, para bajar los salarios del resto de los trabajadores. El gobierno usará la misma miseria creada por él, para beneficiar a las mayores empresas del país, que juntos festejan la bicicleta financiera. Mientras tanto los argentinos seguiremos perdiendo salario.


Con información de Clarín y Ámbito.

Etiquetas

Notas Relacionadas