Home   /   País  /  Politica  /  Economia  /   El tiempo no para y la inflación mucho menos
El tiempo no para y la inflación mucho menos

Uno de los principales problemas que tiene Mauricio Macri es el de no poder despuntar la inflación galopante que azota a toda nuestra economía. Mientras que por la vía de la baja del consumo se hizo parte del trabajo sucio para enfriar la economía (tarifazos, paritarias cerradas a menos del índice inflacionario, despidos y suspensiones), el aumento de la misma sigue al pie del cañón. La realidad nuevamente desmiente los pobrísimos argumentos de estos liberales de poca monta.

Pues el fenómeno de la inflación es un problema estructural de nuestra economía, que sólo puede ser realmente combatida por la vía de la oferta mediante una ley que nos resguarde de la capacidad de fuego que tienen los grupos oligopólicos que tienen la capacidad de imponer los precios. Y que por otro lado, acceden de manera exclusiva al crédito. En detrimento de las pequeñas y medianas empresas no vinculadas al capital imperialista.

Obviamente combatir ésto no está en los planes de Mauricio y su grupete de ¿ex?empleados de la mayoría de estas empresas extranjeras o extranjerizantes.

El problema de tener un año electoral y seguir sosteniendo este tipo de medidas es el principal escollo que tiene el plan económico de la CEOcracia. Los paros y movilizaciones sociales, son una expresión de la realidad del momento que este gobierno no puede eludir. De otra forma la algarabía de los globos y el “sí se puede” pronto pierde legitimidad ante una sociedad que se resiste a seguir perdiendo conquistas y derechos. Ya avisaron que el ajuste en serio se viene después de Octubre, y este ajuste gradual ya no se soporta.(RIN)


Para privados la inflación no cede: marzo daría más de 2%

Todo parece indicar que marzo volverá a arrojar malas noticias para el Gobierno en su pelea contra la inflación. Las mediciones que realizan las consultoras privadas, con canastas idénticas a las que releva el INDEC, ya registran un repunte de precios que podría terminar el mes por encima del 2%.

Lo que más preocupa: tal como sucedió en febrero, el salto tampoco parece ahora explicado solamente por el ajuste de servicios regulados. Las consultoras confirman que, más allá de las subas esperadas en educación y electricidad, hay también un rebote en los precios de alimentos que hoy están incorporados dentro de la llamada inflación núcleo. “Las mayores subas de precios serán en servicios regulados. Pero las de alimentos están arriba de 2%, impulsadas por carnes, huevos y lácteos”, explicó el economista jefe de Elypsis, Gabriel Zelpo.

El dato, de confirmarse, mostrará que hay serios obstáculos en el “proceso de desinflación” del que suele hablar Federico Sturzenegger: un “piso” por ahora imposible de perforar en el nivel de precios y una suba acumulada para el primer trimestre que es ya de casi 6%. Y provocará, por si fuera poco, un efecto doloroso para el Gobierno: gatillará las “cláusulas de ajuste por inflación” que ya fueron incluidas en muchos acuerdos salariales sellados con algunos gremios (del 4,5% para los primeros tres meses).

En Bein también arriesgan que la inflación será superior al 2% y que la núcleo será mayor al 1,5%. “Este mes tuvimos la segunda parte del aumento de la luz, los colegios y los alimentos. Jugó a favor la marcha atrás en la tarifa de peajes… pero pesa poco en el indicador y, además, fue compensada por la suba en las cocheras”, comentó la directora de la consultora, Marina dal Poggetto.

Algún misterio, difícil de consensuar, parece esconderse detrás de este rebote en la tendencia de los precios. En el Central hablan de una “contaminación de la inflación núcleo”: son las subas de tarifas (luz y gas) las que explican, simultáneamente, aumentos en otros rubros, como expensas, cocheras y hasta alimentos. En las consultoras, en cambio, se inclinan por los “efectos de segunda ronda”: los que se dan, un mes después, en los precios de bienes y servicios que tienen costos afectados por tarifas. Pero el peor de los diagnósticos, menos extendido, tiene que ver con la emisión de pesos: hay quienes presumen que la política monetaria dejó de ser contractiva en octubre y que, 6 meses después, el efecto ya empieza a sentirse. (Ámbito)

Etiquetas

Notas Relacionadas