Home   /   Latinoamerica  /  Editorial  /   Toque de queda y fraude electoral en Honduras
Toque de queda y fraude electoral en Honduras

Hace algunas horas se estableció en Honduras el toque de queda y se suspendieron las garantías constitucionales. La medida fue tomada por el Ejecutivo en el contexto de las numerosas manifestaciones que ocurren en el país, denunciando el fraude electoral. El presidente Juan Orlando Hernández (JOH) busca imponer su reelección, en una continuación de las políticas profundizan la desigualdad y sometimiento del país. Una continuación de las expresiones que dieron el golpe de estado en 2009 a Manuel Zelaya.

La prensa internacional y local adicta del capital financiero, oculta la situación como el golpe de 2009 en el hermano país centroamericano. Zelaya fue expulsado del gobierno en una maniobra orquestada por los medios, el parlamento, el máximo tribunal judicial y la embajada norteamericana. ¿Su crimen? Acercarse a Chávez y tomar partido por la integración latinoamericana. Comenzó a apoyar reclamos por mayor justicia social y fue víctima de la nueva oleada de golpes en Latinoamérica orquestados por Obama. Luego de estos sucesos, la situación del país distó de mejorar. Aumentó la pobreza y el desempleo, mientras los golpistas saqueaban los fondos de jubilaciones y lavaban dinero para los EEUU.

Tanto el golpe como el fraude, siguen la tradición y los intereses las herederas de la United Fruit. Aquellas que acamparan las tierras, imponen salarios de miseria y condiciones serviles a los trabajadores. Mientras las grandes calificadoras premian a Honduras por su lucha contra el déficit fiscal, el país es uno de los más pobres de la región.

Hoy la alianza opositora de la que forma parte Zelaya como coordinador general y lleva como candidato a presidente a Salvador Nasralla, esta siendo víctima del fraude. El Tribunal Supremo Electoral, retiene hace días los resultados finales de las elecciones y muestra un resultado parcial que favorece al oficialismo. Mientras se multiplican las denuncias por la adulteración de las actas electorales, el tribunal se hace oídos sordos. Esto no es de sorprenderse, ya que siguen la tradición de la corte de 2009. Aquella que convalidó el golpe y se opuso a una reforma constitucional en favor del pueblo hondureño. La misma que avala una reelección presidencial, algo expresamente prohibido por la constitución.

Mientras el pueblo estalla en las calles reclamando por sus derechos, el gobierno responde con represión brutal, produciendo numerosos heridos y 3 muertos (uno de ellos un niño de 11 años) sólo el primer día del toque de queda. Gobiernos adictos al capital (especialmente norteamericano) gozan de la cobertura mediática más amplia, para efectuar el ajuste en su país y la entrega de las riquezas nacionales a grandes monopolios ligados al extranjero. Por las mismas razones ningún medio habla sobre Honduras o todos callan sobre las reformas en nuestro país, y los resultados nefastos que traerán en ambos casos.

Notas Relacionadas