Home   /   Análisis  /  Gremios  /  Editorial  /   Unidad de los trabajadores contra el ajuste de Cambiemos
Unidad de los trabajadores contra el ajuste de Cambiemos

CGT unificada también en Mendoza

Las políticas de ajuste que aplica el gobierno de Cornejo no son ajenas a la línea de las acciones económicas con las que Macri golpea al país. Pero en la cultura política de los argentinos, está la lucha de los trabajadores organizados en las principales centrales que los han representado históricamente.

Las brutales medidas que los mencionados aplican contra las mayorías afectando el salario, limitando las paritarias, generando un plan de flexibilización laboral y potenciando el desempleo,  han generado un malestar tan profundo que logró promover el  acuerdo para una necesaria unificación de la principal central de los trabajadores, tanto en el país como en la provincia. Quizás este haya sido uno de los más importantes hechos del año político.

En nuestra provincia, el pasado año cerró con la cifra de 4900 trabajadores del sector privado que perdieron su empleo, además tan solo en el primer semestre del mismo, 150 comercios habían cerrado sus puertas. Y como si fuera poco, el gobernador Cornejo consiguió privatizar la Empresa Provincial de Transporte, que dejó a casi 300 empleados de la empresa a la espera de reubicación para no perder su fuente de trabajo.

La unidad de la CGT provincial fue necesaria. Como lo ha sido siempre la unidad de los trabajadores y cada vez que el gobierno ha estado enfrentado a los intereses de las mayorías la necesidad es mayor.

Ante la situación actual en la que un proceso de ajuste, destrucción de la industria nacional, concentración y transferencia de la renta al exterior consolidan un modelo antinacional que tiende a debilitar a la clase trabajadora y demás sectores vinculados al mercado interno, es saludable que se vivan procesos de unidad en los sindicatos para poder enfrentar la potencia arrasadora de los gobiernos de Cornejo y Macri.

La conducción de la CGT mendocina (proclamada el pasado 5 de diciembre), es encabezada por Luis Marquez, proviene de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica) no es casual este origen. La metalurgia, relacionada directamente al desarrollo y base de varias industrias, es una de las más afectadas por el plan económico vigente. Este gremio a nivel nacional denunció que en el año 2016 se perdieron  8.000 puestos de trabajo y 14.000 operarios quedaron suspendidos. Quien secunda la dupla de conducción es Oscar Arancibia,  del Sindicato de Aguas, Gaseosas y afines, otro sector con gran cantidad de afectados por el ajuste.

La seccional provincial de la Confederación permanecía dividida desde el año 2011, durante los gobiernos provinciales de Jaque y Pérez, finalmente se logró su unificación cinco años después y en un momento político de mayor dificultad para los trabajadores.

Además, la conducción proclamada, reemplazó a Rodolfo Calcagni de SIPEMON que nuclea a personal de micros y ómnibus, es decir un gremio del transporte, un sector que no se ve afectado en primera instancia por las medidas económicas adoptadas, como sí lo son todas aquellas vinculadas a las diferentes industrias, construcción, producción, etc.

Y justamente, el nuevo secretario general de la CGT Mendoza, entre sus primeras declaraciones se manifestó contra la privatización de la Empresa Provincial de Transporte Mendoza y la preocupación de la Confederación por los puestos de trabajo que no quedaban incluidos en la sociedad creada por el gobierno de Alfredo Cornejo.

***

Más allá de ser un hecho promisorio el de la unificación de la Confederación General del Trabajo, aun las manifestaciones de oposición contra el plan político de Cornejo en la provincia (también con Macri en la Rosada) que claramente perjudica a los trabajadores, han sido livianas y con más advertencias que acciones. Esto también tiene su razón de ser en varios años de despolitización de la sociedad argentina y, por supuesto, de una conciencia de clase adormecida por la colonización cultural que actúa contra toda acción de conjunto.

Sin embargo, la sociedad mendocina históricamente se ha manifestado contra políticas que perjudican a quienes la componen. El mendozazo fue un ejemplo, y también más cercano en el tiempo, los sindicatos docentes de la provincia ante el ajuste del gobierno local actual, se movilizaron en numerosas ocasiones acompañados por varios sectores que compartieron su lucha (ítem aula, continuidad de suplentes, pedido de reapertura de paritarias, etc.).

Es necesaria la unidad de los sindicatos con otros sectores dinámicos de la sociedad como con las organizaciones estudiantiles para poder contrarrestar con la fuerza necesaria el avance del ajuste y endeudamiento provincial que también promueve un cambio de la matriz productiva, virando hacia el área del turismo y cada vez más lejana de la producción industrial. Sabrán los dirigentes estar a la altura de los hechos o serán las masas quienes reclamarán su lugar para seguir en la lucha política.

D.I. Guadalupe Delgado
Diseñadora. Docente
Notas Relacionadas