Home   /   País  /  Gremios  /  Tema del día  /   Vidal quiere quitarle la personería gremial a los docentes, ¿Vidal o Videla?
Vidal quiere quitarle la personería gremial a los docentes, ¿Vidal o Videla?

En una actitud con grandes raíces históricas, la gobernadora de Buenos Aires con su manual de Duran Barba bajo el brazo redobló las amenazas a los gremios docentes que no acataron la conciliación obligatoria.

En el 2016 la paritaria nacional docente elevó el salario mínimo nacional a $8500, y una mejora porcentual de 30% en promedio. ¿Qué fue lo que cambió? ¿Por qué ahora los gremios se resisten al acuerdo? Es sencillo:

El Frente de Educadores Bonaerenses (FEB), que nuclea a unos 6 gremios de la provincia aproximadamente, acordó un aumento del 34,6% para el 2016. Pero el año terminó con una inflación del 41%. Una sencilla cuenta aritmética prueba que los docentes sufrieron una pérdida en el valor del salario superior al 6% (sin contar la devaluación de diciembre de 2015).

Dice la “Heidi” Vidal que los sindicalistas son unos oportunistas. Son todos kirchneristas, o quizás alguno más rescatado solamente trotskista, que no quieren el diálogo que les ofrece el gobierno porque están especulando con las elecciones legislativas. Sus intereses individuales valen más que los pobres niños sin clases. Los docentes están haciendo política ¡que horror!

No llaman a paritaria nacional docente, les ofrecen un aumento salarial que no sólo no recupera lo perdido en el 2016, sino que ni roza siquiera el piso estimado de la inflación de este año. Pero los docentes son todos unos negros que hacen política. Y la política es chota, es chotísima.

La verdadera naturaleza de esta dictadura mediática-financiera no distingue blancos. Sus medidas caen inclusive sobre quienes la votaron. Venían a unir a los argentinos, a revalorizar a los docentes ¡minga! Apenas asumieron implementaron el plan económico colonial que tantas veces ha estallado en la Argentina. Es el mismo de la Década Infame, de la Revolución Fusiladora, del Onganiato, de Videla y Martínez de Hoz, del Plan Austral y Primavera, de Menem-De la Rúa. Es la transferencia de renta de abajo hacia arriba y su posterior extranjerización.

Para hacer esto siempre han necesitado los palos. Hoy vuelven a repetir la persecución sindical. Ya empezaron este año con los Futbolistas Agremiados y ahora les tocó a los docentes, ¿después a quién?

Cuando derrocaron a Perón en el 55, los sindicatos y la CGT fueron intervenidos y dejados fuera de la ley. Circunstancia que favoreció la persecución en términos físicos sobre los dirigentes sindicales, que no eran más que trabajadores que defendían a los suyos (no oportunistas como dice esta gorila). En el 76 pasó algo similar, y peor aun. La única manera de implantar un Estado hijo de la especulación financiera (que luego llamaron neoliberal) fue a través de la persecución, la desaparición y el terror. Los mayores perseguidos fueron los trabajadores.

Pero como el agua de una represa que tarde o temprano termina de vencer la resistencia que la detiene, todos estos gobiernos cayeron, y el pueblo ha resuelto ser guardián de la soberanía que le corresponde. Sino, pregúntenle a Onganía.

Este gobierno antipopular y antinacional se va a encontrar con una férrea resistencia. La de quienes no quieren volver al 2001. Cada día que Macri sigue en la Casa Rosada (o de vacaciones), es una cara derrota para el pueblo argentino. Significa una denigración del salario, una pérdida de la soberanía y de la dignidad de los argentinos. Cada vez, sus medidas gorilas y de ajuste son más acertadas, para ellos, y cada vez nos cuestan más.

Este modelo de gobierno, extranjerizante y represor ha fracasado siempre cuando el pueblo hace política. Pero esperemos que esta vez el helicóptero no nos cueste las vidas humanas que se llevó el represor De la Rúa (que sigue impune por los asesinatos en la Plaza de Mayo de fines de diciembre).

 

Etiquetas

Notas Relacionadas