Home   /   Sin categoría  /  Multimedia  /   24 de febrero de 1946: Perón es elegido presidente
24 de febrero de 1946: Perón es elegido presidente

A partir de 1943, el país tenía un nuevo gobierno militar que concluía con la política de la Década Infame. La guerra y el dirigismo surgido durante la crisis habían cambiado la economía del país: la Argentina se industrializaba y un nuevo protagonista ingresaba a la Historia en las jornadas de octubre de 1945; el pueblo argentino liderado por los trabajadores industriales, transformaban al coronel Perón en el líder de un gran frente nacional anti-imperialista.

Tras las ardientes jornadas épicas de octubre, en las que pueblo, sindicatos y ejército derrotaron la movilización oligárquica y al golpe de palacio que había secuestrado a Perón, la lucha política en la Argentina se orientó por la vía electoral. De este modo la extranjería no tuvo más remedio que formar una alianza vendepatria conocida como la “Unión Democrática”,  integrada por liberales, radicales, socialistas y comunistas amparados por el embajador de Estados Unidos, el chancho Braden. Esta rosca es la abuela del contubernio Cambiemos. Por su parte Perón fue candidato del recién creado Partido Laborista, de una fracción radical (UCR Junta Renovadora) que agrupó a dirigentes yrigoyenistas y de FORJA, y otra formación recién creada: el Partido de los Independientes.  Pero al igual que en otros gobiernos latinoamericanos nacionales y populares del siglo XX (Brasil, Chile, Perú, Bolivia) el principal apoyo de Perón era la alianza entre el ejército y el movimiento obrero organizado.

Los comicios se fijaron para el 24 de febrero de 1946. Días antes de la elección frente a una formidable concentración popular, Perón decía: “sepan quienes voten el 24 por la fórmula del contubernio oligárquico comunista que con ese acto entregan sencillamente su voto al señor Braden. La disyuntiva en esta hora trascendental es ésta: Braden o Perón”.

Escribe Jorge Adelardo Ramos: “el 24 de febrero de 1946 Perón triunfaba definidamente en comicios impecables, controlados por las Fuerzas Armadas. Si el carácter plebeyo del radicalismo había muerto con Yrigoyen, si ya no constituía la mayoría del país y los partidos «obreros» habían abandonado los intereses del proletariado para aliarse con la oligarquía, las masas tendieron oscuramente a expresarse a través de un hombre para actuar en el vida del país. Había llegado el tiempo de que la clase trabajadora ingresase a la política argentina. No lo hacía sola: integraba un frente nacional anti-imperialista. A diferencia del escéptico profeta europeo, el pueblo argentino no entraba al porvenir retrocediendo.”

 

Los gobiernos de Perón se caracterizaron por el nacionalismo económico, la soberanía popular democrática, la justicia social y la integración latinoamericana. Setenta años después la herencia de Perón y el pueblo movilizado es la pesadilla de los vendepatria; y al mismo tiempo es la clave para organizar un gran frente nacional antimacrista para la liberación nacional y social de la patria. 

Etiquetas

Notas Relacionadas